MEDELLÍN: SANGRE Y SUDOR COLOMBIANO EN EL FESTEJO NACIONAL

0
862

Redacción: Lucas Morales – Cultoro.com – Foto: Miguel Morales

Hoy era la tarde de los toreros colombianos, es una tarde especial, porque para muchos estas corridas de ferias grandes significan una entrada importante de dinero, y una oportunidad de conseguir más.

Medellín – Colombia. Hoy era la tarde de los toreros colombianos, es una tarde especial, porque para muchos estas corridas de ferias grandes significan una entrada importante de dinero, y una oportunidad de conseguir más contratos. Todas esas ilusiones y esas ganas se veían en los ojos y en las miradas en el patio de caballos. Cuatro matadores de toros y dos novilleros iban a salir a hacer el paseíllo para enfrentarse con un encierro del Manzanal, ganadería que trajo 4 toros y 2 novillos bien presentados, pero que plantearon retos y dificultades que no se pudieron resolver de la mejor manera.

Por orden de antigüedad, le correspondía al matador caleño Guerrita Chico abrir plaza con Mariano, un toro bien presentado pero manso. Con el que pudimos ver un torero con ganas, con oficio y con ideas, que supo entender el comportamiento del animal. Sin embargo la mansedumbre del toro fue manifiesta durante toda la lidia y esto se estrelló completamente con la idea de un torero que quería someter y mandar buscando tandas más largas y con más ligazón. Nada de esto fue posible y todo terminó con un aviso desde la presidencia.

En segundo lugar actúo Moreno Muñoz¸ otro torero que ha hecho un nombre dentro de las plazas de primera categoría en el país. Le tocó en suerte Mechudo¸ el toro con más peso de todo el encierro y que emocionó con su pelea en el caballo. Aunque al final pareciera más que dormía en el peto, que estar de verdad embistiendo al picador. Moreno fundamentó su lidia en la variedad con el capote para encender un tendido helado, que parecía no quedar conforme con nada de lo que allí pasaba. Con la muleta estuvo en tono de torero mandón y con mucha inteligencia, temple y oficio dio tandas sentidas por las dos manos, que valieron que sonara la música y la gente se pusiera del lado del que iba vestido de luces. Pero el mal uso de la espada le privó de poder conseguir algún premio.

Hoy le tocó a David Martínez pagar con su sangre el precio de haber escogido una profesión dura e ingrata. Se notaba desde los primeros lances que las ganas y la voluntad salían a borbotones de las manos del torero colombiano, sin embargo Luminoso el toro más complicado de todo el encierro, hizo hilo con él al momento de hacer el embroque para poner un par de banderillas y el pitón atravesó el muslo 15cm, mandando a la enfermería al torero y dejando la responsabilidad de acabar el acto a el director de lidia (algo que parecía no sabían muchos de los entendidos del público). Guerrita, ahora con su toro, mandó y mostró el camino para tomar tanda por ambos pitones que no fueron suficientes para validar su presencia en la temporada de Medellín.

Trece de Mayo, así se llamaba ese alto jabonero que hizo ver el ruedo macareno como un verdadero hervidero. El payanes Guillermo Valencia se fue a recibirlo a portagayola casi en los medios. El toro nunca hizo caso de los vuelos del capote y lo tomó por la hombrera arrastrándolo unos cuantos metros que hicieron pensar que lo peor había pasado. No fue un toro fácil, fue bravo y exigió, tampoco fue el toro de bandera que quisieron vender desde el tendido. Lo que si fue cierto es que los que iban vestidos de toreros, se hicieron un mundo con él en el tercio de las banderillas. Con la muleta Valencia se vio sin ideas, sin confianza, sin oficio. Es cierto que su alternativa es muy reciente pero, pero no se entiende cómo dejó ir un gran toro (de vuelta al ruedo) sin ni siquiera plantear una faena con ideas claras y un hilo conductor preciso.

En quinto y sexto lugar estuvieron Sebastián Bedoya y Sebastián Hernández, dos novilleros que a pesar de su falta de oficio pudieron resolver con decoro los retos que plantearon Toño y Miguelito. Personalmente me parece que fue un examen muy duro para ellos, porque iban a ser medidos luego de matadores de toros, con mucho más oficio y recorrido. Sin embargo, creo que con una dignísima actuación los dos pudieron dar la cara y mostrar cualidades que seguramente con el tiempo y con más corridas de toros vamos a estar ante dos toreros que van a ocupar lugares en las ferias más importante de nuestro país.

Ficha del Festejo

Plaza de Toros de Medellín. Segunda corrida de Feria. Media entrada. Toros de El Manzanal. Guerrita Chico, petición y palmas en el que mató por David Martínez, herido. Moreno Muñoz, silencio con aviso. Guillermo Valencia, saludos. Andrés Bedoya, silencio. Sebastián Hernández, palmas.

Dejar respuesta