Desembarca en Europa

0
154

El próximo sábado 14 de marzo, ocho meses después de verse obligado a cortar su temporada en Pamplona, Andrés Roca Rey desembarcará en la feria de Fallas en la que será la corrida de su vuelta a los ruedos europeos. Todas las miradas se posarán de nuevo en el torero de Lima. De momento, su tirón taquillero parece no haber sufrido fisuras pues, tanto en Valencia como en Castellón, las peticiones para sus corridas son las más demandadas, estando en el momento de escribir estas líneas prácticamente acabado el papel en el coso de la calle Játiva. Ahora solo falta que salga el toro para que Roca Rey demuestre a todo el mundo el talante de su retorno.

Redacción: 6Toros6 – ALFONSO SANTIAGO

Su actuación el pasado 1 de marzo en Bogotá puede servir de termómetro para conocer el punto en el que llega Roca Rey a la temporada europea. Su gran faena a un toro Juan Bernardo Caicedo en la plaza Santamaría de la capital de Colombia, supuso un punto de inflexión en cuanto a la calidad, la templanza y el gusto de su toreo. Calidades, y cualidades, no siempre reconocidas en el limeño por esa cortedad de miras con las que algunos han medido a este torero. De sobra es conocida la exigencia, convertida en ocasiones en intransigencia, con la que le han rendido cuentas a Andrés, lo que no deja de servir de ejemplo para saber que Roca se ha convertido en gran figura del toreo.

A Roca Rey le esperan los públicos de Levante con expectación. Su tirón taquillero lo está demostrando en los primeros días de venta de localidades sueltas en Valencia y Castellón. Una cuestión importante ante las pretensiones y exigencias de Andrés, y que le obligan, inexorablemente, a que el triunfo vuelva a ser su aliado desde el primer momento. La versión con la que llegue ese éxito será también otra parte fundamental a la hora de valorarlo, pues, aunque el gran público quiere verle cortar las orejas dejándose manchar el vestido, la entrega de los aficionados pasará igualmente por ver que ese ajuste con las embestidas venga revestido con mayor regularidad de ese toreo largo, encajado y profundo que Andrés ya ha cuajado bastantes tardes, aunque, insisto, algunos no lo hayan querido ver, ni valorar.

Estar arriba, en lo más alto, allí donde a uno más se le ve y más oportunidades de crítica existen, es el precio que tienen que pagar los que, como en el caso de Roca Rey, han llegado tan pronto y con tanta fuerza a la élite del toreo. Además, las muchas opiniones sobre el limeño han ido en todas direcciones, desde lo oportuno o no de ser apoderado por una empresa grande, hasta torear, o dejar de torear, en éste o aquel sitio y con éste o aquel cartel. De hecho, su inconclusa temporada americana también ha sido un buen ejemplo de ello, pues su caída inesperada por problemas gastrointestinales de plazas como Bogotá, la México o Guadalajara, fueron objeto igualmente de malas interpretaciones, pues algunos afirmaron que Roca cortaba su temporada en esos primeros días de febrero. Algo que, finalmente, no fue cierto, pues Andrés pudo llegar recuperado para torear la última corrida de Bogotá, donde, como ya queda dicho, salió en hombros.

Antes de que toree en Fallas, su no confrontación con Pablo Aguado en Sevilla ya ha despertado también no poca polémica y algunos titulares. Sin embargo, el posicionamiento de unos y de otros a favor de Andrés o de Pablo pone sal y pimienta en un escenario muchas veces cansino ante tanta cara sonriente de puertas para afuera, y tanta retranca una vez se cierran esas puertas. Esa salsa ha formado parte de la Fiesta en todas las épocas. Pero, hoy, el buenismo y la asepsia lo llenan todo. También algunos aspectos del toreo. Merecía la pena, por tanto, hablar con Roca Rey antes de que en Valencia inicie su temporada europea de 2020.

