Bueno, Malo y Feo de la Novillada

0
147

Redacción: Jerónimo y Federico Baquero Toro

Lo Bueno

• El sol canicular que acompaño la novillada.

• La buena presenta uno de los Achury Viejo.

• La capa de Gitanillo en el 1.

• La faena entendida del novillero Gitanillo de América.

• La colocación de la espada dejada por Gitano al primero de la Feria. Mucha habilidad.

• Las Palmas entendidas del público en el arrastre del 1.

• Las banderillas de Ricardo Santana y Raúl Morales al 2. Les Cali o el saludo desde el tercio.

• La mano baja de Sebastián Hernández llevando torero a su primero.

• Un buen Achury fue Mensajero. Transmitió, persiguió y acometió.

• El palco entregó justamente las dos orejas al Sebastián Hernández tras su muy buena faena.

• El detalle de la Peña La Sultana al valorar la actuación de Sebastián Hernández.

• La variedad con la capa por parte del torero manito. Caleserinas, gaoneras y chicuelinas hicieron parte del repertorio.

• La vara de Juan Rozó al tercero.

• El inició de rodillas del manito Gilio a su primero.

• Los deseos de Gitanillo de América al saludar
al cuarto de la tarde. A por todas. Así deben ser los novilleros.

• La capa de Sebastián Hernández en su segundo, quinto del festejo.

• El par de Jaime Devia al quinto, un tardo y complejo ejemplar.

Lo malo:

• La desaparición de la oficina de prensa de la plaza de Cali. Se convirtió en salón de reunión para los miembros de la
logística. Complicado.

• Lo gris de los tendidos, llamativo por la ausencia de aficionados.

• La vara de Adelmo Velásquez al primero de Hernández. Mala ejecución y colocación.

• Lo tardo del tercero del encierro.

• Pasada la mitad de la faena el tercero quiso buscar la calle. Quizás la faena fue muy larga.

• Lo tardo del cuarto y la falta de acople con el torero.

• Insulso, sin sabor el contenido de Tinajero, cuarto del festejo.

• Gitanillo no encontró materia para su puesta en tablas pero dejó todo de si en el intento.

• El quinto se lastimó su «mano» derecha al perder el camino, lo que le dio generó complejidad a la labor del Hernández, teniendo que acortar el compromiso.

• La casta del sexto puso en apuros al mexicano
Gilio.

• Gilio se quedó por momentos sin parlamento frente al encastado Alfarero. El manito pasó de protagonista a ser uno de reparto por la falta de recorrido.

• Hernando Franco recibió una fuerte paliza al apalear al último del festejo recibiendo in puntazo en la cara interna del
muslo derecho.

Lo feo:

• La falta de público en los tendidos.

• Algún narrador confundió a nuestro piquero Juan Rozó con cualquier otro que tampoco habrá visto. Hay que ir a las plazas de nuestra provincia, no sólo a las Ferias.

• La fuerte voltereta que sufrio Arturo Gilio tras alargar una faena sin razón en el tercero.

• La banda sonó a destiempo en el sexto. No faena, ni escusa.

Dejar respuesta