Lo Que No Se Vio en el Final de Manizales.

0
177
Foto: William Cortes

Redacción: Jerónimo Baquero Toro’s

En primer lugar El Juli nos regaló una faena importante, con la capa seis verónicas, una media, luego faroles.

Sin brindar y por alto saludó al toro. Luego conformó armoniosas tandas con ambas manos donde el temple fue el elemento fundamental, con un toro que perseguía humillando sin mediar discusión. Muchas y todas buenas fueron las tandas del Madrileño.

El pasodoble cambió de uno más a Feria de Manizales, mientras nos recreábamos con lo que Julián aprovechaba del toro, que fue todo.

La faena con dulcera en cada pincelazo y el público sacando los pañuelos blancos. Uno más que de manos de El Juli regresó a la dehesa.

El Juli y Miguel Gutiérrez se cruzaron un saludo de gratitud en el palco de ganaderos.

Dos coronas de café llegaron a las manos de El Juli.

En segundo lugar salió un chorreado que sorprendió a los asistentes por el pelaje contrario a lo tradicional en la ganadería manizalita. Poco fue lo mostrado por Bolívar con esté.

Mucho mérito por lo ejecutado con el falto de casta. El burel buscó tablas y Luis sacó hasta lo no imaginado. Un reconocimiento más que justo por parte del público.

Tomás Rufo ejecutó una faena bien estructurada a un toro que no transmitía. Correcto en el entender y limpió en las ejecutorias. Espada hasta los gavilanes, una oreja justa.

El cuarto fue un débil de remos que le correspondió a El Juli, quién lo lidió con técnica en para sostenerlo en pie, sacando de él buenos muletazos, todos a media altura, a favor del astado.

La espada en todo lo alto y la cruceta para acabar. Una oreja justa.

El cuarto fue uno poco emotivo, que le correspondió a Luis Bolívar. El toro se frenaba en las embestidas. Luis brindó al público y con las ganas echo rodillas a tierra y dos muletazos por alto.

Sin ayudado toreo al natural tirando con suavidad del toro y escuchando el pasodoble, llegando al Feria de Manizales por lo entonado de la lidia. La espada total, quizás un poco tendida, pero efectiva. Dos orejas y vuelta al ruedo al toro, algo larga.

Para el final Tomás Rufo, se las vio con Abanderado, uno en el tipo de la casa.

Rufo lo entendió y lo llevó muy templado, el toro se vino a menos, sin celo. Se rajo muy rápido.

Dejar respuesta