La espada se lleva el triunfo para De Manuel y José Antonio Valencia

0
145

PRIMERA CORRIDA – FERIA DEL SOL:
La espada se lleva el triunfo para De Manuel y José Antonio Valencia. Todo ello ante un lote muy a menos en cuanto a juego se refiere de la ganadería caroreña de Los Aránguez.

Redacción: RUBEN DARIO VILLAFRAZ – @rubenvillafraz Fotos: Federico Montes

La corrida del hierro de Los Aránguez en la primera función de la edición de este año de
la Feria del Sol ha dejado mucho que desear en cuanto al juego se refiere. Decía el gran
maestro Pepe Alameda, que los toros no tienen palabra de honor, y vaya que los pupilos
de don Jesús Riera no llenaron las expectativas tejidas, esas que tenían tanto toreros
como quienes casi coparon más de media plaza de aforo cubierto, en tarde ventosa y fría
mediado el festejo.

Sería una tarde desapacible, tanto en lo artístico como en lo que a final quedaría en la
retina de quienes tuvimos presentes, donde lo más interesante recaería en las manos del
diestro madrileño Francisco de Manuel, quien a la postre cortaría la única oreja de la
función, tras una labor de empeño y temple, colofonada con un espadazo fulminante. El
Fandi reapareció de su operación de columna lumbar cumpliendo su papel de torero de
banderillas, pues en la muleta, tanto por los toros, como por la disposición del mismo
torero quedaron en el debe. Mientras el debutante José Antonio Valencia, dejaría ir por la
espada posible trofeos auriculares, en labor de variedad y entrega ante el público.

La tarde la abrió la esperada reaparición de El Fandi, torero idolatrado en este ruedo, el
cual se toparía con par de ejemplares que pocas opciones dieron al atlético espada que
solo luciría en banderillas su particular tauromaquia, pues ni con el capote ni micho menos
con la muleta estuvo al nivel de las expectativas tejidas. Fue que tampoco tuvo materia
prima de lucimiento, animales que luego de los impecables puyazos en lo alto de su joven
piquero se tornarían apagados, sin alma ni motivo para transmitir emoción alguna. En
ambos se le silenció, y a fe que ya es hora que podamos ver otras opciones de toreros de
este corte, que los hay, y en especial les hace fiesta a todo tipo de toros, incluso aquellos
como los que ayer le correspondió el mencionado coleta granadino.

Lo más artístico de la función vino en las manos de un templado Francisco de Manuel, el
cual no escapó del infortunio de caer en sus manos par de astados de escasas opciones,
donde lo que les faltaba en sus embestidas lo colocó el espigado torero madrileño. Asi
sucedió ante su primero del lote, animal el cual a base de mucho temple y firmeza, supo
sacarle partido, en especial por el lado derecho, donde se jactó de par de series de
meritoria expresión. Pero lo mejor vino en una tanda por naturales, donde se rompió el
torero en llevar largo y detrás de la cadera las remolonas embestidas del animal. Una
pena que dos pinchazos y cinco descabellos dejaron su esfuerzo en tímido
reconocimiento.

Nuevamente se la jugó con el quinto, animal fuera del tipo de lo que es esta ganadería,
alto y bastote, el cual llevaría con suavidad con el capote, para asi mismo cuidarle en
varas, y luego en la muleta, de nuevo hacer gala de una firmeza y conocimiento de
distancia y toques para no quebrantar más de lo debido las irregulares embestidas de un
animal que le exigió sitio y el bagaje de quien esta puesto en la cara del toro. El espadazo
en lo alto, ligeramente tendido dio opción esta ocasión a la concesión merecida de una
oreja, la única del festejo.

La presentación en suelo nacional del joven y menudo torero carabobeño José Antonio
Valencia, no estuvo exenta del desencanto de ver como por el errático uso de la espada
se le iba un posible triunfo. Valor y entrega a raudales sacó a relucir el ultimo eslabón de
la dinastía Valencia, ante dos toros que no le colocaron fáciles las cosas, como lo fue su
primero, otro toro que luego del único puyazo recetado se vendría a menos, lo que motivó
a que lo que les faltaba a estas embestidas lo colocara José Antonio, al que se le nota el
verdor de sus ansias y deseos de figurar en esta durísima profesión.
Como veníamos diciendo, en ambos toros hizo méritos para “tocar pelo” si no es por el
errático uso de la espada, materia que tiene pendiente para no pasar fatigas ante astados
de más complicada opción.

Salíamos de la plaza un poco cabizbajos. El elemento toro, fundamental en esta fiesta nos
dejaba con las ansias de haber visto un poco más que simples detalles, esos que para
muchos quienes estuvimos en la plaza pasan desapercibidos. Muchas veces los que se
convierten en contenido y centro de una crónica como esta.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de Toros Monumental “Román Eduardo Sandia” de Merida
Sábado 10 de febrero de 2024. I corrida de feria

Con poco más de media plaza (aproximadamente 9 mil personas), en tarde entoldada y
fría, con ráfagas de viento, se han lidiado seis toros de la ganadería LOS ARÁNGUEZ
(Jesús Riera), en su conjunto descastados, rajados, parados, y a menos en su conjunto.

Pesos: 430, 530, 453, 453, 444, 476 y 443 kilos.

“EL FANDI” (Berenjena y oro con cabos blancos): Silencio en ambos.
FRANCISCO DE MANUEL (Azul marino y oro con remates blancos): Silencio tras aviso y oreja.

JOSÉ ANTONIO VALENCIA (Blanco y plata): Palmas tras aviso en ambos.
Incidencias: Entre las cuadrillas destacaron las varas de Manuel Sánchez, de la cuadrilla
de El Fandi, y Carlos Álzate en la cuadrilla de Francisco de Manuel, y en la brega José
Linares “El Yoni”. *** La corrida comenzaría con el retraso de 45 min de la hora estipulada.
*** Presidió festejo el Dr. Frank Castillo Salazar, sin eventualidades en el curso del festejo.

Dejar respuesta