Las Ventas baja el listón en tarde de toreo caro de Talavante, a hombros con López Simón

0
658

Bajó el nivel de exigencia de la plaza en una tarde marcada por las circunstancias climatológicas. Talavante, faena de dos orejas al segundo; López Simón, oreja y oreja; Bautista, templado sin premio.

Redacción: JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO / FOTO: LUIS SÁNCHEZ-OLMEDO

De nuevo llegaba a la plaza de toros de Las Ventas la segunda corrida de Núñez del Cuvillo a la feria de San Isidro. Juan Bautista, Alejandro Talavante y López Simón hacían el paseíllo a las siete en punto. Bajó el nivel de exigencia de la plaza en una tarde marcada por las circunstancias climatológicas. Talavante, faena de dos orejas al segundo; López Simón, oreja y oreja; Bautista, templado sin premio.

Largo era el “Barredor” primero de la tarde, número 42, colorado de capa, nacido en octubre de 2013 con un peso de 620 kilos. Hasta en dos ocasiones se cayó tras la suerte de varas el abreplaza. Por delantales fue el quite de Alejandro Talavante. De verde hoja seca y plata entró por delante Rafael González en banderillas, siguiéndole en suerte Ismael González, de grana y azabache. César Fernández, de sangre de toro y azabache, lidió al animal. Astado noblón pero muy soso, sin transmitir. Además, la faena no tuvo conexión con un tendido que se mostró frío con la lluvia que comenzó a hacer efecto.

Suelto de salida, no se pudo ceñir Talavante a la verónica con el “Cacareo” segundo, con la buena intención de humillar pero sin terminar de romper en este prólogo de la lidia. Manuel Cid, de verde hoja seca y oro, fue el picador encargado de esta suerte de varas, guardando la puerta de malva y oro Miguel Ángel Muñoz. Trasero pero arriba fue el puyazo de Cid en primer lugar. A punto de derribar al caballo estuvo el toro en el segundo encuentro. Valentín Luján lidió al animal, entrando bien Juan José Trujillo pero perdiendo un pie y estando a punto de ser cogido. Bien Juan Bautista haciéndole el quite. De berenjena y azabache estuvo efectivo Julio López. Cerró Trujillo el tercio con un animal incierto en su arrancada, doliéndose en este tercio y al que el extremeño dejó fácil los pares a pesar de cortarle el astado. Expuso el malagueño. Toreando directamente flexionado comenzó una faena que fue tomando intensidad a medida que iban sucediéndose las tandas. Dos primeras por la derecha, buscando siempre la colocación, fue el trasteo del extremeño. Con la zurda llegó muchísimo a un tendido que tenía ganas de esa faena de Talavante, llegando con fuerza arriba mientras toreaba por abajo. Faena medida, terminando con doblones por la derecha, un larguísimo natural y una estocada que tiró pronto al animal. Dos orejas.

Más despegado del suelo era el primero del lote de López Simón, un animal que parecía estar lastimado y perdiendo las manos desde la media verónica. Tito Sandoval, de marino y oro, picó al astado, que fue devuelto. De Conde de Mayalde fue un sobrero al que banderilleó por delante Yelco Álvarez, siguiéndole en suerte Jesús Arruga muy fácil en su par ante la lidia de Vicente Osuna. En las dos primeras tandas conectó López Simón, llegando arriba por la mano derecha pero sin terminar de crujirse. Cogido resultó en una de las series, no siendo corneado pero cayendo el animal encima del matador de forma fea. Ya repuesto, volvió a torear por la diestra y fue prendido a la hora de entrar a matar. Oreja.

Un auténtico aguacero caía en la salida del cuarto de la tarde, segundo del lote de Juan Bautista. Galleando por chicuelinas dejó el toro Bautista en el caballo de Francisco Ponz “Puchano”, que tuvo que enfrentarse a las dificultades de la situación. Peligrosísimo estaba el ruedo en el momento en el que César Fernández puso el primer par de banderillas, sobreponiéndose a las circunstancias. Manejó bien las alturas y las distancias el torero de Arles para construir una faena en la que mantuvo la serenidad ante lo que tenía delante. A pesar del auténtico aguacero que proseguía cayendo, firme estuvo el torero para dejar compases templadísimos. Pinchó en la suerte de recibir a la primera, consiguiéndolo a la segunda. Gran faena del francés, que dejó momentos  de mucho calado, pero el problema llegó cuando la gente no pudo sacar pañuelos por la situación meteorológica.

“Pajarito” llevaba por nombre el quinto, un animal que nació en octubre de 2013. Miguel Ángel Muñoz, con chaquetilla malva y oro, picó a este animal, sobreponiéndose a las circunstancias por la constante lluvia que estaba cayendo. Trasero pero arriba fue el puyazo del picador. Con prontitud se arrancó al segundo puyazo. Juan José Trujilo, de Soraya y plata, puso el primer par con el piso peligrosísimo. Inspirado en el inicio de faena, dejó compases encajados por la mano derecha con la plaza respondiendo a la proposición del extremeño. De media en buen sitio mató el extremeño, escupiéndola el toro; no acertó en las siguientes. Fue ovacionado.

Abierto de cuerna era un sexto al que saludó con verónicas a pies juntos Alberto López Simón. Ángel Rivas picó a un animal en el que destacó en la siguiente vara. Vicente Osuna por delante y siguiéndole Jesús Arruga dejaron su impronta palos en mano con todo un tío, además, con las adversas condiciones del ruedo. Transmisión tuvo el inicio de su faena, en la que se quedó muy quieto. Dos tandas quedándose en el sitio fue el trasteo del madrileño, que prosiguió al alza una faena con el toro respondiendo. Mató de estocada efectiva. Nueva oreja.

FICHA DEL FESTEJO

Décimo octava de la Feria de San Isidro. Corrida de toros. Casi lleno.

Toros de Núñez del Cuvillo. 

Juan Bautista, silencio y ovación. 

Alejandro Talavante, dos orejas y ovación. 

Alberto López Simón, oreja y oreja. 

Dejar respuesta