De Reparto en Puente Piedra: Karmático, el Mismo Herido

0
398

Como si fuera un karma, Ignacio Páez, hombre de plata de los grandes del país, sin proponérselo, en sus últimas actuaciones en Puente Piedra ha llevado el dolor en su cuerpo por hacer las cosas como se deben ante el toro, cornada en el cuello hace varios años, el pasado domingo cornada en el escroto y en el cierre golpe contra el estribo, perdiendo el conocimiento y llevándose ocho puntos en su frente.

Redacción: Juan Pablo Garzón Vásquez – Foto: Julián Velazco

Madrid – Colombia. Con la venia de todos los subalternos, tanto de los de a pie como los montados que hicieron loables y destacadas actuaciones en la tarde cierre de la «Temporada taurina Bogotá 2022» llevada a cabo en el Centro de Eventos Marruecos, en el sector conocido como Puente Piedra en jurisdicción del municipio cundinamarqués de Madrid, debo reseñar en estas líneas la cruda realidad de sufrir un percance en el ruedo y nuevamente esto se referencia al buen hombre de plata Ignacio Páez.

«Según varias religiones dhármicas, el karma (en sánscrito) es una energía trascendente (invisible e inmensurable) que se genera a partir de los actos de las personas. También conocido como un espíritu de justicia y/o equilibrio. Es una creencia central en la doctrina del hinduismo, el budismo, el jainismo, ​ el ayyavazhi y el espiritismo. Aunque estas doctrinas expresan diferencias en el significado mismo de la palabra karma, tienen una base común de interpretación. Generalmente, el karma se interpreta como una «ley» cósmica de retribución, o de causa y efecto. Se refiere al concepto de «acción» entendido como aquello que causa el comienzo del ciclo de causa y efecto. Según el karma, cada una de las sucesivas reencarnaciones quedaría condicionada por los actos realizados en vidas anteriores. El karma está en contraposición con las doctrinas brahmánicas (judaísmo, cristianismo e islamismo); lo más parecido en el cristianismo es el concepto teológico de retribución. El karma explica los dramas humanos como la reacción a las acciones buenas o malas realizadas en el pasado más o menos inmediato. Según el hinduismo, la reacción correspondiente es generada por el dios Iama; en cambio, en el budismo y el jainismo, donde no existe ningún dios controlador; esa reacción es generada como una ley de la naturaleza (como la gravedad, que no tiene ningún dios que la controle). En las creencias indias, los efectos del karma de todos los hechos son vistos como experiencias activamente cambiantes en el pasado, presente y futuro. Según esta doctrina, las personas tienen la libertad para elegir entre hacer el bien y el mal, pero tienen que asumir las consecuencias derivadas«.

Pues la cita se trae a colación, pues el buen hombre Ignacio Páez ha sufrido en este mismo coso taurino tres accidentes, primero y último de grandes consideraciones, puesto que han llevado al carismático subalterno a los profundos cuidados de los galenos. Hace varios años, pasamos uno de los momentos más angustiantes, cuando saliendo de un par de banderillas fue prendido por el burel en la parte inferior de la cabeza, a la altura del atlas, temiendo en ese instante daño cervical o más trágico aún la muerte. Por fortuna todo quedó en un intenso procedimiento médico que le demando profundos cuidados para seguir en su profesión.

El pasado domingo, ante los toros de Ernesto Gutiérrez, en la última comparecencia de la tarde, pues era el subalterno volante, lastimosamente fue prendido saliendo del embroque al colocar un par de banderillas y se llevó una cornada en el escroto, por fortuna «limpia» es decir sin comprometer órganos vitales. Sin embargo, con su herida sanando aún, como siempre lo hacen los buenos toreros, se calzó el terno para actuar en la corrida cierre de la temporada y sin ningún perjuicio, laboró toda la tarde, con tan mala fortuna que, saliendo de la suerte en los rehiletes en uno de los últimos toros, perdió el equilibrio y calló su cara contra el estribo de la barrera, quedando inconsciente y llevándose una herida en el arco superficial derecho que le costó ocho puntos. Actualmente el hombre de plata se encuentra en valoraciones médicas en la clínica Bogotá a la espera de saber si pudo haber daño cerebral. Auguramos una pronta y satisfactoria recuperación y verle pronto en el ejercicio de su profesión. Karmático, el Mismo Herido…

Dejar respuesta