César Rincón y sus Ventas arman sensacional lío en Cañaveralejo.

0
255

Una emotiva corrida mixta se vivió en el coso de la ciudad de Cali, en la cual, a los bravos y enrazados ejemplares de Las Ventas del Espíritu Santo, el español David Fandila “El Fandi” desorejó a sus dos ejemplares, e mejicano Joselito Adame cortó tres orejas e indultó a uno, Arcila se lleva un lote menos potable y un inválido, y el Rejoneador Oscar Borjas con los de Salento, fue asertivo en las farpas, pero el rejón negó premio.

Variopinta, negros fueron tres, uno castaño y los otros colorados, con promedio por encima de la media tonelada, con caras y conjunto armónico de trapío, uno quizás más cuesta arriba, pero todos imponentes y serios.

Fueron bravos y enrazados, con notas más altas para segundo, quinto y un cuarto que pudo lucir más de no ser por su justa fuerza.

Exigieron en bravo, colocación temple y mando, mostraron codicia y franqueza, además fueron nobles y permitieron una tarde de oles, premios de música a faenas importantes, y mantuvieron atentos por su transmisión a los cerca de ocho mil espectadores.

Los astados del ganadero César Rincón hicieron derramar lágrimas en él, y reconfortaron con su bravura y trapío la esencia de la fiesta.

Como ganadero ha sufrido mucho, y sabe que no siempre el esfuerzo y trabajo da los frutos esperados, por aquello de los misterios de la genética, lo cierto es que la temporada de las Ventas ha sido grandiosa, tras buenas corridas en Villapinzón y Puente Piedra, ahora en Cali ha dejado un recuerdo histórico.

El Fandi, sigue siendo ese torero de tres tercios, no se guarda nada como reiletero, en la que su espectáculo conecta emotivamente por su espectacularidad con los públicos; es un torero con hermoso arte de capote y en la muleta anduvo ligando, dando recorrido, administrando cada uno de los detalles en los recorridos que con clase de su segundo, había que sostener por su justa fuerza y no perder esa ligazón en la faena y lucir espléndidamente la raza que tenía el ejemplar. Toro bravo al que la poca fuerza no le impidió lucir su importancia genotípica.

Su primero, no era fácil, “había que tocarle las teclas”, y con muchísimo conocimiento lo hizo, le sujetó, le ligó, ambos eléctricos, algo movidos, mejoró detalles en el toro, imperceptibles para la parroquia y el palco de Usía, que concedieron la vuelta al ruedo y las dos orejas.

Dos faenas estructuradas, suaves, mandonas, de diversas alturas y distancias, ligadas y dos espadazos, y las cuatro orejas para un rotundo triunfo del español.

El mejicano, Joselito Adame, tuvo un lote de dos bravos diferentes, el primero protestaba cercanías y pedía la muleta a pitón contrario, un achuchón y colarse por el izquierdo, hicieron faena de altibajos, el toro dejó ver su raza y tuvo transmisión, la perfecta estocada, al empate de faena, hizo que el público pidiera con fuerza la oreja, la cual fue concedida.

Su segundo ejemplar, fue sencillamente sensacional, bravo, con clase, desde su salida al ruedo, había un run run, decía un ganadero: “la raza no se ve, sino que se percibe” el torero la sintió, y lució con capote buenas verónicas y las sapopina, en las que iba galopando y humillando.

En muleta, aguantó el torero las arrancadas largas del bravo, en redondo fueron muchas, los oles fueron sonoros, vibrantes, el pitón izquierdo, poco visto en la noche en general, fue de iguales características, hizo el avión, humilló, largo, profundo, hondo, faena a más y más y más, premiada justamente a sus protagonistas con las dos orejas y el indulto.

Para Arcila no fue su debut soñado como torero en Cañaveralejo, sólo tuvo medio lote, ya que su segundo, claramente cojeaba de su pata derecha, dificultando el movimiento rítmico del toro, ante la protesta del público solicitando el cambio, negado por presidencia, abrevió.

Con su primero tuvo momentos de buenos pases, y otros no tan claros, el toro no siempre fue franco y acompasado, faena de altibajos, que pudo valer para oreja, pero la espada lo complicó todo.

EL rejoneador Borjas, acertó en la colocación de farpas en lo alto, pero mató descordando y en su segundo tuvo poca acometividad a la cabalgadura, luciendo más su doma a los tendidos.

Resumen:

Gran corrida de las Ventas del Espíritu Santo, bravos, variopintos, con trapío y cara.

Dos de Salento para rejones, el primero bueno y el segundo poco hizo en las acometidas al rejoneador.

El Fandi: dos orejas y dos orejas.

Joselito Adame: oreja y dos orejas simbólicas.

José Arcila: silencio y silencio.

Óscar Borjas: silencio y silencio.

Carteles Feria de Cali.

Lunes 27 de diciembre: Toros de Juan Bernardo Caicedo para Antonio Ferrera, Guerrita Chico en su despedida y Andrés Roca Rey.

Martes 28 de diciembre: Toros de Guachicono para Antonio Ferrera, Emilio de Justo y Sebastián Ritter.

Miércoles 29 de diciembre: 19:30 horas. Novillos de Alhama para Eulalio López El Zotoluco, Javier Vázquez, Manuel Díaz El Cordobés, Javier Conde, Joselillo de Colombia y Manuel Jesús El Cid.

Jueves 30 de diciembre: Toros de Victorino Martín para Luis Bolívar y Emilio Justo, en mano a mano.

Dejar respuesta