Partió a la Eternidad el -Rey de Ubaté-

0
644

El primer Matador de Toros alternativado de la reconocida Villa San Diego de Ubaté, partió a la eternidad, dejando un legado de esfuerzo, sentido de pertenencia y amor a su profesión.

Redacción: Héctor Esnéver Garzón Mora

Ubaté – Colombia. El primer Matador de Toros alternativado de la reconocida Villa San Diego de Ubaté, Raúl Gómez Díaz falleció este jueves 18 de marzo en la ciudad de Madrid (España) a causa de una patología hepática donde requería un trasplante que lamentablemente nunca llegó.

El también conocido «Rey de Ubaté» nació el 17 de enero de 1953 en la capital lechera de Colombia, en el hogar de Don Jesús y la Señora Hermencia, padres que lo cobijaron siempre con amor y respeto.  Destacó de novillero en todas las plazas de Colombia y viajó a España en 1973 a cumplir el anhelado sueño de ser figura del torero. Se presentó en Madrid y Sevilla alcanzando un gran reconocimiento, en esos andares recibió una dura cornada actuando en Vistalegre que lo dejó convaleciente por dos meses. Reapareció en Ávila ante una novillada de Alipio Pérez-Tabernero, quien precisamente lo apoyó en estos caminares y con quien cultivó una inmensa amistad.

Tomó la alternativa en el año 1982 en la ciudad de Baza (Granada), donde actuó como padrino el Maestro Curro Vázquez y testigo de la ceremonia Paco Alcalde ante toros de la ganadería de Bernardino Jiménez. El toro de la alternativa se llamó Perezoso y peso en báscula 550 kilos. Como matador de toros desarrolló la naturalidad de su toreo, “Hay que torear relajao”, repitió siempre, así fundamentó su legado. Fue apoderado por Miguel Flores y gozo de buen cartel en plazas francesas y españolas.

En la actualidad vivía en España con su esposa Sofía Aguirre con quien tiene sus hijos Fernando y Raúl, a quienes les enviamos un respetuoso saludo de condolencia, así como a sus hermanos: Hernando, Francisco, Jesús, Álvaro, Abigail, Carlos y Eduardo, a su sobrino y Matador de Toros Ricardo Gómez y a toda su familia. A Raúl, paz en la eternidad…

Dejar respuesta