Lo Que No se Vio en la 2 de Cali: Unas de Más Otras de Menos

0
73

Redacción: Federico Baquero Toro’s

  • En la mañana a los asistentes al sorteo y cuadrillas un discurso de la junta técnica, en cabeza del presidente de las corridas. Temas varios. Uno absurdo. «Señores se sale por la puerta grande solo con el corte de dos orejas en un solo toro», que bueno que repasaran las Ley 916. Puerta grande con dos orejas. No específica que en un solo toro. Todavía  cree el presidente que Cali es una plaza fuera de Colombia.
  • Ya están en los corrales la totalidad de ejemplares para lo que resta de feria.
  • La corrida sufrió un retraso de 15 minutos debido a la marcha antitaurina autorizada por el alcalde a las afueras de la plaza.
  • A pesar de haber rejoneador tuvimos amazona.
  • La plaza registró un cuarto del aforo.
  • El torilero mayor es  Raúl Gómez El Patilla, otrora subalterno.
  • El cartel de la segunda corrida lo conformaron cuatro actuantes que lucieron muy ataviados de sendos trajes.
  • Willy Rodríguez, rej. (Colombia):
    Chaquetilla grana con bordados en oro, calzona gris y zajones café. Antonio Ferrera (España): primera comunión, oro y cabos blancos. Joselito Adame(México): negro, oro y remates en hilos blancos. Juan de Castilla (Colombia): blanco, oro y detalles en primera comunión.
  • Willy Rodríguez trajo a Cali cuatro Jacas toreras: Cigarrera, yegua zaina de parar.
    Ordoñez, caballo tordo en fase blanca para banderillas. Forcado, caballo castaño para banderillas. Marengo, caballo tordo en fase blanca para la suerte suprema.
  • Con el rejón de muerte Willy pasó  en única ejecución con medio acero contrarío que basto para que doblara el único de rejones.
  • En el primero de la tarde Willy Rodríguez paro con prestancia a uno que galopaba sin parar.
  • Dos rejones dejó Willy con buen ubicación.
  • El caballo Ordoñez fue pasado al patio pues no quiso pasar frente a la cara del toro.
  • Marengo salió a dejar colocar las banderillas al rejoneador cucuteño.
  • Luego de medio rejón echo pie a tierra el caballero en plaza para utilizar el verduguillo.
  • El servicio de policía estuvo a cargo del propio Comandante de la Metropolitana, General Daniel Gualdron.
  • Antonio Ferrera con la capa no entregó  pocos lances. Con la muleta, luego de un gran esfuerzo el español pudo llevar las embestidas por buen camino. Le costó pero lo logró.
  • Al momento de entrar a matar Ferrera se salía de la suerte en reiteradas ocasiones, a la tercera fue la vencida.
  • Joselito Adame dejó poco con la capa.
  • Con la muleta el hidrocalido mejoró la exposición.  Hubo momentos serios, técnicos y de fundamento. La estada saliéndose de carril hecho todo al traste.
  • Juan de Castilla desde la capa, con un astado irregular en sus embestidas logró encontrar el camino para que con la pañosa la música  sonará,  las palmas acompañaran los compases y sus andares escucharan los gritos de torero. Dos orejas masque justas, aunque el palco a cuenta gotas entregó los trofeos.
  • Juan de Castilla brindó al Representante a la cámara Cristian Garcés, defensor de la fiesta brava en tiempos difíciles.
  • Con el pase  del sueño, invención de El Pana, Antonio Ferrera inició una faena de ensueño. Lanceo y luego pico, para bajarse a seguir mostrando su capa azul. Luego las banderillas donde invitó  a su banderillero de confianza y al matador Adame.
  • Vimos la conjunción de un Ferrera artista con el viejo bullidor. La capa, la vara, las banderillas, la muleta y hasta la espada se unieron en una actuación de regusto para el público.  Ferrera se gustó y nos dejó degustar el arte de Cuchares. Hubo lo más importante espectáculo,  más  o menos ortodoxo, más o menos vertical, pero totalmente arrollador.
  • En sexto lugar Adame adame a la Verónica remató a una mano. Luego de la pica Sapopinas e invitación a banderillear. Ferrera muy bien, Benavides correcto y discreto. Adame justo.
  • Con la muleta sentado en el estribo inició su labor con mucha exposición y algo menos de estética.
    Algún sector del público pidió  un indulto que no correspondía con la realidad.
  • Para el séptimo disposición en la capa  Castilla. Sin prisas, ni desespero.
  • Ferrera cubrió con lujo de detalles el tercio de banderilla del séptimo. Buena labor de director de lidia, incluso hizo cambiar a los profesionales tres veces el sitio del burladero de matadores, según las necesidades.
  • En el centro del ruedo Juan inició una faena de trazos largos a uno que humillaba y perseguía el engaño sin pensárselo dos veces.
  • Hubo mucha honestidad en el colombiano. Lamentablemente la primera espada no fue efectiva. La segundo dio paso a una falta de pañuelos y a un presidente que no reconoció la visto.

Dejar respuesta