A oreja por coleta el día que Juli pisó El Bibio en su vigésimo aniversario de alternativa

0
181

Era la imagen del cartel de la Feria y Juli pisó El Bibio paseando una oreja tras una emocionante faena al cuarto de la corrida; Talavante dejó un bello trasteo al tercero y Manzanares al quinto.

El Juli, José María Manzanares y Alejandro Talavante trenzaban el paseíllo en la plaza de toros de El Bibio dentro de la quinta de abono de la Feria de Begoña de Gijón. Se lidiaban toros de Garcigrande para la ocasión.

El primero fue un buen toro de Garcigrande, al que le hizo una faena de máxima importancia El Juli. Ya a la verónica se abrió de capa totalmente hierático, siendo bella la media de cierre. Empujó bien el animal en el peto, llegando un quite variado de Juli que llegó al tendido. Al respetable fue el brindis de una faena con sello propio, que fue a más por ambos lados, sobre todo a diestras. Labor en la que desafortunadamente la espada quedó caída, y en el segundo intento le dio muerte a su oponente. Fue ovacionado.

El segundo fue un animal incierto de salida, que no pudo cuajar de capote el alicantino. Breve encuentro con el caballo y, muleta en mano, José María a base de oficio se impuso a su oponente. Muletazos finales de gran calado en el tendido, siempre con inteligencia y paciencia. Sentidos redondos para finiquitar labor, pero desafortunadamente falló con la espada, tirándose en la suerte suprema recibiendo, estrellándolo contra las tablas. Todo quedó en un golpe. En el segundo intento acertó, escuchando un aviso y siendo ovacionado.

El tercero de Garcigrande fue un animal de calidad y clase, al que Talavante saludó con dos afarolados de inicio con sello propio. El toro cumplió en el caballo antes de un vistoso quite por gaoneras muy ceñidas por parte del torero extremeño. Brindó al respetable antes de una faena que comenzó de rodillas en el tercio, cuajando muletazos muy largos y templados, conectando de inmediato con la afición norteña. Mano baja en la faena, series en redondo rompiendo la cintura, ajustándose y llegando con facilidad arriba. Remates toreros que llegaban arriba, inventiva y manoletinas ceñidas. Estocada y oreja. Palmas al toro en el arrastre.

El cuarto, de Garcigrande, también fue un animal con calidad y de mucha emotividad. El Juli dejó momentos llenos de maestría, de conocimientos, de cátedra en una faena sentida por ambos lados. Ejecutó muletazos que llegaron con fuerza arriba. Oreja tras estocada. Antes, lo cuajó a la verónica de forma templada.

El quinto de Garcigrande fue otro animal con calidad al que aprovechó Manzanares a la verónica. Buenos compases de salida rematados con una media que gustó al respetable. Faena en la que inició por el lado derecho, a más, con dos primeras tandas de mérito. Detalles toreros finales, estocada en buen sitio, aviso y oreja.

El sexto, de Domingo Hernández, fue un toro más deslucido y complicado. Talavante cuajó algunas verónicas de mucho mérito con un toro que ya acusó su peligro en el caballo y en las banderillas. El extremeño lo intentó por ambos lados, tratando de meterlo al engaño, pero no hubo colaboración de un oponente que mostró peligro. Finalmente, espada en mano, se le complicó matar al toro. Silencio.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de El Bibio, Gijón. Quinta de feria. Corrida de toros. Más de tres cuartos de entrada.

Seis toros de Garcigrande.

El Juli, ovación y oreja. 

José María Manzanares, ovación y oreja. 

Alejandro Talavante, oreja y silencio. 

Dejar respuesta