Lo Bueno, Lo Malo, Lo Feo y lo Que No se Vio en la 1 de Cali

0
345
Foto: Erick Cuatepotzo

Lo Bueno, Lo Malo y Lo Feo

Foto: Erick Cuatepotzo

Redacción: Federico Baquero Toro’s 

LO BUENO 

La afición caleña le cumplió a la cita con la feria. 

El primero de Salento que persiguió las jacas para dejar estar al torero montado. 

Pese haber iniciado que no lo habría policía acompañando la protesta anunciada, si hubo Servio de los verde oliva. 

Los cuatro pares de banderillas de El Fandi en su primero. Para didáctica, son 3 pares para los subalternos, pero los matadores pueden colocar los cuatro pares sin pedir permiso al palco. 

El pitón derecho de Analítico, primero de Adame. 

La estocada sin puntilla de Adame al tercero, fue lo mejor de su actuación. Una oreja justa al hidrocálido. 

Las dos orejas de El Fandi en el quinto, que fueron más ajustadas a la realidad en el ruedo. 

La capa de Adame en el sexto. 

La alegría que dejó en la plaza el sexto toro, un joven impetuoso que sobrepasó en muchos momentos al torero mexicano. 

Foto: Erick Cuatepotzo

LO MALO 

La insulsa protesta de unos pocos a las afueras de la plaza, bloqueando el ingreso y increpando a los aficionados que asistimos. 

Los aceros de muerte de Borjas en el primero. 

Al primero de El Fandi le faltó alegría, pese a esto el español tapó la deficiencia. 

Don Pablo, el presidente luso fue dadivoso con El Fandi, dos orejas largas y una vuelta al ruedo a un toro que apenas cumplió, pero no merecía tales honores.   

El tercero de la tarde fue muy bonito y de buen comportamiento, lástima la juventud, pese a la pandemia.   

Adame tardo en entender las embestidas del tercero.   

El presidente demasiado generoso con la música y los trofeos a toros y toreros.   

El pitón izquierdo de Adame, sin garantía ni ilusiones.   

El séptimo salto al ruedo cojo de una de sus patas y se hizo más evidente al momento de ir a las varas.   

Foto: Erick Cuatepotzo

LO FEO 

La Faenas de Borjas se pasaron de revoluciones. 

La descordada del primero de la tarde, luego de una mala ejecución de la suerte. 

Las banderillas de Garrido al 4. 

La espada de Arcila tomó vuelo en el segundo intento de entrar a matar y termino en uno de los palcos, afortunadamente sin consecuencias para Aranguito, que ocupaba una localidad en ese sector. 

La corrida con ocho toros se torna muy larga. 

El presidente insulso, sordo y ciego frente a un cojo en el séptimo, se robó las garantías del colombiano.  

Foto: Erick Cuatepotzo

LO QUE NO SE VIO 

Redacción: Jerónimo Baquero Toro’s 

La corrida inició a las 4:15 debido a problemas en la llegada a la plaza con la protesta de unos pocos mal llamados antitaurinos. 

La expectación de algún profesional de la radio que perdió la enseñanza de contar, manifestando que ya se había pasado de norma El rejoneador de Burgos. Hay que leer el reglamento. 

El primer toro fue aplaudido en el arrastre, mientras Borjas escucho división de opiniones. 

El Fandi colocó cuatro pares de banderillas y alguno que no conoce muy bien la norma colombiana, en los micrófonos dijo que había que pedir permiso para ello. mmmm. 

Pablo el presiente, no sabe tazar y valorar. En el segundo muchas orejas y viajes por el redondel a cornúpetas que no habían comprado ticket para tal premio. 

El presidente engaño con música a los asistentes en la actuación de Adame. No estuvo mal, pero la música es un premio y no de consuelo. 

Adame con altibajos dejo una espada sin puntilla para cerrar una actuación con altibajos. 

Arcila actuó como los toreros antiguos, con la montera calada sobre la ceja. 

Luego de un revolcón de Arcila donde perdió la montera, El Fandi en un gesto inusual dio vuelta a la montera que había quedado con su boca al cielo. 

El acero no fue lo mejor de Arcila en el cuarto, incluso la espada voló por los aires al buscar las carnes, cayendo en un palco. 

El Fandi lució el espectáculo de las banderillas con un gallego largo ante la cara de un pronto toro. 

La suma de capa, banderillas, muleta y espada entregaron dos orejas justas. 

El segundo de Adame otro con juventud bella juventud. ¿Qué será de los maduros? 

Muchas revoluciones en Adame, rodilla en tierra. 

Adame en el sexto piso alegría y deseos ante un ejemplar que se ganó a pulso un indulto. Hubiese tenido mejor suerte con más lentitud y arte. 

Dos orejas simbólicas para Adame, que dejó mucho en el interior del buen toro. 

En el séptimo de Arcila el público pidió cambio por cojera en la pata derecha, defecto que mostró desde el inicio y se acrecentó en los montados. 

El palco se hizo sordo y ciego ante la evidente necesidad de cambio de afectado toro. Le robo al colombiano la igualdad de garantías. Bronca de pícaro, pícaro. 

 

Dejar respuesta