Buena Novillada en el Comienzo en Cali

0
142

Foto: Camilo Díaz.

En la apertura de la edición número  61 de la Feria Taurina de Cali, se lidió una seria y buena novillada de Achury Viejo. Variada en juego, similares de capa, un par más ofensivos, variados en el peso, hubo bravos y tuvieron acometividad.

Se dejaron y algo más.

El lote de los astados más jóvenes, los tres primeros, fueron aplaudidos por el público en el arrastre. Segundo y tercero pelearon y embistieron con clase una vez se enteraron de capotes y muletas.

Los de la segunda mitad, más adultos, tuvieron muy poca fuerza, el cuarto y el quinto, querían pero de alguna manera se malograron al caer un par de veces y modificaron su comportamiento

El primero, algo distraído y en el límite de la casta, pasaba sin humillar y fue incómodo por momentos. Santiago Fresneda “Gitanillo de América Jr,” tuvo buenos momentos, anduvo serio y resolviendo la papeleta, pero sin confiarse y peleando con el viento que le incomodó,

La faena, acompañada por la música, no pudo tener continuidad y se fue apagando.

A su segundo lo recibió a Portagayola, era alegre, pero débil de manos, tras la salida de la pica, perdió las manos y quedó tocado, se defendió y no embistió con claridad.

Fue silenciado en sus dos novillos.

El de Sogamoso, Sebastián Hernández mostró ante Mensajero su deseos, estuvo en novillero con sus largas cambiadas y chicuelinas, el ejemplar acometía y permitió la conexión con el público desde el comienzo, su embestida clara permitió el lucimiento de Morales y Santana que saludaron tras la colocación de las banderillas.

Humillaba y galopaba con clase, le templo y logró ligar buenos muletazos por ambos pitones, la música acompaño su labor, que tuvo momentos de mando, y muchos de aguantar con valor la franca embestida, se lo pasó muy ceñido, por us colocación sincera y lo resolvió de buena manera, dejando un estocadón que sumó para cortar las dos orejas. La petición de la vuelta al novillo fue obviada por el palco.

Con el quinto poco pudo hacer, un novillo apagado y muy justo de fuerza.

El debutante mexicano Arturo Gilio encontró en Barretino a un bravo ejemplar. Como buen mexicano, tradicional, con su capote instrumentó Caleserinas, Arrucinas y Gaoneras

El novillo lució, más que tardo, serio de comportamiento. Una vez encontró el sito y la distancia nos brindó al menos cuatro tandas de sensacionales muletazos, los naturales fueron mandones, toreros, finalizados detrás la cadera, de muy alta sensibilidad y transmisión, de los quedan en la retina, de los que recordaremos sin mucho esfuerzo cuando le volvamos a ver anunciado en estas tierras.

Sufrió una voltereta sin consecuencias y tras una gran estocada se ordenó la oreja desde el palco.

En el cierre, novillero y novillo tuvieron momentos, pero poco fondo.

Buen comienzo de Feria, que continua con la presencia de la ganadería de Juan Bernardo Caicedo para el francés Sebastián Castella, el colombiano Luis Miguel Castrillón y el peruano Andrés Roca Rey.

Resumen:

Novillada de Achury viejo, bien presentados y de juego dispar.

Gitanillo de América Jr.: silencio y silencio.
Juan Sebastián Hernández, dos orejas y silencio.
Arturo Gilio, oreja y silencio.

Dejar respuesta