Manizales: Lo Bueno, Lo Malo y lo Feo de Cuarta Corrida

0
165

Manizales: Lo Bueno, Lo Malo y lo Feo de Cuarta Corrida

Redacción: Javier Enrique Baquero Toro

Lo Bueno

  • Una tarde primaveral.
  • El ruedo en perfectas condiciones pese a que la noche anterior llovió toro una lago.
  • Casi lleno en los tendidos.
  • La presencia de Indocumentado, un precioso castaño capirote. Fue aplaudido de salida.
  • Ya están anunciando la venta de abonos para la Feria 2025.
  • Buena peleó en el caballo de Dejado, primero de Emilio de Justo.
  • Dos varas al segundo del festejo.
  • La empresa le cumple a la afición anunciando la realización del festival en la noche, tras la cuarta corrida.
  • Las banderillas de Carlos Garrido al tercero. Saludó desde el tercio.
  • Barco, un toro con edad, peso y trapío. Perseguía el trapo rojo y se quería comer el camino. Humillaba a más no poder.
  • Tomas Ruffo entendió perfectamente al toro y lo llevó templado en las tandas.
  • Dalia de buen comportamiento y lámina, pese a los escases de gónadas.

Lo Malo

  • La plaza no se llenó.
  • Indocumentado se quedó en lámina y no duró.
  • El pinchazo de Ruffo al tercero y los fallos de la cruceta.
  • Sergio Blanco, banderillero de Ruffo, fue herido con la espada descabello al salir está por los aires. Cirugía en la plaza.
  • El cuarto tuvo menos cara de hombre.
  • El palco sucumbió a las intenciones del público y pasaron por alta la mala colocación de el acero.
  • El cuarto faltó de presencia varonil.
  • Pica demasiado delantera de Germán González.
  • El par de banderillas de Benavides en la paletilla del quinto toro.
  • El palco violó un trofeo a Emilio en el quinto.
  • La vara de Cayetano a Lulón.
  • El sexto sin pena, ni gloria.

Lo Feo

  • El bajonazo que dejó Talavante al primero de la tarde. El toro no era un barrabas.
  • Las embestidas de Dejado, segundo de la tarde.
  • El bajonazo que acabó con la vida del segundo. Saliéndose de la suerte De Justo dejó la espada en mala ubicación.
  • La estocada trasera y delantera de Talavante al cuarto.

Dejar respuesta