Lenguazaque: La Bravura se Mantiene y los Novilleros Piden Pista

0
402

Un encierro compuesto por las Ganaderías Punta Umbría (1º, 2º, 4º y 5º), Encenillo (3º) y El Manzanal (6º), que tuvo como común denominador la bravura, algunos descastados, otros con más virtudes, pero que mantuvieron el interés de la Parroquia y cuatro novilleros que piden mayor oportunidad para nutrir la torería colombiana.

Redacción: Héctor Esnéver Garzón Mora – https://enelcallejon.webnode.es/Fotos: Gerardo Márquez Garzón

Ubaté – Colombia. Luego de superados todos los trámites pertinentes para cumplir lo estipulado para los festejos taurinos en nuestro país, la ciudad de Lenguazaque, dio la novillada de feria el día de ayer domingo 26 de febrero en la plaza de toros portátil ubicada en esta ciudad de la provincia del Valle de Ubaté, en el norte del departamento de Cundinamarca. La pena es que las autorizaciones fueron entregadas hasta el pasado jueves 23 de este mes en horas de la tarde, con fechas establecidas, y lastimosamente con tan corto tiempo para publicitar, influyo en la convocatoria de público para el festejo.

En la parte ganadera buenos vientos en los encastes Santa Coloma y Domecq, pues la bravura (disponibilidad para embestir) sigue muy presente, sin embargo, en el caso de los de Punta Umbría, tuvieron limitada a nula casta (alegría para embestir), pero esta cualidad estuvo muy presente en los dos astados de línea Domecq (Encenillo y El Manzanal), sobre todo en el que cerró plaza de la ganadería de Don Alberto Cediel Jr. El encierro mixto de esta novillada tuvo las siguientes condiciones al individual: 1o Punta Umbría, bravo, encastado, noble que se toreó a media altura por malograrse a la salida de chiqueros. 2o de Punta Umbría bravo noble, descastado, esparramo la vista. 3o de Encenillo, bravo, encastado, noble, que esparramo la vista. 4o de Punta Umbría, bravo, noble, metió la cara, esparramo la vista y tuvo limitada casta. 5o de Punta Umbría, bravo, descastado y acudió a media altura. 6o de «El Manzanal» bravo noble, encastado y fijo.

Los novilleros actuantes (3 de ellos de Lenguazaque), con sus comparecencias tan bien definidas en sus conceptos, están pidiendo a voz en cuello, una mayor oportunidad para nutrir la torería colombiana, porque la verdad sea dicha “hay madera” para diversificar el escalafón nacional en este escaño de la torería y naturalmente para proyectarlos a ser matadores en futuros cercanos. Los cuatro actuantes en la ciudad de Lenguazaque no mostraron por ningún lado, lo poco que este escalafón tiene para adquirir el oficio, pues lo que mostraron en sus comparecencias, estuvieron acordes a lo que ofrecían los bureles, además dejaron pasajes artísticos de bastante interés.

Anderson Sánchez, tuvo la cara y cruz en su presentación, lastimosamente el abre plaza se malogró del anterior derecho a la salida de chiqueros, y el torero de Lenguazaque llevo su interpretación a media altura para aprovechar las buenas condiciones que aportaba el de Puente Umbría; en este Sánchez estuvo en torero, imprimió suavidad en cada uno de los embroques e hilvano una faena de meritoria. Estocada traserita. Palmas. En el cuarto de lidia ordinaria con percal anduvo templado, en pañosa pudo hilvanar una faena ortodoxa, tandas templadas, con mando y sitio, se gustó bastante. Estocada en lo alto y dos (2) orejas al esportón.

Cristian Gómez, mostro la madurez por la que está pasando, dos comparecencias nutridas de buenas cosas. Con el primero de su lote imprimió parsimonia, en capa ejecutó buenas verónicas; en muleta hilvanó una faena llena de torería y gusto, faltó si el toreo al natural, que no se vio en la faena, media lagartijera en la suerte suprema y palmas como premio. Con el quinto de lidia ordinaria, estuvo más en torero, suavidad en las ejecutorias la clave tanto en capa y muleta, aprovechó de buena forma el burel e hilvanó una muy buena faena, firmo con una gran estocada en lo alto y se llevó los máximos trofeos.

Arley Alonso “Manchas”, sorprendió gratamente, porque siendo el menos placeado, mostró un profesionalismo único, valor seco, pulcritud en las ejecutorias, ortodoxia en las banderillas ya que es un novillero rehiletero y por su puesto mucho gusto en las interpretaciones. Con capa dos largas cambiadas seguidas de un ramillete de elegantes y templadas verónicas, que remató con una media muy propia. En muleta sin aspavientos, pisando terrenos del toro, hilvano una faena de mando, sitio y temple, bien acompañadas y con nutrido deleite, la pena fue el pinchazo previo a la estocada que hizo perder uno de los trofeos que seguro tenía ganados.

José de Antía, le tocó lidiar a media luz tristemente, destaco sin duda alguna esos aires del toreo de antaño, formas que hoy apreciamos en “Morante”, pero que en este novillero, por su altura, denotan un toque muy personal, dejó buena comparecencia, lastimosamente estuvo pesado con la tizona y escuchó tres recados de Usía.

Ficha del Festejo

Lenguazaque (Cundinamarca) – Novillada Punta Umbría (1º, 2º, 4º y 5º), Encenillo (3º) y El Manzanal (6º), que tuvo como común denominador la bravura. Anderson Sánchez: Palmas y 2 Orejas. Cristian Gómez: Palmas y 2 Orejas. Andrey Alonso (Manchas): Oreja y José de Antía: Silencio con 3 recados de Usía.

Dejar respuesta