Manizales: Emoción, Torería y Tragedia De Cierre

0
635

La Monumental llena hasta las banderas, encierro matizado con las gamas de la bravura, toreros entregados, consientes, valerosos y toque trágico de los percances marcaron el cierre de la Feria -Toros y Ciudad- de Manizales.

Redacción: Héctor Esnéver Garzón Mora – http://enelcallejon.webnode.es – Web Aliada

Manizales – Colombia. No se puede pasar por alto los hechos históricos que para la liturgia del toro bravo ha dado esta feria de -Toros y Ciudad- de Manizales. Contrario a lo que han querido a hacer creer, la afición a la tauromaquia sigue creciendo, muchos jóvenes se interesan por conocer la realidad de este ejercicio hecho arte y aquellos que lo han sido por muchos años continúan fortaleciendo sus simientes con las realidades que se observan en los ruedos. Este ese místico encuentro de tantos siglos entre inteligencia, valor, instinto, plasticidad, ética y elegancia, vuelve ha tomar esos vuelos de importancia que gozó las tres últimas décadas del siglo pasado.

En primera instancia se debe resaltar el interés del aficionado, su llegada a la plaza ha sido con tiempo muy prudente, teniendo claro quienes actuaban, de donde eran, que trayectoria tenían, que concepto manejaba y naturalmente sabiendo lo más relevante de cada encierro. Manizales tiene su afición propia, pero encontrar allí aficionados de todas partes de Colombia da más entusiasmo y aún más satisfactorio ver aficionados de México, Ecuador y Perú disfrutando de la magia de La Monumental de Manizales. Pero unido a ello si hay un compromiso mayor, el de educar en la escencia de la tauromaquia, con mucha verdad analizar la importancia de cada tercio, lo fundamental de la suerte de varas, las condiciones que se deben evaluar para determinar la calidad de un burel, el conocimiento del reglamento taurino nacional, porque, la belleza de la interpretación se vende sola, un buen capotazo, un buen muletazo se nota y se siente con solo admirarlo, eso sin duda alguna.

Emoción da también ver Toreros con mucha decisión y sentidos de pertenencia, entregados, llenos de ilusiones, jugándose la vida con el único propósito de recrear la dinámica de la fiesta. Con oficios limitados pero con técnicas muy trabajadas, salieron desde el paseíllo dispuestos a entregar una bonita tarde a ese público que no dejo puesto vacío en los tendidos, algunos Actuantes se fueron meditabundos, otros reflexivos, unos a ponerse en mano de los galenos y otros a saborear ese trago bueno del deber cumplido como el caso de David Martínez. El Maestro Juan José Padilla, gran ejemplo de vida, expresa siempre que «El sufrimiento es parte de la gloria» y en eso se resume esta corrida de toros.

Ahora bien, vamos a la materia prima, los Toros de la ganadería Ernesto Gutiérrez lidiados en esta tarde primaveral de Manizales. Los astados correctamente presentados al individual, desiguales en conjunto y con variedad notoria en el comportamiento. Sabio, No 26 de 468 kilos, toro acapachado tuvo buen son solo por derecho, vino a menos. Aviador, No 483 de 478 kilos, cárdeno bien hecho tenía muchas teclas que tocar. Lavandero, No 109 de 508 kilos, negro, bizco del pitón izquierdo fue encastado y soltó la cara siempre. Olivante, No 127 de 510 kilos, Negro, playero, manseó y se rajo pronto. Buscaniguas, No 124 de 440 kilos, negro fue encastado, humilló y acudió con prontitud y Givive, No 140 de 500 kilos, negro de capa, manso de bola. Es de destacar que la dehesa caldense ya cuenta con su encaste propio y como se evidencio en el trapío de los bureles se ha venido buscando el prototipo exigido en nuestras plazas de primera categoría, esa labor paciente de la familia Gutiérrez de seguro en poco tiempo será lo mas apetecido por los toreros figuras y la afición de América.

Hay material humano de calidad en la renovación generacional de los profesionales del ruedo, no solo becerristas, novilleros, Matadores, sino también Subalternos. Ellos (los Subalternos), son parte fundamental del triunfo de cada Matador, pues si a un toro de casta no se le hace las cosas bien, todo viene al traste, con la venia (consentimiento o permiso para hacer cierta cosa, concedido por una persona u organismo con autoridad) a todos pero debo resaltar sin duda alguna la lidia templada y suave de Jhon Jairo Suaza, la buena vara de Cayetano Romero y los buenos pares de Emersón Pineda, Héctor Fabio Giraldo e Iván Darío Giraldo, así como todas las comparecencias en conjunto de Carlos Garrido.

Los anunciados en su orden hablan de la torería, ajeno al resultado final, se jugaron la piel y se esmeraron en entregar arte y alegría a la parroquia. Cristian Restrepo en torero, buen oficio, calo en los tendidos, no estuvo fino con la tizona. Saludo desde el tercio. Curro Martín no le encontró camino al burel, se le abona el buen uso del percal y lo acertado con el acero. Silencio con Aviso, porque tardo el toro en doblar. Moreno Muñoz: hilvanó faena meritoria, pero tristemente el ejemplar de Gutiérrez lo prendió de mala manera, estuvo a merced por muchos segundos, fue a enfermería y visiblemente maltrecho, pero con dolor y dificultad salió a pasaportar el astado. Palmas. David Martínez sin lugar a dudas tiene un enorme respeto a su profesión, es un Torero completo en los tres tercios, además de  variado, conecta rápido con la parroquia, porfía y hace buen uso de los aceros. Oreja. Rocío Morelli se la jugó, dejó buen percal y con pañosa hilvanó faena que llegó al tendido. Vuelta al ruedo. Guillermo Valencia en lidiador, macheteo por la cara, el burdel no permitió más, escucho tres recados de Usía.

Al final, Cormanizales agradeció la participación a todos y declaró a través de un jurado los siguientes triunfadores: Mejor encierro, ganadería Armerías, encaste Domecq, propiedad de Don Rafael Moscoso, así como al mejor ejemplar de esta misma dehesa de nombre Galopero, marcado con el número 408 de 380 kilos de peso, novillo bien hecho, de fina estampa, bravo, noble, pronto, que metía muy bien la cara y lidiado el día anterior por el novillero Julián Mateo. El novillero que gano el cupo para la feria 2019 fue el Sogamoseño Juan Sebastián Hernández y el matador de toros nacional que tiene un cupo en esta misma feria es el caleño David Martínez.

La tragedia la marcaron dos hombres dignos de su profesión con el mismo astado, el subalterno Antony Dieson quien cumpliendo con los rehiletes fue prendido y se llevo una cornada en el escroto y el Matador Moreno Muñoz quien recibió un puntazo en la cara posterior del muslo izquierdo y fractura de costillas del lado derecho, por fortuna, sin desplazamientos, aún está a la espera de otros estudios para descartar hemorragias internas.

El telón se cierra temporalmente en Manizales, en contados días Cormanizales dará a conocer los carteles de la feria 2019 y todo estaremos en la Monumental prestos a disfrutar de la mística tauromaquia… se sigue haciendo la fiesta brava y… olé!.

Dejar respuesta