Guillermo Hermoso: “Toca pensar que es invierno, y que en verano la temporada florecerá: mi ilusión está impoluta”

0
215

Los ganaderos no son los únicos que están sufriendo la crisis del coronavirus en cuanto a pérdidas diarias por pienso se refiere: los rejoneadores dan de comer a decenas de caballos sin estar toreando

Redacción: JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO

Los ganaderos no son los únicos que están sufriendo la crisis del coronavirus en cuanto a pérdidas diarias por pienso se refiere: no nos olvidemos que los rejoneadores tienen que dar de comer a muchísimas cabezas de caballo sin facturar en festejos. Analizamos la situación con un torero que ha conseguido posicionarse en la parte superior del escalafón a base de esfuerzo diario en la finca y también de dar la talla en las primeras plazas en las que le han puesto, ya que el hábito no hace al monje, sino la batalla constante para conseguir los retos de la vida.  Hablamos con Guillermo Hermoso de Mendoza.

¿Cuál es la sensación que tiene un torero a caballo en estas circunstancias y que iba a estar acartelado en una feria tan importante como Fallas y luego Sevilla?

Es una pena. Estaba súper ilusionado del inicio de temporada que tenía por delante, empezando en Fallas y continuando por Sevilla. Eran unas citas muy especiales y que marcaban un punto en mi carrera en cuanto a cómo se desarrollaría después la temporada, refrendando así lo poco que voy consiguiendo poco a poco. Estoy concienciado, tomando todas las medidas de seguridad en casa y pasando la cuarentena muy apenados.

Si hablamos de los ganaderos, también es justo mencionar que los toreros a caballo están sufriendo esta crisis: los caballos tienen que seguir comiendo.

En ese aspecto, esta situación está afectando a todos. Va a ser un palo muy gordo para los ganaderos, y en nuestro caso hemos traído solamente la mitad de caballos de México, y aquí también tenemos que alimentar a sesenta vacas, a cuarenta yeguas, a potros y novillos… y nos estamos involucrando toda la familia.

Mentalmente, habrá sido un palo duro, pero la ilusión estará impoluta: todo el toreo espera que en verano pueda retomarse el ritmo de la temporada y que esa libertad de ir a los toros no pueda confrontarse con un problema de salud grave como el que estamos viviendo ahora.

La ilusión y la esperanza es lo último que se pierde. Estoy desenado que este inicio sea en julio, empezando desde San Fermín, y de ahí en adelante pueda florecer la temporada. Al final estamos jugando con nuestra salud pero ojalá en julio se restablezca todo y podamos vivir tardes bonitas.

Haciendo balance de la temporada americana, has tenido la oportunidad de hacerla por completo con toros ya. Has vivido momentos emocionantes e impactantes, desde esa fotografía con Diego Ventura en ese brindis hasta esa confirmación en La México.

Ha sido una temporada en la que he estado cinco meses en México con momentos de todo tipo. Si tengo que destacar alguno, es sin duda la confirmación en la México. Ver la entrada que hubo, la confirmación con mi padre… el único pero fue que no ayudaron demasiado los toros. Dentro de no ser la faena de las que más he disfrutado, ha sido de las que más he sentido en cuanto a sobreponerme a un toro bravo que vendía caras las embestidas. Justo con Pirata se me rehundió el cinturón del par a dos manos y me tuvo que pasar mi padre su cinturón y ponérmelo en el medio de la plaza. Son anécdotas que se quedan para siempre en tu recuerdo. El calor de esa plaza es único.

¿Sientes la responsabilidad aún más fuerte sabiendo que tendrás que tirar del carro de tu carrera tú solo a partir de ahora, y eso añadido a las circunstancias sociales que estamos viviendo? ¿Pesa más tu nombre conforme avanza más tu carrera?

Desde que me metí profesionalmente en  el toreo va creciendo día a día mi responsabilidad. Sueño con ser el mejor. Estos meses, quieras o no, hay que verlos con el lado positivo. Son meses para mejorar, para montar más aún, torear vacas en casa, mejorar muchas cosas, aprender mucho y que cuando me lleguen las oportunidades estar aún más preparado y pueda poner mi grano de arena a la temporada.

Dejar respuesta