EL EXILIO INTERIOR: Resurrección… y Libertad

0
108
CULTORO

Redacción: Paco March

Hoy,  el toreo se viste de “Resurrección y oro” y, por unas horas, allá penas.
San Jorge 2022 Banner 360x165

Decir Domingo de Resurrección es decir Sevilla, claro, pero el –ya en desuso- Sábado de Gloria a punto estuvo de alterarlo todo. Morante por los aires- en La Línea-, Morante estrellado sobre el albero, Morante maltrecho, Morante al hospital. La base de los carteles de Sevilla, como ya lo fue de las primeras ferias y lo es de San Isidro y las que vendrán, así hasta más de cien tardes firmadas, en la incertidumbre de una lesión ósea. Al poco llegaron buenas noticias e, infiltración mediante, a las 18.30 horas en todos los relojes, hará el paseíllo- junto a Juan Ortega y Pablo Aguado– en La Maestranza.

Sí, toros en Sevilla, como  desde ayer en Arles- La Quinta y Roca Rey en triunfo– y hoy en Madrid ( y otras plazas). Por cierto, en Las Ventas se anuncia Curro Díaz, una ausencia inexplicable en La Maestranza, más aún tras la baja de Emilio de Justo.
Félix de Azúa, posicionado políticamente en contra del proceso independentista catalán, fue, en septiembre de 2009,  uno de los más de trescientos  firmantes del Manifiesto de la Mercè por la libertad (redactado por el escritor y poeta, Pere Gimferrermiembro de la RAE y el añorado biólogo Jaume Josa) y en el que catalanas y catalanes  de muy distintos ámbitos clamaban por una libertad, la taurina, amenazada en su tierra. En él, se escribía (en catalán): “Barcelona, ciudad libre, casa de hombres y mujeres libres, plaza de la tolerancia, del diálogo, del civismo, espacio donde expresar libremente la diferencia y donde el que respeta es respetado. Así la queremos, viva, latiendo, capital de Catalunya, metrópoli europea, ciudad abierta, ciudad de todos…Consciente sde que la Fiesta de los toros corre peligro si acaba prosperando la iniciativa legislativa popular que quiere imponer la prohibición taurina, queremos hacer un llamamiento a todos los ciudadanos de Catalunya. No sólo a los aficionados , sino a todos, sin excepción. Taurinos, antitaurinos e indiferentes ante la Fiesta de los toros. A todos los catalanes queremos recordar que con la prohibición de la Fiesta de los toros es una parte de libertad lo que se prohíbe, es un trozo de libertad lo que todos perderíamos. Cada vez que la libertad de alguno se ve negada o limitada, la libertad de todos pierde peso, se debilita y empequeñece.”

Dos años después, con la entrada en vigor de la prohibición taurina- luego revocada, pero en ella seguimos-  de ese Manifiesto, en Catalunya la libertad  perdió peso, se debilitó y empequeñeció. Procés, lo llamaron.

No sé si Felix de Azúa, en su Pregón de hoy, Domingo de Resurrección en Sevilla, hablará de libertad. Pero conviene seguir gritando y escribiendo su nombre. Nos va la vida en ello. Resurrección y libertad ¡qué bien resuenan!

Dejar respuesta