La Feria se Cumplió Pese a los ataques

0
72

Redacción: Javier Baquero – Jaba

Terminó la Feria de Cali y con ella dos años consecutivos de la empresa Tauroemoción como regente de la Plaza de Toros de Cañaveralejo. En sus dos ferias ha demostrado cumplimiento, honestidad y respeto por la afición y en general por todos los profesionales de la fiesta.

El trabajo de esta empresa se ha encontrado con muchas dificultades; primero fue la pandemia que retardó la llegada de Alberto García y su equipo a la Copa Champañera, luego otros vientos de malas ideas, sin tener en cuenta que este empresario español llegó a Colombia con la ilusión de rescatar la fiesta de los toros en la ciudad de Cali, luego del paso por la administración de la plaza de empresas que no aguantaron los requerimientos profesionales del coso caleño.

La tarea no ha sido fácil, recobrar credibilidad con trabajo, buenos carteles y sobre todo respeto, sin embargo lo han hecho. En este año no bastaron los enemigos que ya conocían, también tuvieron que “torear” con las argucias de politiqueros que escualos en Leguleyadas han atentado contra la realización de una Feria tradicional y que para los que no lo recuerdan, llegó a la capital valle Cauca a en momentos de dolor para la población que había visto vulneradas sus instituciones con el dolor por la pérdida de muchas vidas humanas.

Para este año Tauroemoción puso de presente que en Colombia la fiesta de los toros es legal y está amparará por una Ley de la República, Ley que han violado las propias autoridades, tanto nacionales y como municipales. El Ministerio de Trabajo y la anuencia de la alcaldía, a través de la secretaría de seguridad y convivencia atropellaron los mandatos legislativos, inclusive sabemos que hubo presiones a el público para no permitir el ingreso de menores pese a que está permitido por la Ley. Acosaron a toreros y colaboradores de la empresa, exigieron documentes no establecidos en la norma. Permitieron una manifestación en las propias colas de ingreso a la plaza sin respetar la libertad que tenemos los ciudadanos de asistir a lugares públicos. No siendo suficiente el propio alcalde de Cali salió a medios a despotricar en contra de los festejos taurinos, lo que sí no rechazó fue los dineros que la plaza, que según él no presentó buenas entradas, generó por el pago de impuestos, sin contar con lo que percibieron muchos ciudadanos en trabajos circundando la plaza.

Vendrá otra Feria de Cali y tendremos un año lleno de trabajo de defensa de las normas y las mañas de los funcionarios irresponsables y abusivos.

Dejar respuesta