Crónica de San Isidro: Leo Valadez Deja Una Tarde de Firmeza, Valor y Variedad

0
549

El torero de Aguascalientes corta una oreja del buen tercero, al que templó por el pitón derecho en una tarde en la que Adrián de Torres -en sustitución de El Fandi- selló una faena épica, jugándose la vida con el primero. Palmas escuchó Juan Leal tras mostrar una gran entrega sin fruto final en los dos animales de su lote.

Redacción: Javier Espada – Cultoro.es – Web Aliada – Foto: Luis Sánchez Olmedo

Madrid – España. Adrián de Torres -en sustitución de El Fandi-, Juan Leal y Leo Valadez hacían el paseíllo este 21 de mayo en la plaza de toros de Las Ventas en la undécima del abono de San Isidro. Se lidiaba un encierro de Fuente Ymbro.

Adrián de Torres se juega la vida con el peligroso primero y el palco lo ningunea

Serio fue el primero de Fuente Ymbro, enseñando las palas de los pitones, con el que pudo estirarse a la verónica Adrián de Torres sobre todo por el pitón izquierdo, pues se le venía por dentro por el derecho. Apretó el de Fuente Ymbro en el primer buen puyazo de Juan Bernal antes del quite que protagonizó el matador jienense por chicuelinas. Ejecutó la suerte de una manera tan ajustada que se llevó un volteretón en el que se libró de manera milagrosa de la cornada. Sin mirarse, volvió a la cara para dejar largo al de Fuente Ymbro en otro buen segundo puyazo de Bernal. Juan Leal aprovechó su quite y se presentó por tafalleras que tuvieron gusto antes del gran tercio de banderillas de la cuadrilla, en el que sobresalió la brega de Curro Javier. Comenzó su obra por estatuarios, clavando las zapatillas en el albero para después ponerse a torear por el derecho a un animal muy incierto, que se le venía al cuerpo en todo momento por ese lado. Cambió al izquierdo, por donde el astado tenía un buen embroque, pero salía desentendido y con la cara muy alta. Volvió al derecho, por donde el de Fuente Ymbro lo volvía a buscar con peores intenciones, soltando el derrote de manera muy brusca. Lo de Adrián de Torres fue un auténtico ejercicio de jugarse el tipo que puso a la afición con el corazón en un puño cuando el animal lo prendió e hizo por él en el suelo en unos segundos que fueron angustiosos. Se levantó de nuevo sin mirarse y se puso delante por el mismo pitón. Respiró y de qué manera la afición cuando el jienense buscó la espada y dejó una estocada arriba que acabó con el animal.

Juan Leal, disposición con el descastado segundo

Se frenaba el segundo de Fuente Ymbro en el capote de Juan Leal, que no pudo lucirse en el saludo. Tras el quite por chicuelinas de Leo Valadez, destacó Marc Leal en banderillas, dejando dos pares en los que le dio todas las ventajas al animal. Quiso iniciar la faena de hinojos en los medios el francés, pero rectificó debido a la escasa prontitud del de Gallardo. Se fue con él al tercio y ya le protestó en esa primera tanda, en la que sacaba las cara por las nubes al final del muletazo. Se puso por el derecho Juan Leal ante un animal protestón, que se colaba de nuevo por el derecho, impidiendo ligar los muletazos. No quería pelea el de Fuente Ymbro, pese a que Juan Leal se puso con él en terrenos comprometidos, intentando obtener rédito de un pozo vacío de bravura. Media estocada fue suficiente.

Leo Valadez explota el buen pitón derecho del tercero y le corta la oreja

Se dejó el tercero de Fuente Ymbro en el saludo de Leo Valadez, que destacó por su variedad. Tras pasar por el caballo, dejó el mexicano un quite muy vistoso por gallosinas. Se dobló el de Aguascalientes en los primeros compases de faena para después dejarle la muleta por el pitón derecho a un toro que respondía con movilidad y humillación. Quería llevarle Leo Valadez embebido de tela y respondía el de Fuente Ymbro, buscando los trastos por abajo en las primeras series por el derecho. De condición áspera fue por el izquierdo, por donde reponía dificultando la ligazón. Inteligente, regresó al pitón derecho dejando muletazos muy templados para cerrar la faena antes de las manoletinas finales de rodillas. Enterró el acero con mucho acierto.

Adrián de Torres, silenciado con el deslucido cuarto

Regresó de la enfermería Adrián de Torres y saludó al cuarto con inteligencia, perdiendo pasos y lanceando por dentro. Tras un vistoso quite por gaoneras, pareó en la misma cara del burel Curro Javier, recibiendo la ovación del respetable. Después de brindar al público, probó el matador jienense por el derecho a un animal protestón, que tocaba los trastos en los muletazos que le proponía por ese pitón. No encontró limpieza Adrián de Torres ante un astado con el que era muy incómodo estar delante, alargando el metraje de una faena que se fue de tiempos. Enterró la espada tras un pinchazo.

Juan Leal, palmas con el quinto tras sufrir una voltereta en la suerte suprema

No se pudo estirar Juan Leal con el quinto del encierro, otro serio burel de Ricardo Gallardo que peleó y empujó en el caballo de Tito Sandoval. No perdonó su quite Leo Valadez, que volvió a apostar por la variedad, y replicó Juan Leal por gaoneras, algunas muy ceñidas. Sin probaturas, se fue a los medios el francés para echarse de hinojos y abrir con un pase cambiado por la espalda con el que conectó arriba. Se puso por el pitón derecho ante un animal de buena condición, que destacó por su nobleza, pero al que le faltó más movilidad y transmisión. Con el toro ya venido a menos, Juan Leal se pegó un arrimón en cercanías en el que dejó dos circulares invertidos de trazo perfecto, encontrando una división de opiniones en el tendido. Tras sellar unas bernadinas de cierre, se fue a por la espada para tirarse con determinación y dejar una estocada arriba, en la que fue prendido sin aparentes consecuencias.

Leo Valadez, compromiso y entrega con el afligido sexto

Incierto se mostró el sexto en el saludo, sin permitir el lucimiento de Leo Valadez con el capote. Se arrancó de largo y peleó en los dos buenos puyazos de Alberto Sandoval, previos al vistoso quite por lopecinas del espada mexicano. En banderillas, dejó un meritorio par Curro Vivas, derrotando el toro contra las tablas en un golpe del que se dolió. Diposición no le faltó a Leo Valadez en una faena en la que no encontró oponente con un Fuente Ymbro totalmente desfondado, que dejó sin opción al hidrocálido.

Ficha del Festejo

Plaza de toros de Las Ventas. Undécima de la Feria de San Isidro. Corrida de toros. Más de tres cuartos de entrada. Toros de Fuente Ymbro. Imposible fue por el pitón derecho el primero, por donde se vencía con malas ideas; descastado fue el imposible segundo; de un gran pitón derecho el humillador tercero; deslucido y protestón fue el cuarto; buena condición tuvo el quinto, que fue de más a menos; muy desfondado y afligido el sexto tras un golpe en el tercio de banderillas. Adrián de Torres -en sustitución de El Fandi-, vuelta tras aviso y silencio tras aviso. Juan Leal, silencio y palmas tras aviso. Leo Valadez, oreja y palmas.

Dejar respuesta