Cali: Mondoñedo Celebra y Blanquea

0
192

Ante un encastado y aplaudido encierro, con un tercero de vuelta al ruedo, los toreros se fueron en blanco. Ferrera y Castrillón dieron sendas vueltas y Escribano saludó por partida doble…

Redacción: Jorge Arturo Díaz Reyes – https://todotoroblog.blogspot.com/

Cali – Colombia. Para celebrar su centenario en Cali la divisa decana trajo cuatro castaños y dos negros listones de poco volumen, leña y romana (460 kilos promedio). Pero a cambio, de mucha casta, que pelearon en varas, persiguieron banderilleros y atacaron de largo las muletas hasta que se desfondaron. Por contraste el tercero, al que se le dio la vuelta al ruedo porque duró más, fue el único que se repuchó del peto. Encima las lidias que podrían haber tocado pelo, fueron emborronadas con la espada. Las del segundo, tercero, cuarto.

Antonio Ferrera, cauto, distante y escaso con el primero, al que puso una espada baja, se extrovirtió con el cuarto dando paso a sus inspiraciones y caprichos. Puso al toro en suerte para Cayetano Romero desde la boca de riego dejándolo galopar pronto desde allí para una ovacionada vara. Quite al estribo, con verónicas, farol y media plausibles. Alternó con Escribano en banderilla y el último par, a topacarnero caminando raudo hasta la cara, detonó la plaza. Brindó a un niño de palco y se puso de rodillas en los medios para cuatro derechas en redondo, ligadas y templadas firmadas con uno de pecho. Bueno y emotivo toreo a diestra y siniestra, incluyendo en la tanda de siete unos naturales aislados preciosos. Cuando el toro desistió se acunó, con la complicidad parroquial que le quería premiar. Pero citando a veinte metros pincho tres veces y atizó una estocada honda sin puntilla, dando una celebrada vuelta al ruedo.

El debutante Manuel Escribano, con oficio y poder manifiestos frente a su lote, y gran predicamento con el tendido, en la buenas y en las malas. Pese a la portagayola al quinto, lució poco de capa, mucho en banderillas y también con la muleta en sus dos toros hasta que ambos tocaron fondo. En cambio, con la espada, erró en el segundo pinchándolo dos veces y descabellándolo sin estoquear. Al quinto le mató bien, arriba y de una, pero su musicalizada y jaleada faena iniciada de rodillas y con tandas limpias, a medio camino se diluyó en el desfondamiento del toro. No valió el arrimón final ni la digna eutanasia. En las dos veces fue sacado a saludar.

El paisa Luis Miguel Castrillón, torero fino, bordó la faena de la tarde. Con “Tocayito”, el tercero. Enrazado, noble , humillador y de más kilometraje que sus hermanos. Castaño, de 456 kilitos y amable de cara, se repuchó desvergonzadmente al primer encuentro con Reynario Bulla, pero al segundo, como si se hubiese acordado de su exigente apellido, entucó vigorosamente dándose de salida una vuelta canela que no lo mermó. Cuatro majos doblones genuflexos, derecha y pecho le cantaron las cuarenta. Ya en los medios su son y franqueza se recrearon en una muleta lenta, desmayada y dibujante, tanto por derechas como por bellos naturales, que brillaron entre otros menos. A cobre, pulmón y garganta plenas, el regusto y la elegancia de marca nacional acicateaban la parroquia. Todo viento en popa, toro, torero, toreo y público. La igualada fue minuciosa, para que no pasara lo que pasó. Un bajonazo trasero que canonica y reglamentariamente descalificaban esta y cualquier faena, aquí y en Cafarnaum. Lo ignoraron unos cuantos emperrados en obtener la oreja que Usía negó en defensa de la categoría de la plaza. Pero quizá se desmandó dando la vuelta al ruedo para el que había pecado en varas,

El sexto fue garbanzo negro, manso y parado, La brevedad no fue agradecida por muchos, pero no había de otra. Lo malo fue el fierrazo abajo del que salió Luismi corriendo en busca del olivo y arrojándose de cabeza al callejón. Así, con esa suerte tan poco airosa, terminó la milagrosa feria taurina número 66 en Cali. Gracias don Alberto García y compañía.

Ficha del Festejo

Cali. Diciembre, viernes 29 de 2023. Plaza de Cañaveralejo. 4ª de temporada. Sol. Menos de media plaza. Seis toros de Mondoñedo, pequeños ligeros de romana encastados y de poco fondo.  Vuelta al ruedo para el 3ª “Tocayito”, castaño, Nº 217 de 456 kilos. Los otros aplaudidos en el arrastre menos el 6º. Antonio Ferrera, saludo y vuelta al ruedo. Manuel Escribano, saludo y saludo. Luis Miguel Castrillón, vuelta al ruedo y silencio. Incidencias: Saludaron Carlos Rodríguez e Iván Darío Giraldo tras parear al 6º.

Dejar respuesta