Toros: Del escalafón y otras lides

0
175
Roca Rey

Redacción: Luis Felipe Molina lapatria.com

El regreso a los ruedos del diestro José Tomás es el gran atractivo de la Feria del Corpus de Granada (España) 2019 y la novedad taurina internacional. La reaparición de este mítico matador se celebrará del 20 al 23 de junio próximos, en medio de la emoción y el frenesí que causa entre los taurinos el regreso de quien muchos consideran como el mejor de todos.

José Tomás tiene su fama ganada desde el siglo pasado y sus actuaciones no pasan una o dos por año. El talento es tal dentro de este hombre que todo taurino de corazón acude a verlo.

Tomás, de Galapagar (España), a sus 43 años, puede hacer lo que le viene en gana porque su mérito así se lo permite y, por lo tanto, puede prescindir de los escalafones, aquellas clasificaciones anuales donde los lidiadores se miden cuantitativamente y, prácticamente, deshaciéndose de la vocación artística por ocupar una casilla en lo más alto.

En ese cenit es cuando llueven contratos, elogios y fama. Sin embargo, esto no es garantía de un triunfo perenne, sino de alegrías derivadas por cada calendario.

Mecanismo

Típicamente, los escalafones reúnen a los lidiadores según su cantidad de festejos atendidos, orejas y rabos cortados, reses lidiadas y, otros tantos, ocupación en carteles y su posterior obtención de trofeos.

Todas estas clasificaciones son variadas, según el interés, porque para un empresario puede ser más importante el número de reses o festejos, cuando para un aficionado el número de orejas y rabos puede ser más definitivo.

El portal mundotoro.com sitúa en el primer lugar del escalafón del 2018, y ahora, del 2019, a Andrés Roca Rey, cuando el 2017 lo terminó de segundo y en el 2015; fue 105. Tal como sucede en los deportes, este escalafón es un espejismo de la verdad o una guía de la realidad

Otros nombres

En años recientes el nombre de El Fandi se ha situado dentro de lo más alto, pero en América no ha sido convocado, quizás, por diferencias contractuales o de interés. Este torero fue invitado seguro y especial durante la primera década de este siglo a Manizales.

Los escalafones son los méritos los que se transforman en números, pero que también ignoran la grandeza artística de cada lidiador, oponiéndose al factor místico de la tauromaquia. No hay grandeza en capa o muleta que quepan en numeración alguna.

Otros que se mantienen en lo alto de los recientes escalafones son Manzanares, Padilla, El Juli, Ponce, Castella y Perera, porque todo el año torean; así, el escalafón también es una traducción de empresarios y actuaciones conseguidas a ley o a lobby.

Diferentes medios o portales taurinos hacen sus propias clasificaciones taurinas, sin que exista en realidad un consolidado único; por eso, a pesar de todo lo que digan, José Tomás terminó el año pasado en el 125 del escalafón, pero es el máximo atractivo para cualquier empresario y plaza.

Dejar respuesta