Lo Bueno, Lo Malo y Lo Feo de la 2 de Cali: Ferrera Enloqueció

0
91

Redacción: Jerónimo Baquero Toro’s

LO BUENO

  • La tarde primaveral.
    La presentación de la corrida de Salento.
  • La banda que acompaña las faenas. Mucho repertorio y magistrales interpretaciones.
  • Los rejones de castigo de Willy, agrupando.
  • La vuelta al ruedo concedida al primer toro de la tarde.  Un bravo ejemplar.
  • Adame puso en funcionamiento sus dos manos, anduvo inteligente y brindando la lidia adecuada al Santacoloma.
  • La vara de Cayetano al tercero. Corta.
  • El par de Carlos Garrido al tercero. Lo único bueno del tercio.
  • La disposición de Juan de Castilla frente a un complicado y descafeinado astado.
  • La disposición de Antonio Ferrera en su segundo, desde la capa, pasando por la pica de propia mano y banderillas compartidas.
  • La faena de muleta se llenó de adjetivos de reconocimiento. Arte, estética,  valor, mando, respeto y lo más importante «TORERIA».
  • La capa de Adame a su segundo,  sexto del festejo. Lo mejor unas «Sapopinas» hoy conocidas como Lopecinas.
  • La disposición de Adame con la muleta sentado en el estribo.
  • Un tercio de capa de Castilla sin aspavientos.
  • Las condiciones del séptimo. Toro fijo, con recorrido, nobleza y son.
    Castilla muy correcto con la lidia. Sin aspavientos,  en torero serio. Buscó las dos orejas con torería.

LO MALO

  • Apenas inició la corrida cayeron goyas de agua.
  • El primero apretaba bastante.
  • Los tiempos muertos entre una y otra ejecutoria de Willy.
  • El caballo Ordoñez se rajó  frente a la cara del toro.
  • Las banderillas llegaron con Marengo, un hermoso caballo tordo en fase blanca.
  • Los fallos con el descabello.
  • A Ferrera le costó acoplarse a las embestidas de su primero.
  • Curtido, primero de Ferrera no tuvo calidad.
  • Ferrera buscaba camino saliéndose de la suerte al tomar la espada en su primero.
  • Hubo dificultades por el pitón izquierdo de Manchadito, primero de Adame.
  • Mucha velocidad en varios pasajes de la lidia.
  • Ferrera se pasó de límite con la espada y todo por buscar salirse de la suerte reiteradamente, para dejar finalmente una espada vulgar, tras un aviso.
  • El comportamiento y poco trapío del tercero.
  • Adame quiso devolver la invitación a banderillear y Ferrera cumbre, el subalterno Benavides bien y el mexicano ajustado.
  • Adame en su actuación  sumó recursos de mucha ventaja a mejorar la posición y venirse más con el burel.
  • El palco se dejó presionar con una petición de indulto que no era consecuente con la suma de valores del astado. Bueno si, de indulto me quedan las dudas. Lo malo es que un presidente que esta para orientar se desorienta y saca el pañuelo redentorista.

LO FEO

  • El descabello de Willy salió volando por los aires al callejón, afortunadamente sin consecuencias.
  • El capote en seda que utiliza Antonio Ferrera. Sin nada de cuerpo.
  • La vara colocada por Luis Viloria en primera instancia. Corregida de forma perfecta.
  • Si bien es cierto Ferrera logró dominar las vestidas del su primero, la faena fue muy atropellada y deslucida.
  • En algún momento Joselito Adame miró a la banda y pidió sonará el pasodoble. Él a torrear y la música por cuenta del palco.
  • El tumbo que el tercero de la tarde proporciono al piquero Rozo, que hacia la puerta.
  • El herradero que se formó  al momento de las banderillas del tercero. Yo venían  mal en el acompañamiento a los caballos.
  • El deslucido espectáculo que Adame entregó al ser invitado a banderillear por parte de Antonio Ferrera, dos pasos en falso y medio par de pésima colocación.
  • Algunos aficionados pidiendo indultos y gritando toro cuando no había lugar. A Dios lo que es de Dios y al Cesar lo que es del César. Hay que saber valorar los astados y a los actuantes.
  • La distancia que Adame buscaba dejar entre él y el toro, tiempos que alterno como un poco mas de cercanía.
  • Mal momento para pedir indultos generosos. Mal hacemos si bajamos el rasero.
  • El presidente no valoró lo que Juan de Castilla hizo en el séptimo y tipo una oreja que aunque justamente luchada fue birlada por la ausencia de pañuelos.

Dejar respuesta