NOVILLADA MANIZALES: LA LLUVIA CAMBIA CARAS

0
501

Redacción: Héctor Esnéver Garzón Mora – Enelcallejon.webnode.es – Web Aliada

La lluvia nunca ha sido impedimento en Manizales para la tauromaquia pero lo vivido en la Novillada de Feria climáticamente hablando, debió tener otra reflexión diferente para que los resultados fuesen más favorables

Manizales – Colombia. Con la venia de todos me permito hacer uso de uno de los adagios más conocidos para describir el por qué la lluvia cambia caras. “Obras son amores y no buenas razones”… Pues bien, con el torrencial aguacero que abrigo toda la tarde La Monumental de Manizales debieron ser más sensatos en la toma de decisiones (apoderados, actuantes, palco alto), pues el agua cambio literalmente las caras de la realidad de lo que podía haber sido. Contrario a lo que viven los novilleros, que torean poco por infinidad de razones, había sido mejor posponer la novillada para otro día en horas de la mañana, por ejemplo para el próximo jueves 11 de enero ya que el festival benéfico es en horas nocturnas  y no se había traumatizado creo nada. Una de las razones más fuertes era la integridad de los actuantes, el torear con el agua a los tobillos, con una superficie jabonosa, con un terno más pesado de lo habitual y unos trastos casi inmanejables, incrementando los riegos y sin sabores a triunfo no tiene sentido, de gladiadores pasando a sobrevivientes sin deleitar la liturgia, es insulso el esfuerzo, pero bueno, por fortuna todos los toreros salieron ilesos.

Otra cara cambiada fue la de los Novillos Toros, pues a veces se nos olvida que los factores climáticos también influyen en estos bellos, místicos y gregarios animales, por más que traigan casta, bravura, nobleza, clase, su ritmo cambia, el sentir el agua golpeando sus lomos, el cambio de la temperatura corporal, la inestabilidad para estar de pie y otro mundo de factores, hacen que su reacción natural cambie y se vayan a abrigarse, a recular, a calamochear al ser citado, a frenarse y a todo aquello que se vio en el albero manizalita, dejando así, una relativa evaluación a unos Astados de Achury Viejo que por hechuras decían que había buena condición.

La cara más cambiada… la del público, pues no pueden expresarse como quisiera por estar abrigados con las capas impermeables o por la incomodidad de la gigantesca aglomeración de personas en las zonas donde se pueden abrigar de la lluvia, además de pasar momentos intensos de incertidumbre por todos los riesgos vistos en cada uno de los tercios. Estoy casi seguro que muchos de los asistentes salieron desanimados, aparte de mojados, con un incierto fuerte… cómo hubiese sido esto con un clima más favorable.

Obras son amores y no buenas razones… buenas razones para continuar con la novillada sobraban, pero la obra mas amorosa para que triunfaran ganadero, actuantes y público era buscar otro espacio para que la lluvia no cambiara la cara de lo bueno o extraordinario que hubiese podido ser esta Novillada de la Feria No 63 de Manizales.

Ficha del Festejo:

Monumental de Manizales – Martes 09 de Enero, 2018 – Novillada de Feria – Novillos Toros de la ganadería Achury Viejo, correctamente presentados y de juego variado. Sebastián Cáqueza: Palmas y silencio. Andrés Bedoya: Palmas y palmas. Santiago Fresneda: Oreja y silencio tras tres avisos. Media Plaza.

Dejar respuesta