De Leguleyadas y Otras Artimañas

0
76

Redacción: Javier Baquero Jaba

Ayer la fiesta brava en la ciudad de Cali recibió otro ataque por parte de los mal llamados animalistas, esta vez con la aquiescencia del ministerio de trabajo que sirvió de trampolín para emitir una orden, por demás ilógica y fuera de su jurisdicción, violando el ordenamiento jurídico legal de las competencias, ministeriales nacionales y municipales.
De manera arbitraria y con alevosía tras una solicitud interpuesta por dos ciudadanos, uno de ellos concejal de la ciudad de Cali «denunciando», una falsa explotación laboral de un menor y la vulneración de sus derecho a la seguridad, argumentos que no corresponden con la realidad.

Dejar respuesta