Toreo y Pundonor en la Fecha Heroica

0
536

La asimétrica corrida de José Miguel Arroyo, propició una completísima faena de Iván Vicente, e hirió a Javier Cortés y a Gonzalo Caballero quienes sangrantes y maltrechos terminaros sus lidias, cortando una oreja el primero.

El encierro de La  Reina y El Tajo, disímil en todos los items, brindó una tarde plena incidencias, emociones y torería. 145 kilos de diferencia entre el más y el menos. Tres colorados, un melocotón, un castaño y un negro seriamente armados. Con noble alegría y son el primero. A menos el segundo. Sosos tercero y cuarto. Encastados quinto y sexto. Salvo el cuarto, que empujo y romaneo en las varas del ovacionado Jesús Vicente, no dieron peleas relevantes con los caballos.

Iván Vicente puso con el buen “Listillo” el toreo más reposado, rítmico, templado y sobrio de la tarde. Cinco verónicas y media, Mas otra y una larga pinturera para colocar en suerte de segunda puya. Brindis a la escasa concurrencia, siete cadenciosos por alto hacia las afueras y de allí para delante rimó tandas derechas y naturales de a cuatro y cinco con sus remates en las cuales el aseo, la serenidad y el buen gusto no fueron rotos por las cabezadas y punteos en una sola de ellas. Los ayudados precedieron una gran estocada. La petición fue intensa, el palco riguroso, quizá demasiado y la vuelta exigida. Con el muy quedado cuarto que tardeó y tardeó tuvo que ir de a uno en uno, pero siempre con veraz estética. Se prodigó al punto que el aviso cayó sin haber igualado. El volapié y el estoconazo volvieron a ser de factura y el saludo una invitación a volver.

Javier Cortés, derrocho decisión y arrojo toda la tarde. Quitó airoso en los dos toros de Vicente, al primero por chicuelinas y media y al cuarto por altaneras, no así en los suyos. Con el segundo la faena levantó vuelo pero las acometidas fueron a menos enfriando los ánimos y al final congelándolos con un feo bajonazo tras un pincho. No estaba dispuesto a rendirse. Sus banderilleros lucieron y saludaron pareando al quinto, un tío puntiagudo de 655 kilos. Y él, de una, sin tanteos enhebró tres naturales y el forzado mirando al público que ahí mismo le devolvió el crédito. La cosa se fue por series que los blandeos hacían cortas, y que pese al empeño y lo amenazante de “Cazador” no rompían del todo. Cuando de pronto vino la cornada en la pierna izquierda, la hemorragia notoria y el gesto de continuar cojeando, hasta la estocada recibiendo que fue defectuosa, excéntrica y vertical. Un clamor exigió la oreja y el palco ya no pudo negarse. La cuadrilla la recibió y con ella en mano se fue a la enfermería sin dar la vuelta.

Gonzalo Caballero no se halló con el mansurrón tercero al cual tuvo que aplicar el gota a gota. Para completar lo pinchó tres veces y le descabelló barrenando. Nada. El sexto también por encima de los 600, le prendió a la salida de una revolera le punteó en el muslo derecho, le tiró por los aires y cayó de latiguillo. Conmocionado pasó a la enfermería de donde escapó al ruedo y maltrecho retomó la lidia que Vicente como único sobreviviente se disponía a enfrentar. Mermado y dolorido se quedó quieto y expuesto, una y otra vez. Ligando y abrochando. Pundonor abrumador, un torniquete tallaba su muslo, y él p´adelante. Y el público detrás acompañando. Postre de apretadas manoletinas dos pinchazos y espada desprendida. Primó la épica.

Hubo un momento de la corrida en el cual el Cristo parecía volver la espalda al ganadero-torero. Pero salieron los dos voluminosos e imponentes últimos. Afloró el contenido heroico de la fiesta, no era para menos en dos de mayo, cayó la oreja y el encierro pese a sus desigualdades enarboló sus blasones juanpedreños.

FICHA DE LA CORRIDA

Madrid. Miércoles 2 de mayo 2018. Plaza de Las Ventas. 2ª de La Comunidad. Nubes y viento. Tercio de aforo. Seis toros de La Reina y El Tajo, 1º y 4º, bien presentados todos pero dispares de romana y juego.

Iván Vicente, vuelta tras petición y saludo tras aviso.

Javier Cortés, silencio y oreja que recibe la cuadrilla, con petición de otra.

Gonzalo Caballero, silencio y saludo.

Incidencias: Corneado Javier Cortés por el 5º, termina la lidia y pasa a enfermería. Corneado por el 6º Gonzalo Caballero, termina la lidia y pasa a enfermería.

Dejar respuesta