CONSULTA BOGOTANA CAE

0
530

Redacción: Héctor Esnéver Garzón Mora  – Enelcallejon.webnode.es – Web Aliada

En estos momentos económicos tan sensibles, invertir en un capricho que avaló la respetada Corte Constitucional, se cae por propio peso, se deben solucionar primero los temas sociales que aquejan a la ciudad, brindar calidad de vida a los bogotanos y luego sí pensar en atropellar los derechos de una minoría.

Ubaté – Colombia. La noticia del momento para el morbo amarillista es la no realización de una consulta para vetar la realización de los espectáculos taurinos en la Capital de la Republica, una intención que lo único que pretende es dar rueda suelta a un capricho populista mediático para distraer la opinión pública.

Visito periódicamente la ciudad de Bogotá y veo con tristeza cómo se ha incrementado el deterioro de las vías, jocosamente podríamos decir que hay «vías en los huecos», la intervención del ente encargado es lento y casi invisible (sobretasas a la gasolina ¿dónde están?). Usar el Transmilenio se volvió una aventura, las rutas inexplicablemente siempre están al tope ¿no habrá más presupuesto para mas articulados?, ¿quien tiene tan mal organizado el servicio?… Los Centros Médicos Distritales no dan abasto, permanecen en una constante deficiencia y todos los días vemos ya casi con indiferencia los dramas de los humanos que son lamentablemente víctimas de estas situaciones… Y no hablar del caos aún latente del habitante de calle… la lista es larga.

De abonar que hubo un gesto racional, no hay $42.000´000.000.oo para realizar la consulta que siendo honesto no daría un concepto real, los términos de medición la harían ser desierta y esos recursos literalmente se perderían… Un detrimento patrimonial evidente… Y lo triste es que el Distrito dejaría de percibir por este capricho de anular la actividad taurina alrededor de $1.500´000.000.oo anuales.

Ojalá venga una reflexión más sincera por parte de los promotores de tan desacertado capricho y Colombia de verdad sea una Nación democrática, autónoma y libre en el marco de una identidad cultural ya fundamentada hace varios siglos.

Dejar respuesta