Puerta Grande para Roca en Insurgentes

0
94
Foto: Javier Baquero - Jaba

En tarde fría y con amaguillos de lluvia, se cumplió la corrida de confirmación de Héctor Gutiérrez, quien se fue de básico Adame, con un trofeo y saliendo por la Puerta Grande de Insurgentes en hombros Roca Rey.

Redacción: Javier Baquero – Jaba

GALERIA: ERICK CUATEPOTZO

https://www.voyalostoros.com/2022/02/09/la-puerta-de-insurgetes-de-roca-en-la-lente-de-erick-cuatepotzo/

Ciudad de México – México. En tarde fría y con amaguillos de lluvia, se cumplió la corrida de confirmación de Héctor Gutiérrez, quien se fue de básico Adame, con un trofeo y saliendo por la Puerta Grande de Insurgentes en hombros Roca Rey.

Saludaron los tres diestros desde el tercio a los más de veinte mil espectadores que asistieron al coso de Insurgentes.

Joselito Adame lidió el segundo tras ser el padrino de confirmación de Héctor Gutiérrez.

Joselito Adame
Con la capa a uno apretadito de carnes le hizo las cosas bien y con suavidad. Mucha variedad en el centro del ruedo.

Con mucha parsimonia llegó al centro del ruedo para brindarle a sus paisanos. Con muletazos por altos y cambiados por la espalda embarcó la atención del noble toro. En una primera parte tubo que perder los pasos reiteradamente para marcar los muletazos de uno en uno, para luego lograr hilar más la faena. Toreo al natural con ambas manos al despojarse de la espada. Mató de descabello tras pinchazos. Silencio.

Con el cuarto, retomando el orden normal Adame lidió un cárdeno, lucero que perseguía la capa con codicia. Sapopinas y revolera para rematar el tercio. Luego tras la petición del público banderillas en papelillos blancos con buenas ejecuciones pero desiguales de colocación.
Rodillas en tierra cuatro muletazos para iniciar. La faena a base de hablarle mucho al toro que no acudía, se fue sumando de a pocos, varios muletazos de buena factura, pero sin la elocuencia de la fiereza y movilidad. Igual el público con el torero. Al final toreo por lasernistas, un silencio profundo y estocada completa para cortar una oreja.

Roca Rey
Algo incómodo con la capa el peruano saludo al tercero. Tafalleras y gaoneras tras la vara subieron la nota.
Ya con la muleta por estatutarios, muy quiero en el tercio dio inició a su faena, la cual creció en el centro del ruedo donde dio amplitud al trazado de los muletazos. Muy planchado el trapo rojo y dando tiempos justos al toro construyó una faena muy ceñida y maciza, incluso cuando el toro reculo y buscó los terrenos de tablas. Las palmas y ovaciones del público nunca se hicieron esperar. Espada hasta los gavilanes y las dos orejas irreprochables y palmas sostenidas al toro en el arrastre. Roca paseó las orejas a la mexicana.

Con el quinto Roca ya merecedor del paseo en hombros por los túneles de la plaza, salió a lancear a un negro caminador, con el que todo quedó en trámite.

Con la muleta al centro del ruedo a recoger una ovación luego del brindis. Parado sobre la primera línea concéntrica inició a pie firme, luego con algo de aire mostró la muleta muy planchada para conducir las embestidas tímidas de un inpersistente astado. De uno en uno por naturales sumó con exposición sobrepasando las condiciones del toro. Sacó lo que se pudo y no hubo de donde más. Mató de estocada y descabello.

Héctor Gutiérrez
En confirmación de alternativa lidió el primero de la tarde, un cárdeno claro que fue a la capa con donosura. Agrando lo actuado con quites.

El hidrocalido confirmó su alternativa de manos de Joselito Adame y Roca fue el invitado de piedra.

Con la muleta Gutiérrez, a base de muletazos de tironcillo llevó al toro al centro del ruedo para tirar de uno que deseos pero pocas fuerzas iba. A base de porfiar logró llevar el engaño en trastos de uno en uno y cambiando de ubicación buscando huir del aire. La labor valorada por los deseos, más no por lo sólida de la misma. El público agradecido apoyo con sus palmas. La espada tendida en dos pinchazos y estocada.

Con el del cierre lanceó armoniosamente aprovechando las embestidas prontas. Con la muleta en el centro del ruedo inició con deseos e hincado de hinojos

Con ganas y buenas maneras tiro del ejemplar que protestaba el pasar, convirtiendo todo en un forcejeo que ganó por ilusión el mexicano. Voluntarioso con premio reconocimiento del público. La espada eterna.

Dejar respuesta