No Hay Que Comparar, Hay Que Valorar

0
52

Redacción: Javier Baquero – Jaba

Como puede equipararse el desempeño de un actuante colombiano, con cualquiera de sus similares de otras nacionalidades. La verdad es imposible y es que no todos tienen el mismo rodaje, nuestros connacionales suman muy pocas tardes, mientras los foráneos que vienen a la feria tienen un buen número de festejos a cuestas, por eso a cada uno hay que verlo en su verdadera dimensión y ajustando el balance a lo que tienen de recorrido.

Pese a mis valoraciones previas hay que enfatizar en que nuestros toreros tienen mucho mérito. Con muy poco rodaje y mucho de preparación de salón, hacen esfuerzos superiores para estar a la altura de sus alternantes. En eso nuestros toreros dejan relucir la garra del colombiano promedio,  ese que no se quiere dejar ganar la pelea. Ese al que si se le dice «a que no eres capaz de» y en ese momento sacan fuerzas, conocimientos y condiciones que no tienen por falta de toro.

Dicen los viejos que hay que valorar el esfuerzo y eso si que es valido en el tema taurino porque cada actuación es poner la vida en riesgo. Es jugársela para sacar la cabeza para dejar buena impresión y con todo esto hay personas que quieren exigir igualdad en las ejecutorias y es imposible,  hay que medir con un justo rasero. A cada quién lo de cada quién. No pidamos más de lo que es justo ver. Al que sí tiene pidámosle.

Al que como Juan de Castilla en su primero hizo vibrar los tendidos con una faena a un toro que no traía muchos y expresaba menos, pero al que el de Medellín le sacó hasta lo que no tenían sus antepasados. Eso se llama ser torero de oficio y sin tener el rodaje de otros que teniéndolo no dejan todo en el ruedo. mereció que le presidente, que se supone sabe, entregará un trofeo en el que cerró el festejo.

Dejar respuesta