Las suspicacias que se han generado en tu entorno, inherentes a la condición de
máxima figura, han levantado algunas dudas. Opiniones hay para todos los gustos
respecto a tu contratación en Sevilla sin encontrarte con Pablo Aguado. ¿Qué tienes que decir al respecto?

Entiendo que los aficionados tengan debates intensos. La Tauromaquia es pura pasión, y ésta se manifiesta de muchas formas y con múltiples puntos de vista, aunque también creo que se está forzando un debate un tanto artificial. Como ya he comentado en alguna ocasión, aparte del Domingo de Resurrección con Garcigrande, al que sólo entraba en mi cabeza decir que sí por ser una tarde imprescindible, se propusieron otras opciones para coincidir con Pablo, pero no fue posible. Sólo puedo decir que respeto a todos mis compañeros de profesión y sus decisiones, porque las decisiones de un torero son siempre complejas y todas motivadas. No hay nada más, surgirán nuevas oportunidades seguro.

Sevilla se entregó sin reservas el pasado año ante tu toreo. ¿Prevés una mayor
exigencia o distanciamiento este año debido a la polémica que se ha suscitado con el
tema Aguado?

La afición de Sevilla es siempre exigente, en cualquier circunstancia, con polémicas o sin polémicas, fundadas o no. Por mi parte, entrego mi vida en la plaza en cada faena, con
sentimiento y toda la verdad del toreo que llevo dentro, no puede haber mayor exigencia que esa para quien lo da todo. Sevilla es donde he hecho mi vida, tengo gran parte de mis amistades y vivo. Además, la Maestranza es de las catedrales más altas del toreo, la siento
con una pasión especial.

Otro tema sobre el que se va a estar muy pendiente será si mantendrás o no el tirón taquillero de las dos últimas temporadas. En Levante se están despejando las dudas a tu favor. ¿Te preocupa?

Ver la plaza llena es fundamentalmente un aliciente, una motivación adicional y una gran responsabilidad. El hecho de que las plazas estén a rebosar es esencial para la supervivencia de la Tauromaquia, ojalá siempre

fuera así. Quiere verlas llenas el aficionado, que vive un ambiente único, la empresa, que arriesga para ofrecer al público lo mejor que está en su mano, el ganadero que cría las reses durante años para mostrar su bravura en el ruedo, los toreros y las cuadrillas que entregan su vida al toro dentro y fuera de la arena. En definitiva, todo el mundo alrededor del mundo del toro y los que indirectamente se ven beneficiados, que son muchos, quieren el éxito de la taquilla.

A nivel físico no han sido pocos los problemas que has tenido que superar desde julio del pasado año. ¿Cómo te encuentras en ese sentido?

Estoy en plena forma desde hace tiempo, realizo un trabajo de entrenamiento intenso y me encuentro muy bien. En realidad, fue únicamente, que no es poco, la lesión que tuve a consecuencia de la voltereta de

Las Ventas y que ya está absolutamente superada. Las últimas pruebas médicas certifican que el trabajo realizado ha hecho en la práctica desaparecer la lesión. Luego, durante la temporada americana se dio un desafortunado parón por una afección gastrointestinal que puede ocurrirle a cualquiera, algo puramente fortuito.

América tenía este año un acento muy especial, sobre todo, porque en noviembre
volviste a torear después de cuatro meses parado. El primer encuentro con Lima, tu
plaza, fue feliz, pero no pudiste redondear en tu segunda tarde. ¿Qué supuso ese reencuentro con Acho después de un periodo de recuperación tan duro tras el corte de temporada Europa? 

Fue un momento especial por varios motivos. Iniciar la temporada en el país que me vio nacer, donde siempre soy recibido con mucho cariño, es emocionante para mí. Si además la primera tarde se redondea con un triunfo, como así fue, no hay mayor satisfacción. Y también resultó muy positivo por poder comprobar que estaba plenamente recuperado de la lesión del año pasado. Torear es lo más importante en mi vida y poder volver a la plaza, a entregarme frente al toro, y hacerlo en mi ciudad, fue un cúmulo de sensaciones que me hizo vivir una tarde inolvidable.

