Festival Puente Piedra: Cada Género Musical, Tiene su Ritmo

0
159

Concierto de nombres en los Altagracia, citados ritmos musicales diferentes, así como fue el comportamiento y presentación de los bureles, los actuantes dispuestos, cada uno en su melodía y el cabeza de cartel se encontró con el más desafinado.

Redacción: Héctor Esnéver Garzón Mora

Madrid – Colombia. Un entretenido festival se celebró en el Centro de Eventos Marruecos, en el marco de la denominada “Temporada Taurina Bogotá 2022”, donde se contó con astados de la dehesa Altagracia, propiedad de los Señores Ricardo Arandia y Luis Segura, encaste Juan Pedro Domecq, que curiosamente en los nombres de los bureles venía un recuento de géneros musicales: Fandango, Joropo, Bullerengue, Bambuco, Milongo, Mapalé… y que a la postre cada uno tuvo su propio ritmo, algunos bravos, encastados, nobles, con clase como los lidiados en cuarto y quinto lugar de lidia ordinaria y otros que teniendo bondades fueron huidizos, se abrigaron en tablas, acometieron a media altura y fueron agarraditos al suelo. Es deber destacar con nota superior el astado que abrió plaza para el aspirante a Rejoneador proveniente de la ganadería de María del Mar González, que reunió todas esas cualidades del buen toro santacolomeño: empuje, bravura, nobleza y ritmo.

Los anunciados para este cartel mostraron que su único propósito era dejar un ambiente a gran nivel, cada uno en su forma, oficio, concepto y sobre todo voluntad, dejó ver en las comparecencias su intensión. En orden de actuación podemos denotar que el aspirante a Rejoneador Don José Gómez tiene un gran sentido de doma, está acoplado a su cuadra, pero evidencia falta de parsimonia, la calma es fundamental para establecer de manera adecuada los terrenos del toro, marcar las suertes del toreo a la gineta con mayor vistosidad, colocación de las farpas en lo alto y mostrar esa elegancia en los embroques, torear con temple y en conjunto reunir esos momentos de expresión de arte de Marialba; es necesario encontrar el equilibrio entre la emoción y la razón para asociarlo siempre a favor.

Sin duda alguna se debe destacar el oficio del Maestro Víctor Puerto, pues el astado en turno tuvo condiciones que en otras manos hubiese dejado cosas que lamentar, pero ahí estuvo por delante y con decoro el torero alcorconero. El salmantino Eduardo Gallo, quien la verdad sea dicha, tapó muchos defectos del astado en suerte, no deja de sorprender por su depurado concepto, tiene un sentido de pertenencia por la profesión elegida, que sin duda alguna se evidencia en cada presentación y así lo mostró en el albero de Marruecos. José Luis Robayo no desentonó, pese al poco oficio (sin muchas corridas encima), vino de menos a más, cogiendo el aire del burel en turno, dejando así una digna actuación.

Los triunfadores de este festival fueron Rubén Pinar que continúa por esa buena senda del toreo, aprovecha cada circunstancia con torería, deja detalles que encandilan el párpado y no renuncia en ningún momento a lo que viene hilvanando, que agradable ver un artistita que sigue escalando en esta cuesta tan pendiente y difícil. El bargueño Álvaro Lorenzo maneja en su concepto una interpretación muy clásica del toreo, parsimonia, mano baja, colocación sensata, trazos largos, temple depurado y sobre todo un valor seco que se trasmite con mucha naturalidad, estas cualidades fueron expuestas en el redondel de Puente Piedra. Por último y con una gran importancia, destacar la solvente actuación del ganadero, empresario y alternativado Alberto Cediel, que tranquilidad la expuesta en el cierre del festejo, lo poco que se dejó el burel lo aprovecho sin tacha y ejecutó la suerte suprema con mucha efectividad, definitivamente “genio y figura hasta la sepultura”.

Hoy en el Centro de Eventos Marruecos, Puente Piedra 4:00 de la tarde, Toros de la ganadería El Manzanal, propiedad de Don Alberto Cediel Jr., encaste Núñez para los Matadores: Rubén Pinar, Sebastián Ritter y Álvaro Lorenzo. Un cartel imperdible…

No olviden seguir el toro a toro por twitter en @enelcallejon y @voyalostoros, pero lo más importante como buen aficionado asistir a la plaza para vivir la liturgia del toro bravo. Todos a los Toros.

Dejar respuesta