Villapinzón: De Regreso a Mi Tierra Volví a Mis Lares

0
172

Como el bambuco del compositor Efraín Orozco, «Volví a mis lares (divinidad, encomienda, protección, hogar)», precisamente eso expresaron los matadores Luis Bolívar y Sebastián Ritter, cada uno en su concepto ante la variada corrida del hoy ganadero Maestro Cesar Rincón.

Redacción: Héctor Esnéver Garzón Mora

Villapinzón – Colombia. En una tarde fría, con amenaza de lluvia, pero nunca llego, con un puñado de buenos aficionados, no solo de la ciudad anfitriona, sino también de muchísimas partes de la geografía taurina nacional, se llevó el primer festejo taurino del ciclo programado en el marco de las festividades en honor a la Inmaculada Concepción, que para estas fechas se realiza en la ciudad reconocida como la más taurina de las Almeidas.

Se tuvo un encierro de la ganadería Las Ventas del Espíritu Santo, que fue cómodo en presentación, desiguales y con juego muy variado, eso sí, con las características propias de lo que entrega por lo general lo procedente del Marqués de Domecq, abantos de salida, recorriendo el albero, rematando o llegando a donde se le cita y prendiendo motores casi siempre luego de la vara. Lo llevado a Villapinzón por la empresa mostro varios matices durante toda la lidia: el primero bravo, encastado, logró fijeza en muleta, lavado de cara, con clase; el segundo tardo, noble y bravo, medido en fuerza que finalizó desbordando en clase; el tercero bronco, distraído, agarradito, limitado en casta, acometió a media altura y se rajó; el cuarto limitado de casta, fijo, bravo e huidizo por momentos, le costó ir de largo; el quinto romaneo en el caballo, embistió con clase, fue encastado y bravo, a la postre el mejor del encierro y el sexto limitado en casta y fuerza, bravo pero descafeinado.

Con referencia a los actuantes debo apropiar los versos del bambuco «El Regreso» del maestro Efraín Orozco, para describir cada uno de ellos, iniciando por el cabeza de cartel… «De regreso a mi tierra volví a mis lares, cabalgando al lomo de mis lejanos recuerdos y al volver, otra vez, en mi mente quedó grabado, el paisaje azul de la edad primera. Qué lindo es volver al hogar y poder recordar con los viejos amigos la dulce infancia. La pelota de trapo, el barquito de papel, la encumbrada cometa pide y pide carretel», pues se reflejó la alegría del público al ver que uno de sus representantes taurinos a nivel internacional, y con reconocidos galardones, pisara la plaza de provincia, volviera como en los inicios, saludara al público de paisano previo al festejo, subiéndose al camión de los toros, departiendo con la parroquia antes de enfundarse en el terno, así lo hizo Luis Bolívar. Ahora bien, en la parte artística es notorio el gran conocimiento de los encastes, los terrenos, los ritmos, los tiempos que el vallecaucano tiene para expresarse ante los bureles, sin aspavientos fue aprovechando las condiciones de cada toro en turno, en el primero muy en torero, parsimonioso, justo en los tiempos, hilvanó una faena de mucho contenido por ambos pitones. Espada desprendida y golpe de cruceta. Palmas. En el tercero de lidia ordinaria, paciente, inteligente, saco agua de dique seco, dejó pasajes de mucho interés. Estocada efectiva. Ovación y en el tercero de su lote variado, templado y muy en torero, faena con mucho contenido artístico. Estocada certera, dos (2) Orejas.

Sebastián Ritter hizo lo propio como lo acuña Orozco en su bambuco «He vuelto a escuchar, la voz del riachuelo, la mirla que canta en la copa florida del arrayán. Y en la torre del pueblo, mil campanitas, que cruzaron el cielo con las notas de mi cantar», pues en el paseíllo, sobre su terno llevo, carriel, poncho y sobrero antioqueño, para señalarse como embajador en la plaza Santa Bárbara de la tierra paisa, luego en sus intervenciones fue variado ganándose los olés del público asistente, sus intervenciones tuvieron matices, en el primero de su lote inteligente, toreó a favor del burel, hilvanó faena por ambas manos, torera, templada y mandona. Estocada y Tres (3) golpes de cruceta. Palmas, en el cuarto de lidia ordinaria imprimiendo torería, buscó las vueltas y logró tandas con contenido. Estocada efectiva. Oreja. Y en el cierre plaza busco las vueltas sin lograr faena reunida. La tizona no ayudó. Silencio.

Ficha del Festejo

Villapinzón (Cundinamarca) – Primera de Feria – Plaza de Toros Santa Bárbara – Toros de la ganadería Las Ventas del Espíritu Santo, que fue cómodo en presentación, desiguales y con juego variado, se destacó el corrido quinto lugar, bravo y con clase. Luis Bolívar: Palmas, Ovación y 2 Orejas. Sebastián Ritter: Palmas, Oreja y Silencio. Incidencias: Se destacó Efraín Ospina en la vara del quinto de la tarde. Muy buenos pares de banderillas de Carlos Rodríguez «Garrido» en el quinto y Ricardo Santana en el sexto.

Dejar respuesta