Inició con Categoría en Cañaveralejo.

0
750

Con una entrada de un cuarto del aforo inició la Feria de Cali, dos novillos para jóvenes sin caballos, con voluntad, mucho futuro y mucho por aprender. Junto a ellos nueve recortadores con todos los pergaminos del mundo. Un espectáculo bien organizado por Tauroemoción Colombia.

Con una entrada de un cuarto del aforo inició la Feria de Cali, dos novillos para jóvenes sin caballos, con voluntad, mucho futuro y mucho por aprender. Junto a ellos nueve recortadores con todos los pergaminos del mundo. Un espectáculo bien organizado por Tauroemoción Colombia.

El primer novillo de la tarde fue para Simón Hoyos de la Ciudad de Manizales, quien lidio un ejemplar de Salento con algo de complicaciones. Poca capa y mucha voluntad.

Con la muleta y muy pocos muletazos recibió una fuerte voltereta por un ejemplar que media bastante y buscaba la humanidad del joven torero.

La persistencia de Hoyos fue premiada con la música que alegro los trazos de la pañosa.

La factura de las ejecutorias tuvo débitos y créditos. La espada defectuosa llevó al Santacoloma al destazadero.

Algunas palmas al novillero y críticas al mansito de Salento.

El segundo de la tarde para Felipe Miguel Negrete también tuvo lo suyo. Poca capa y con ilusión.

La muleta intermitente con fallos de ambos lados, novillo y aspirante a torero. La espada no tuvo mejor factura y faltó experiencia. Avisos de más, pero justos.

Los recortadores en el primer concurso internacional de la ciudad de Cali, actuando con toros de Salento.

Fueron cuatro toros la materia prima para que los recortadores
Mostrarán sus destrezas a cuerpo limpio. Nueve campeones que no defraudaron las expectativas de los aficionados. Recortes, saltos, quites y mucha exposición en cada llamada a la cara de los toros de Salento.

Dejar respuesta