Juan Ortega: «Da gusto que Madrid valore el toreo en el que tú crees»

0
557

Mostró el temple que profesa y la forma tan pausada de interpretar su concepto: Juan Ortega, este Domingo de Resurrección, volvió a demostrar el toreo que lleva dentro.

JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO / Fotos: Luis Sánchez-Olmedo

Mostró el temple que profesa y la forma tan pausada de interpretar su concepto: Juan Ortega, este Domingo de Resurrección, volvió a demostrar el toreo que lleva dentro. Lo entrevistamos. 

A pesar de no cortar la oreja, enhorabuena por la imagen mostrada, por la vuelta al ruedo y por ese toreo cadencioso y lleno de gracia que enamoró de verdad a Madrid.

Gracias. Desde el principio sentí a la gente muy metida en la tarde. Se notaba que había buenos aficionados y el público tenía ganas de ver cosas.

¿Pensabas que de un año a esta parte Madrid iba a reconocer de esta forma lo que has venido predicando con tu capote y tu muleta en tan poco tiempo?

También es verdad que, por mi parte, este último año y medio ha sido cuando he ido creciendo y madurando, asimilando todas las cosas. Ahora es cuando estoy mostrando lo que llevo dentro. Antes, de novillero, tenía algunas cosas que mejorar, y es ahora cuando voy sintiendo el pulso del toreo. Te da mucho gusto llegar a una plaza como Madrid y que te valore el toreo en el que tú crees.

Fue con una corrida de El Torero que finalmente no funcionó. Con lo que tenías delante hiciste lo que llevabas dentro.

Hubo algunos toros que tuvieron cierto fondo, y fondo bueno, pero le faltó un poco de poder a la corrida. Para mí, los dos toros que tuvieron buen fondo fueron precisamente a los que le faltó poder, como mi primero. La verdad que tenía mucha ilusión en el encierro, y además por las referencias que teníamos del año pasado pensaba que algún toro de triunfo gordo saltaría seguro. Luego es verdad que algunos toros no pasaron, pero le tenía mucha fe a la corrida.

Ya en el quite por chicuelinas de manos bajas captaste la atención de un respetable que sabía quién eras. En La Paloma conoció tu toreo y ya iba predispuesto. Quizá con mejor temperatura hubiese sido otra cosa… pero Madrid te esperaba.

Lo noté rápido. En los primeros lances noté es murmullo de que la gente tiene ganas de verte. Eso se capta. Indudablemente hace crecerte: cuando sientes que tienen ganas de verte, te ayuda.

Será con la corrida de Valdefresno en San Isidro. De nuevo con este hierro en Madrid.

Saqué buenas sensaciones del 15 de agosto. Es una ganadería que no conozco bien, pero me gusta. Salen toros con buen fondo y que hacen las cosas despacio, que empujan los vuelos hasta el final y que te dejan torear.

Dejar respuesta