Puente Piedra: Gran Susto, Mucha Torería y Tizona Ladrona

0
527

Mano a mano conmemoración de los 100 años de la ganadería Mondoñedo que quedo en encerrona, una corrida excelentemente presentado, con variado juego y un torero que se amarró los “machos”, pero que a la hora de la rúbrica vio como los aceros le robaba los trofeos.

Redacción: Héctor Esnéver Garzón Mora – Fotos: Juan Pablo Garzón Vásquez

Madrid – Colombia. En la ciudad cundinamarquesa de Madrid, más exactamente en la vereda Puente Piedra de esta localidad, en la cómoda y bonita plaza “Marruecos”, se dio la conmemoración de los 100 años de existencia de la ganadería de reses bravas “Mondoñedo”, que, a base de paciencia, alegrías, tristezas y trabajo arduo, ha caminado un siglo para mantenerse y ser el referente de la cabaña brava colombiana, así como el punto de referencia en la historia de la tauromaquia del país. Con ya cinco generaciones de la familia Sanz de Santamaría, este emblemático hierro a caminado diez décadas pasando por innumerables sensaciones enmarcadas entre la alegría y los sinsabores, no solo en los resultados netamente taurinos, sino también en situaciones de orden financiero, económico y social, que para llegar a este significativo numero de años, ha tenido que sortear momentos que la inteligencia, el inmenso respeto y la gran nobleza de esta familia, sumado al gran amor por este bello animal único del planeta, han llevado a esta dehesa a lo que la historia describe.

La corrida conmemoración de los 100 años de Mondoñedo estuvo cargada de grandes cosas, en primera instancia, como era lo lógico, el reconocimiento por parte de las Peñas y las agremiaciones del entorno taurino, que con placas y textos muy sentidos, hicieron ver la importancia y de paso la valoración al caminar de la primera ganadería de reses bravas en Colombia; a la vez, Don Gonzalo Sanz de Santamaría en una elocuente y sintética intervención, agradeció a todas aquellas personas que en esos cien años hicieron aportes para lo que hoy es este hierro, además entregó con sinceras palabras un reconocimiento al actual mayoral de la ganadería, también varilarguero, Cayetano Romero, que lleva desempeñando por casi cuarenta años esta bonita y la vez difícil labor.

Con plaza llena, gran ambiente, encierro listo y actuantes prestos a dar lo mejor de sí, se dio inicio a tan esperada corrida, pero que a escasos minutos de que el toro que abría la tarde apareciera por la puerta de toriles, se dio un hecho que nunca se esperaba ver, el Matador Luis Bolívar luego de un farol de recibo fue apretado contra tablas por el Mondoñedo, llevando dentro de su humanidad el pitón izquierdo del burel y luego expulsado con violencia donde por fortuna, la oportuna intervención de los actuantes lograron ponerlo a salvo, sin embargo esos momento de angustia arrojaron que el torero vallecaucano no pudiera continuar la lidia y saliera a ser valorado por los médico dispuestos en la plaza para posteriormente ser llevado a la Clínica Colina Marly de Chía (Cundinamarca) donde diagnosticaron “trauma toráxico y ruptura de ligamento de rodilla derecha, con tiempo estimado de recuperación de tres meses”.

El mano a mano quedo en encerrona, Juan de Castilla se vio en la necesidad de llevar al hombro toda la tarde, pues, aunque como es reglamentario estaba el sobresaliente, para la ocasión el Matador Juanito Ortiz, el acartelado toma la respectiva lidia de su compañero y en caso de esa ausencia de este, si habría sido válida la intervención del torero que respaldaba los anunciados. El encierro de Mondoñedo llevado para su conmemoración no tuvo tacha alguna en su presentación, impecables en trapío, encierro uniforme, variopinto, con cara, bien armados y en edad y peso reglamentario; en cuanto al comportamiento pudimos evidenciar: 1o bravo encastado, fijo, noble, con clase, aplaudido en el arrastre. 2o bravo, noble, probón, limitado en casta que humilló. 3o bravo, noble, fijo, agarradito y limitado en casta. 4o manso, descastado, rajadito, huidizo, acudió arregañadiento y soltando la cara. 5o limitado en bravura y casta, probón que reculó, tuvo nobleza y fijeza. 6o bravo, encastado, noble, fijo, con clase, vino a menos y que acudía mejor de largo.

Del torero antioqueño, que viene de clasificar a la segunda ronda de la Copa Chennel en España podemos decir que es un gran profesional y aún mas una mejor persona, puso todo su empeño para que esta corrida histórica tuviera el éxito esperado, pero lamentablemente no estuvo fino con los aceros, pese a que hizo todo como los cánones lo ordenan, siempre encontró hueso, a la postre luego del segundo de la tarde, evidenció que algo no estaba bien con su mano y en varias ocasiones expreso dolor cuando hacia la suerte suprema, pero si se debe exaltar la expresión artística que mostró en cada comparecencia, piso terrenos comprometedores y se jugó la humanidad para extraer con torería lo que traía cada toro: Con el primero, que debió tomar la lidia luego del percance de Luis Bolívar, estuvo templado, mandó y se colocó en los sitios adecuados, hilvano una faena parsimoniosa, torera, valerosa, pero creo fue corta y había tela por cortar. En el segundo de lidia ordinaria anduvo muy en torero, paciente, con valor, solventó las condiciones manifiestas del burel y dejó una faena de gran calado. En el tercero fue inteligente, parsimonioso, tuvo arrojo y gran valor que valió para construir una faena con matices de gran torería, llegando incluso al arrimón. Con el cuarto de la tarde, que fue uno de los que menos trajo del encierro, más voluntad no pudo imprimir, lo intentó y las tandas quedaron en solo inicios, fue por decirlo de algún modo imposible. El adagio popular no se cumplió, fue cruz en vez de cara, sin embargo, el del barrio Castilla de Medellín, fue paciente, porfió con verdad y sacó lo poco y nada que ofreció el pupilo de la Familia Sanz de Santamaría, la verdad sin ser ¨papista¨ fue imposible juntar e hilvanar faena. Con el cierre plaza y con un agotamiento evidente tanto físico como emocional estuvo inteligente, con verdad, dejó una faena matizada y con tandas muy interesantes.

Ficha del Festejo

Marzo 25 de 2023 – Centro de Eventos Marruecos – Corrida Conmemoración 100 años de la ganadería Mondoñedo – Toros del hierro reconocido en esta tarde que fue bien presentados y de juego desigual, destacándose el 1o de lidia ordinaria, que fue aplaudo en el arrastre y que equivocadamente el Palco Alto no le concedió el mérito de vuelta al ruedo. Luis Bolívar: Herido. Juan de Castilla: Silencio, Silencio, Palmas, Silencio, Silencio con 3 recados de Usía y Vuelta al ruedo. Casi lleno que por pocas localidades no llegó al «No hay Billetes». Incidencias: Impecable presentación de las cuadrillas, destacándose en toda la tarde el hombre de plata Carlos Rodríguez “Garrido”.

Dejar respuesta