San Isidro: Inicio Emocionante y Desafiante

0
53

En la Feria de San Isidro 2024, las faenas se vieron afectadas por la falta de emoción en la embestida de algunos toros. Sin embargo, Román brilló con una actuación memorable, culminando con una estocada perfecta. «Bastonito», de Baltasar Iban se erigió como estrella por su bravura excepcional, recordando glorias pasadas de la Tauromaquia.

Redacción: Héctor Esnéver Garzón Mora – https://enelcallejon.webnode.es/ – Web Aliada

Arbeláez – Colombia. Con el tañido del clarín, la emblemática Plaza de Toros de Las Ventas abrió sus puertas para dar inicio a la esperada Feria de San Isidro 2024, desatando un torbellino de emociones y expectativas entre los aficionados taurinos. Durante los primeros festejos, las miradas estuvieron puestas en la arena, donde se desplegó un abanico de habilidades y desafíos para los valientes toreros, enfrentando una diversidad de encastes y comportamientos en los toros que desafiaron su destreza y valor.

Primer Festejo: Corrida de Alcurrucén

La Feria de San Isidro comenzó en la Plaza de Toros de Las Ventas con gran expectación. El cartel de ‘No hay billetes’ marcaba la importancia del evento para la afición taurina. La corrida de Alcurrucén presentó toros de buena presencia, pero con disparidad en sus hechuras y, en general, mansos.

Diego Urdiales fue el primero en destacar con el toro «Amoroso», un ejemplar de amplias sienes y una embestida de clase. Sin embargo, la falta de emoción en la embestida del toro y una faena que no terminó de conectar con los tendidos limitaron su éxito, a pesar de una gran estocada que le valió una vuelta al ruedo tras petición del público. Su segunda actuación, con un toro áspero y de presencia imponente, no logró mayor relevancia y fue silenciado.

García Pulido, que confirmaba su alternativa, tuvo un primer toro exigente que humillaba bien en la muleta. Mostró buena actitud y entrega, aunque falló con la espada. En su segundo toro, un animal de embestidas cortas y deslucidas, intentó alargar las tandas pero no consiguió conectar plenamente con el público, obteniendo silencio.

Morante de la Puebla, la gran figura de la tarde, no logró lucirse con un segundo toro que no se entregó en la embestida. Sus naturales meritorios no fueron suficientes para evitar los pitos tras dos avisos. Con su segundo toro, más armónico, Morante dejó una trincherilla para el recuerdo, pero la falta de fuerza del toro hizo que el resto de su faena fuera un trámite, también siendo pitado.

Segundo Festejo: Corrida de Fuente Ymbro

El segundo día trajo una corrida de Fuente Ymbro con toros bien presentados y de imponente estampa. La corrida fue en general buena para el público, aunque con algunos toros más complicados para los toreros.

Román destacó con una faena memorable al segundo toro, una embestida llena de emoción y humillación que culminó con una estocada pura, aunque la trayectoria de la espada le hizo perder la Puerta Grande, logrando una oreja. En su segundo toro, realizó una faena que recordó a sus mejores momentos en Las Ventas, pero la espada nuevamente le jugó una mala pasada, quedándose a las puertas de la gloria con una vuelta al ruedo.

El Fandi tuvo que matar tres toros debido a la lesión de Leo Valadez. Sus faenas fueron largas pero sin mucho eco en el público, aunque mostró movilidad y clase en algunos momentos. Su mejor actuación fue con el cuarto toro, aunque el animal se vino abajo al final.

Leo Valadez sufrió dos volteretas y una luxación en el hombro derecho al entrar a matar, dejándole fuera de combate. Su actuación fue de gran valor, pero la lesión truncó sus posibilidades.

Tercer Festejo: Corrida de Baltasar Ibán

La tercera corrida presentó toros de Baltasar Ibán, con diversidad en su presentación y comportamiento. La estrella de la tarde fue el quinto toro, «Bastonito», un ejemplar excepcional que humilló y mostró una bravura destacada, recordando a un célebre toro de la misma ganadería lidiado por César Rincón hace treinta años.

Francisco de Manuel tuvo la oportunidad de lidiar con «Bastonito», realizando una faena memorable por el pitón izquierdo que llegó profundamente al público. Sin embargo, la estocada no fue perfecta y necesitó descabellar, recibiendo dos avisos, pero obteniendo una ovación.

Calita y Álvaro Alarcón tuvieron actuaciones menos destacadas. Calita lidió con toros complicados que no se entregaron, mientras que Alarcón, recién recuperado de una lesión, no pudo pasar de justificarse con su lote. La tarde, en general, estuvo marcada por la expectativa y la bravura mostrada por «Bastonito».

En Conclusión…

La Feria de San Isidro en su inicio ha mostrado la diversidad y complejidad de la Tauromaquia. Cada torero ha tenido que enfrentarse a desafíos distintos, con toros que variaban en su comportamiento y bravura. La afición ha respondido con entusiasmo, llenando la plaza y mostrando su apoyo y crítica en cada faena. Las primeras corridas han destacado por la calidad y presentación de los toros, la entrega de los toreros y momentos de gran emoción, dejando claro que la verdad y la entrega son claves en el toreo.

Dejar respuesta