El siguiente reto importante era la Plaza México. No pudieron salir las cosas en el primer compromiso, y no pudiste comparecer en la Corrida del Aniversario, por estar reponiéndote de esa dolencia gastrointestinal que ya has comentado. ¿Es esa plaza una de las que más se te están resistiendo?

En la vida de un torero no todo son grandes triunfos y es relevante que así sea para mantenerte vivo, en tu sitio y con la mente puesta en seguir mejorando. Sin duda, la Plaza México es un objetivo a perseguir, una motivación. Es importante recoger experiencias, sentimientos y aprendizajes de cada faena, incluso de cada lance, y buscar la motivación constante para seguir superándome.

 

Tu última faena de la temporada de invierno, en Bogotá, te dejó buen sabor. Dicen quienes te vieron allí que el nivel mostrado supone el mejor referente para tu “reaparición” en Valencia. ¿Cómo te has encontrado a nivel artístico en estas tardes americanas?

Reencontrarme con la afición en las plazas de América tras un parón de varios meses
ha sido inspirador. Me ha hecho revivir experiencias y sentimientos y emprender nuevos
caminos para alcanzar nuevos sueños. Todo
esto se refleja en la plaza y creo que tardes como la de Bogotá lo muestran.

En Madrid, a falta de conocerse los carteles, ya es oficial que vuelves a dar la cara tres tardes este año, pero ya sin bombo. ¿Qué conclusiones sacaste el año pasado de esa novedosa experiencia puesta en práctica por Simón Casas?

Resultó una experiencia retadora y positiva, por eso participé en su momento, por la novedad y la motivación de hacer algo diferente. Es bueno para el conjunto de la Fiesta, sin cambiar su esencia, introducir novedades que generen emoción e interés para el aficionado.

Tal y como te has ido viendo en estas corridas previas a tu inminente vuelta a las
ferias españolas y francesas, y una vez que ya todo el mundo conoce de sobra tu concepto, ¿tienes como principal objetivo seguir sorprendiendo artísticamente?

La vida es una evolución constante, nuestro “yo” de hoy es el resultado de tus experiencias vividas, tu preparación, tus sueños… Artísticamente creo que ocurre lo mismo, con una esencia que te identifica, vives impregnado de las sensaciones vividas y los recuerdos, pero que se mezclan con sentimientos, aspiraciones y sueños renovados.

¿Te molesta que a estas alturas, después de faenas tan notables como las que ya has cuajado estos años en plazas como Madrid, Sevilla o Bilbao, algunos sigan hablando de tu valor y no de tu hondura?

Hay muchos que hablan también de la hondura. Cada aficionado es único y vive su relación con la Tauromaquia de una forma particular y sólo se puede manifestar respeto por cómo experimenta cada uno esta pasión. En la plaza entrego toda mi verdad del toreo, cada lance es un sentimiento, una expresión artística que se manifiesta con valor y que va creando un conjunto a través de la unión del toro, el torero y la afición.

Se presume para ti un año muy intenso y no fácil, de máxima exigencia en todos los sentidos. Antes de que suene el clarín el próximo sábado en Valencia, ¿qué te preocupa más, el éxito, la satisfacción interior de sentirte cada vez mejor toreo, o que ambas cosas guarden un equilibrio?

Buscas ser mejor torero, siempre digo que la competencia es conmigo mismo, contra tu yo interior y en conjunción con lo que te entrega el toro. Cuando esto ocurre, te entregas y alcanzas la plenitud, llega el éxito. Buscar el éxito por el éxito no tiene sentido, alcanzarlo como consecuencia del esfuerzo y la constancia es lo realmente satisfactorio.

 

Dejar respuesta