MANIZALES: NOVILLADA PARA CARNET

0
925

Redacción: Héctor Esnéver Garzón Mora – Enelcallejon.webnode.es – Web Aliada

Novillos de buena presentación, exigentes, algunos con bondades y un sexteto novilleril con muchas ganas, arrojo y pidiendo a gritos mas escenarios para adquirir oficio.

Bogotá – Colombia. La noche de apertura de la feria novilleril mas importante en la actualidad -Toros y Ciudad- dejó muchos sabores, varias reflexiones y un encantador aroma de que la fiesta sigue más viva que nunca, los aficionados acudieron masivamente y creo ese es el termómetro para decir que el ritual del toro bravo es parte de la dinámica del mundo en su verdadera esencia.

Con referencia a lo escenificado en el albero manizalita sobresalen varias cosas, en primera instancia destacar la impecable presentación de los erales, da gusto ver el respeto por la tauromaquia en las hechuras de los protagonistas, ajeno a lo que puedan traer dentro, que sin tener una escala referente de medición de la bravura, se sabe que el astado de lidia refleja en un solo animal infinidad de matices, el arte está en acondicionar la técnica para suavizar, marcar y propender el arte.

Los seis novilleros sin medida dieron lo suyo, como cuando en el coloquio de amigos se aporta para un fin, cada cual aportó con lo que posee, naturalmente en recursos técnicos y oficio fue notorio que unos tuviesen más que otros y el examen con lo de Rocha Hermanos era exigente, rígido, en pocas palabras «sin probaturas»… Pues ello nos lleva a destacar a dos de los actuantes: Manolo Castañeda y Julián Páez.

Manolo Castañeda encontró al noble «Extremeño», ejemplar que aportó por la virtud de la movilidad presta, pronta, pese a que le costaba humillar en las acometidas, así sin dejar a un lado algunas cosas por corregir, como el no acudir al aplomo, logró destacar en la apertura del ciclo taurino manizalita, merecidamente dio vuelta al ruedo por el conjunto exhibido, capa, rehiletes, muleta y suerte suprema.

El segundo destacado de la primera novillada sin caballos de Manizales fue Julián Páez, el más chico de la terna, la verdad sea dicha el un joven con futuro en este duro oficio, está fundamentado, maneja todos los tercios, conecta rápido con los tendidos y sabe descifrar con prontitud lo que tiene por delante, creo que con oficio tendremos un esperanzador artista, casi que sin ser encimista, si la suerte suprema hubiese tenido más efectividad y colocación hubiese llevado trofeo.

Ficha del Festejo

Monumental de Manizales – Jueves 12 de octubre – 2017 – Feria Toros y ciudad – Erales de la ganadería Rocha Hermanos bien presentados, exigentes y de juego desigual. William Villamil: Palmas tras aviso. Manolo Castañeda: Vuelta al ruedo. Daniel Garzón: Leves Palmas. Manuel Jiménez: Leves Palmas. Andrés Castillo: Palmas tras aviso. Julián Páez: Vuelta al ruedo. Aforo: Casi lleno.

Dejar respuesta