Venezuela Grave Momento

0
86

La fiesta brava en Venezuela demuestra el grave momento que atraviesa el país

La singular forma como se llevó a cabo la pasada Feria de San Sebastián en San Cristóbal, y la original forma de suspender los festejos programados en la Feria del Sol de Mérida, solo dejan en evidencia el endeble entramado en el que sostiene en estos instantes la fiesta brava venezolana. Ni hablar de otras plazas en el país, como Valencia, Maracaibo y Maracay, donde desde hace buen tiempo se duerme el eterno descanso de su inactividad y cierre.

@rubenvillafraz

No es menos cierto que estamos en una situación delicada desde todo punto de vista en el país. Paralizada la economía, con una contracción nunca antes vista, con unos sueldos y salarios que no alcanzan ni siquiera para los elementos básicos de una familia, el que un espectáculo como la fiesta brava pase a un segundo o tercer plano de importancia para muchos taurinos y aficionados.

La paupérrima asistencia en los festejos recientes en San Cristóbal y en especial el marco que albergaron dichos espectáculos son reflejo de un fenómeno que tarde o temprano se iba a ver en nuestras plazas: la perdida de interés por la fiesta brava.

Viene a esto a colación también por la mala dirección o derroteros que había tomado el mismo desde hacia tiempo hasta la presente. La improvisación, la “tomadura de pelo” a quien pasa por taquilla, la pasividad y complicidad de la escasa prensa taurina que queda, la parcialidad de las autoridades taurinas municipales por ser cómplices de los vicios que aqueja el toreo venezolano desde hace años, son elementales para que se viva un momento de tanta delicadeza como el que se está viviendo.

La política juega un factor primordial a lo que está pasando también. El caso que en Mérida, Alcalde y Gobernador de Mérida hayan inopinadamente dispuesto de “diferir” que en términos coloquiales es suspender los festejos taurinos feriales, a falta de poco menos de un mes, escasamente o nada beneficio hacen a la de por si maltrecha economía emeritense. De todo esto la única beneficiaria es la polémica empresa taurino de turno, quien le habían renovado contrato utilizando artimañas en un contrato de arrendamiento más elaborado a su antojo que otra cosa, bajo la complicidad de las autoridades de la junta directiva de COREMER, procediendo a titulo propio, sin previa consulta de sus socios, que también deberían tener voz y voto en una  situación como esta. ¿Para qué están entonces si proceden a su libre albedrio?

Saldrán a la palestra quienes se “rasguen las camisas” defendiendo lo indefendible. Y argumentarán razones validas. Pero lo cierto del caso que nos atañe es que el único bastión que quedaba del toreo venezolano en cuanto por lo menos a afición y tradición como era Mérida, también se la han cargado, y de la manera más  simple y estúpida: defendiendo los intereses de particulares, esos mismos que disfrazados de “catedráticos taurinos de abolengo” y “empresarios de puro nombre” la han matado lenta, selectiva y paulatinamente, ante la mirada atónita de propios y extraños.

Deberán estarse los “antitaurinos” de la capital merideña frotándose las manos, tras el gran trabajo hecho por politiqueros del nivel de Ramón Guevara y Alcides Monsalve junto a sus instituciones quienes delegan funciones taurómacas como es el caso COREMER y Comisión Taurina Municipal, cada una siguiendo un rumbo distinto al esperado por el aficionado, como se había demostrado en el ruedo, y ahora en los despachos.

Queda esperar como van a solucionar el error –si es que se puede a esta fecha- en el que han incurrido. Uno de tantos que se vienen cometiendo desde hace varios años en los entornos taurinos de la ciudad de Mérida, el cual se habían denunciado y poco o nada han prestado atención. La receta es simple. Y la última palabra la tiene quienes han provocado este desaguisado.

Dejar respuesta