Lo Que No Se Vio en la Noche de Festival

0
250

Redacción: Federico Baquero Toro’s

En el tradicional festival de Manizales pudimos ver muchos detalles y estos son algunos de estos.

Un minuto de silencio por todos aquellos Taurinos que nos han dejado en los últimos dos años.

La prosecución de cumplió por todo el albero del coso del barrio El Bosque.

El primero de El Juli obedeció los trazos del capote, pese a que tendía a huir de los engaños.

Silencia tras no contar con suerte con los aceros.

Emilio de Justo con la capa no encontró materia, pero en la muleta el novillo cambió las expectativas. El novillo persiguió y Emilio lo lidió. Lo mejor el pitón derecho. La estacada recibiendo le dio ticket al corte de la primera oreja de la noche.

El tercero salió con mucho ímpetu, y Arcila lo aprovechó con la capa, arrancando las palmas del público.

La muleta de Arcila dejó ver las buenas condiciones del bravo Gutiérrez. Hubo empaque en lo hecho por el manizalita. El temple fue fundamental. La espada no apoyó lo ya hecho por el torero y se fueron las orejas. Hubo petición pese a lo defectuoso de la espada.

El siguiente actuante fue Juan Ortega, quien se encontró a uno de pocas garantías. Se quedaba muy pegado a los engaños, sin desplazarse.  Con la muleta iguales condiciones nos privaron de ver las condiciones del debutante. La espada tampoco ayudo al recuerdo. Dos avisos. Pitos al toro.

Para el quinto vimos a David Martínez, aprovechando las condiciones del astado con la capa. Tres pares de banderillas de buena factura.

Con la muleta buenos muletazos por ambos pitones, quizás faltando un poco la ligazón. La espada no colofonó se escuchó un aviso.

Roca rey nos deleitó con seis verónicas y un remate a una mano. La construcción de la faena fue sólida. Indultó a petición del público.

La faena fue muy importante, el toro fue bueno, pero el indulto fue a favor del público y a solicitud del mismo.

Viruta, colocado de Rica no sabía que la corona de café no se devuelve al público es un premio, quizás de los más importantes.

El cierre estuvo a cargo de Marco Pérez que bordo el torero al capote.

Brindó a César Rincón y al centro del ruedo, para ejecutar una faena de mucha calidad y técnica. De frente y con firmeza.

La faena fue de ensueño por cuenta de un imberbe que tiene mente de torero consagrado.

Dejar respuesta