Qué me dices

0
31

¿Decimos lo que decimos? ¿Exactamente? ¿Siempre, a veces, nunca…? Nunca, ni siquiera en ciencia. La verdad científica es cuanto más aproximación, un consenso perfectible.

¿Qué diremos en los toros, que son tantas cosas variables al tiempo, arte, rito, espectáculo, negocio, con una ética, una estética y un lenguaje propios? ¿De qué hablamos cuando hablamos de algo tan complejo? ¿Qué es lo que realmente estamos diciendo? ¿Responde a la realidad y los hechos?

En esto y en todo, la objetividad absoluta es imposible. Pero hay grados; de belleza, justicia, bondad, bravura, trapío, valor, lealtad, sinceridad. No podemos estar en los toros ni en nada sin certezas. Reales o imaginarias. ¿Podemos fiarnos de lo que oímos, leemos e incluso vemos? ¿O queremos fiarnos? Creemos lo que debemos o deseamos creer y así entramos o nos apartamos del acuerdo colectivo.

Además, la discrepancia trae desventajas. ¿Cómo vivir consecuentemente bajo el mandato “Por la verdad murió Cristo” cuando ni siquiera podemos aseverar cuál es la verdad?

Puro, eterno, épico, sublime, magistral, heroico, rotundo, maravilloso, deslumbrante, apoteósico… fueron calificativos titulares respecto a la actuación de José Tomás el sábado pasado, veintidos de junio en Granada

Corrida mano a mano con un rejoneador, mercadeada con afilada técnica y sin televisión, sin sorteo, sin alternantes pares, con toros escogidos, en medio de una masiva peregrinación condicionada e incondicional que lanzó una cascada de trofeos.

Bueno, la verdad es un consenso y en este caso lo hubo, sino unánime, casi. ¿Cómo negarlo entonces?  ¿Criticar semejante resultado comercial y contento de la clientela? ¿Están Locos? ¿Lo que quieren es acabar con la fiesta?

La necesidad y el acuerdo afectan la valoración de la realidad. ¿Acaso durante milenios la tierra no nos fue convenientemente plana y cuantos no murieron por cuestionar tamaña “verdad”?

Solo leí una ironía de una crónica no presencial del acontecimiento en la plaza “Frascuelo”, que se atrevió a llamarlo “Festival” y “showcooking”, pero por supuesto en un medio de corto alcance.

Dejar respuesta