Todo Cuenta… Se Deben Cuidar los Detalles

0
155

En el arte de los toros cada detalle cuenta, más cuando por delante se tienen astados de exigencia y novilleros que aparte de corazón amor y ganas no han podido sumar oficio.

Redacción: Héctor Esnéver Garzón Mora

Manizales – Colombia. Se abrió la feria taurina de Manizales en su sexagésima séptima (67º) versión, con una novillada muy interesante de la ganadería de Achury Viejo, encaste Conde de la Corte – Jandilla y con una terna de novilleros que gozan de credenciales pese al poco oficio dado en los últimos años, de paso destacar que es meritorio el afrontar un compromiso tan grande en una plaza de primera categoría, pese a las realidades vividas por cada chaval (joven), pues bien es sabido que se han reducido las labores camperas y la cabaña brava en Colombia.

Cada escenario, recinto o templo taurino tiene unas características que lo identifican, desde la parte arquitectónica de los cosos hasta sus públicos, por eso detalles se establecen una serie de componentes que favorecen los éxitos. Las Ventas de Madrid a parte de su capacidad y ruedo se caracteriza por la seriedad de sus toros y la exigencia de su público sobre todo los aficionados de hueso colorado del tendido siete; Bilbao cuida mucho el trapío (condición fenotípica) de los bureles. Pamplona vive el toro por las calles en las callejas en horas tempranas (conocidos como San Fermines) y luego entre cánticos y algarabía las tardes solemnes. En Manizales uno de sus emblemas es el oficio de los monosabios, el calor de sus gentes en los tendidos y el cuidado de la “lenteja” que hace el albero de la Monumental. Pues ahí quiero parar para aportar a lo que sigue de feria. La verdad sea dicha, la arena de la bella plaza de Manizales ayer presentó varios lugares muy sueltos, hizo que los astados fueran a tierra en varias ocasiones, se podría confundir con blandeo de los bureles, pero no fue así, el piso influyó muchísimo.

El otro detalle a cuidar, que en caso es para futuras comparecencias de los actuantes de esta terna, es que el toreo fundamental es básico, se debe cargar la suerte, cruzarse al pitón contrario, determinar las distancias, dar los tiempos entre tandas, dosificar las mismas de acuerdo al fondo y condición del novillo, buscar los terrenos que favorezcan la buena expresión y, sobre todo, establecer su mando. Se tenían muchas voces desde el callejón y creo, con el mayor de los respetos, que solo a una persona se debe acatar, al de confianza, al Maestro o forjador, pues los subalternos, a quienes admiro y respeto muchísimo, deben estar más en alerta dentro de su oficio y si en algo ayuda replicando la voz del mentor, si pasar a la opinión, eso ayuda más a quien está por delante.

Por último, el detalle más valioso a cuidar en estos momentos donde la fiesta brava está siendo absurdamente atacada por “personillas” que poco tiene que dar en un liderazgo y buscan estatus y poder, escondidos en el absurdo del prohibicionismo (pues el estado de derecho abriga la libertad, si no lo saben y conocen) para lograr el propósito egoísta que tienen como meta, es que el ritual supremo se ejecute con los elementos de calidad, vimos aceros desgastados, poco cuidados, que hicieron pasar fatigas y desdibujar la acción más verdadera de la liturgia taurina… Toda cuenta… se deben cuidar los detalles.

No olviden que estamos entregando el toro a toro cada tarde a través de nuestras cuentas twitter: @enelcallejon  y @voyalostoros ¡Siganos para que estén bien informados!

Dejar respuesta