CALI: NOVILLEROS Y NOVILLOS… LO QUE TIENEN

0
1647

Redacción: Tomás Mondragón Ortiz

Diferentes notas y facetas a sus protagonistas, el resumen de una novillada nocturna en la Copa Champañera.

Cali – Colombia. La novillada de Toros para Todos en la ciudad de Cali, dejó ver diferentes notas y facetas a sus protagonistas. Los espectadores en la plaza de toros de Cañaveralejo, cerca de cuatro mil, disfrutaron con los matices de los novillos de Rocha Hermanos.

Los Ejemplares de esta legendaria dehesa fueron bien presentados, muy en Conde de La Corte, armados en general, negros y largos en conjunto, de variado juego, dos bravos y encastados, uno que se fue más, un manso de bola y tres mansos bravucones y complicados. Todos fueron al caballo y recargaron.

Los novilleros no se guardaron nada, mostraron deseo y entrega, buscaron por cada sitio, y a los más complicados también les hicieron bien las cosas:

Juan Camilo Alzate comenzó con el arrojo, en su larga cambiada, en las verónicas el novillo se paraba y no terminaba de pasar, en la vara se le midió y en la brega se dio recorrido. Lo cambio en los medios y le aprovechó la inercia, ante mayor recorrido y buena muleta la faena tomó vuelo y atacó desde lo alto la música, tuvo tandas variadas, por ambos pitones, los primeros derechazos fueron justos y medidos, quiso tandas más largas, en donde el novillo volvía pararse, recomponía y volvían los oles. Los naturales de su primera tanda, con la mano más baja fueron importantes. Se alargó la faena y de descubrió un poco el torero, haciendo que el ejemplar se le colará en un par de ocasiones. La estocada completa le otorgó la primera oreja la noche.

El segundo, tuvo son y recorrido en bravo, Sebastián Cáqueza mostró también su determinación y arrojo, recibiéndole de rodillas, luego instrumentó buenas verónicas. La faena tuvo continuidad, logró templarse la mayoría de veces y darle el recorrido al encastado ejemplar por ambos pitones, la música sonó, tarde, para acompañar una faena de buena transmisión. La espada lo privó de cortar las orejas.

Ante el mejor novillo de la noche, el novillero de Sogamoso Juan Sebastián Hernández, mostró sus condiciones, hizo las cosas con mucha soltura, andando en torero, de notas altas algunos muletazos, y otras en las que el toro le complicaba por su prontitud. Tuvo un desarme que le bajó nota a su faena, le hizo perder la colocación y acortó las distancias, algo que el bravo ejemplar le protestó con mucha raza. Faena de dos orejas, que con un pinchazo y descabello, alcanzo para la oreja.

El cuarto, manso de bola, parado sin ninguna posibilidad para el ecuatoriano José Andrés Marcillo. Que no quiso quedarse sin mostrarse en Cali, y por él hubo séptimo toro. Un ejemplar, manso y bronco, que buscaba arrear más que embestir, el ecuatoriano sorteo bien la papeleta, estuvo en lidiador, siempre por encima del astado, tuvo variedad en las distancias, los terrenos y las alturas, para no quedarse sin ningún espacio para buscar que le embistiera el de Rocha, ahí queda para volverle a ver.

El Caleño Juan Manjarréz, dejó destellos de todo un poco, colocación, lidia y mando, ante un ejemplar muy pegado al piso, soso y manso, resolvió la papeleta ante quien no embiste pero complica. No se dejó y mostró su evolución y su andar en torero por España.

Igual pasó con Santiago Viloria, de buenas presentaciones por España y en la reciente feria de Toros y Ciudad en Manizales. Siempre en torero ante un ejemplar manso y bravucón, al que el novillero de San Pedro de Los Milagros, le dio todas las ventajas, en el tercio y en las tablas. No se descompuso, le porfió y logró estar por encima de las condiciones de su antagonista.

Cada uno presentó el examen y hará su balance, el ambiente de novilleros y ganaderos fue de haber cumplido, cada uno sabe lo que tiene, lo que ha hecho, lo que trae y lo que dejó ver, el público disfrutó y la feria comenzó.

Hoy sábado a las 4 pm, será la primera corrida con los toros de Dosgutiérrez para Pepe Manrique, Cristóbal Pardo, Gustavo Zuñiga, el mexicano Antonio Lomelín, David Martínez y Camilo Pinilla.

Dejar respuesta