ECUADOR: MAESTRÍA DE PONCE, GRAN TORO DE ORTUÑO Y ARROJO DE ROCA REY

0
940

Redacción: Andrés Villamarín – Cultoro.com – Web Aliada – Foto: Andrea Acosta

Lleno de no hay billetes y expectativa grande en la primera del abono en San Isidro Labrador de Latacunga, en la que Ponce salió a hombros

Latacunga – Ecuador. Lleno de no hay billetes y expectativa grande en la primera del abono en San Isidro Labrador de Latacunga. Fueron ovacionados en el paseíllo, los diestros: Enrique Ponce y Andrés Roca Rey que por año consecutivo compartían cartel en esta localidad céntrica ecuatoriana. Se rindió un tributo de aplauso a los ganaderos y toreros que dejaron de existir en esta temporada.

Heredero con 470 kg del hierro de Triana fue el que abrió plaza; un toro sin fuerza que denotó mansedumbre en todos los tercios y que no le permitió a Enrique Ponce darle ni un solo pase; al valenciano le tocó  abreviar. Pitos en el arrastre.

Verónicas para recibir a Ruiseñor con 465kg de Huagrahuasi por parte del peruano Roca Rey que tras una certera vara del nacional Braulio Almeida dejó unas chiquelinas en su quite rematada con una senda rebolera.

Faena derechista y larga de un torero confiado y en su auténtica tauromaquia; series con hondura ante un toro que repetía constantemente. Cierre de faena por manoletinas y estocada alta pero tardía en su oponente que demoró en caer y por ello únicamente se le concedió un trofeo

El tercero de la tarde de nombre Masho con 560kg de Huagrahuasi se invalidó después del tercio de varas por lo que tuvo que salir el primer sobrero de Ortuño con 480kg de nombre Clavel.

Ponce lo saludó con verónicas para llevarlo al caballo con solera e iniciar su faena bajo tablas e irlo sacando con genuflexos por bajo , inicio al natural sobrio y templado.

Series con la mano bajo y comunión con los tendidos. El maestro optó por silenciar la banda y torear para sus adentros; hilvanando rotundidad en cada remate.

Sobrio y poderoso cuajando y trajando por ambos pitones del muy buen sobrero que recibió el premio a la vuelta al ruedo; estocada algo tendida pero eficaz para desorejarlo.

Ponce en un nuevo idilio con esa afición que tanto lo respeta e idolatra desde que pisó estas tierras allá por el 91; vuelta al anillo en medio del climax de los aficionados que lo ovacionaron y agradecieron por dar la cara siempre defendiendo desde su posición a la fiesta en un momento complejo para el Ecuador taurino.

Lancero con 520 kg  de Triana fue el que cerró plaza. Roca Rey lo midió en su saludo capoteril para después del tercio de varas ir por saltilleras.

En la muleta fue exprimiendo el poco fondo que tenía el animal que terminaba con una violenta embestida cada tanda.

El peruano se metió en los pitones para  así intentar robarle algo más a un toro que se vino a menos. Pinchazo y estocada caída. Palmas.

Al final de la tarde, Enrique Ponce salió en volandas en una nueva tarde triunfal de su tauromaquia en Ecuador.

Dejar respuesta