Victorinos, Bolívar y De Justo Cierran la Feria

0
69

El cierre del ciclo taurino de la ciudad de Cali es un broche de oro, histórico se ha denominado este cartel, los respetados toros de Victorino Martín hacen su debut en Colombia, ante ellos Luis Bolívar y Emilio de Justo conocedores del hierro.

Redacción: Juan Pablo Garzón Vásquez

Cali – Colombia. El festejo programado en esta Feria Taurina de Cali que ha llamado más la atención del público, sin duda es el cartel de cierre programado para el día de hoy, por tener unos componentes de gran interés, en primera instancia el hierro de la reconocida ganadería española «Victorino Martín» que tiene unos créditos únicos en el trayecto histórico taurino y dos toreros que han tenido un buen camino junto a estos toros, el colombiano Luis Bolívar y el español Emilio de Justo.

La ganadería de Victorino Martín, genéticamente procede los prototipos raciales del encaste Santa Coloma, vía Marqués de Albaserrada, se caracteriza morfológicamente a las del encaste Saltillo, aunque pueden variar los perfiles y aparecer con más frecuencia reses acarneradas (que tiene arqueada la parte delantera de la cabeza como el carnero), es decir de cabeza estrecha, alargada y con frecuencia de forma acuminada (hocico de rata), cuello largo, con poco morrillo. Las pintas más frecuentes son: cárdenas en todas sus variantes del claro al oscuro, negras, entrepelados, bragados, meanos, axiblanco y mulato (negro mate y pardusco). Sobre el comportamiento de los conocidos «victorinos» se puede decir que son exigentes e inteligentes durante su lidia.

Luis Bolívar es el torero nacional con una digna trayectoria, que se encuentra acartelado para la corrida cierra de la versión 2021 de esta feria de Cali, inició su carrera muy joven en la Escuela Taurina de la Sultana acompañado por el Maestro Alfonso Vásquez “Vásquez II”, hombre de gran prestigio en la formación de toreros en la tierra del cholao, el aborrajao, las marranitas, el cortao y el chapús. Creció afortunadamente en prestigio, su nombre siempre ha estado acompañado del corte de trofeos y puertas grandes en casi todas sus comparecencias, incluso ha dejado su piel en muchas como sucedió el mismo día de su alternativa el 24 de julio en Valencia (España) junto a Julián López “El Juli” y Cesar Jiménez ante una corrida de Montalvo; esa tarde luego de porfiar y hacer ver el toro de su ceremonia con capa y muleta, se perfiló en la suerte suprema, realizó un perfecto volapié que logró el propósito, pero lamentablemente en un derrote del astado resultó prendido y se llevó dos cornadas, una en tórax y otra en la pantorrilla derecha, situación que le impidió lidiar el segundo de su lote. El Torero de nacionalidad colombiana ha dejado el alma siempre en los ruedos, uno por concepto y responsabilidad, y otro por con quienes ha compartido cartel en plazas de la geografía taurina entre las que se cuentan Real Maestranza de Sevilla y Las Ventas de Madrid: Dávila Miura, Rafael Serna, Sebastián Castellá, Joselito Adame, entre otros.

El otro torero acartelado para tan significativa corrida es el español Emilio de Justo, que si recordamos debutó en Colombia en el municipio de Ubaté en el año 2010, estuvo ante una sería corrida de la Ganadería Romerón, encaste Domecq – Baltasar Iban, propiedad de Don Laureano Gómez Montealegre, compartiendo cartel con Guerrita Chico y el Rejoneador Jorge Enrique Piraquive, esa tarde logró indultar al segundo de su lote, corrido en quinto lugar de lidia ordinaria y saliendo a hombros con sus compañeros, sin exagerar, dejó un aroma de toreo exquisito que hoy evidenciamos y gustamos. Viene a este cierre de feria con unas credenciales únicas, el primero sin duda el triunfo del pasado martes 28 de diciembre en la Plaza de Toros de Cali, alzándose con tres orejas y en la temporada española, triunfos resonados como las puertas grandes en las Ventas de Madrid y la Real Maestranza de Sevilla, a la postre ocupó el segundo lugar en el escalafón español en esta temporada 2021 dado por número de festejos toreados y corte de trofeos.

Tauroemoción sin duda ha marcado un camino positivo con esta casi culmina feria taurina de Cali, ha cuidado todos los detalles, algunos seguramente han dejado enormes satisfacciones, otros enseñanzas para mejorar, pero lo más importante no han dejado de recrear los componentes de la tauromaquia para seguir motivando al aficionado a que retorne a las plazas y alimenten un arte que conjuga la inteligencia y el instinto en una liturgia ceremonial que lleva inmersa en cada segundo el rito de muerte, palabras más, palabras menos, una representación de la vida misma. Se augura un lleno de los tendidos en la Copa Champañera.

Dejar respuesta