Villapinzón: Así es… A Dios Rogando y con el Mazo Dando

0
152

Como es grato ver a profesionales, que por circunstancias ya manifiestas, no están toreando constantemente, pero que no pierden su calidad, su conocimiento, su trayectoria y como se acuña, empujan fuerte para ganar cupos en ferias de alto nivel.

Redacción: Héctor Esnéver Garzón Mora

Villapinzón – Colombia. Se puso punto y final a la feria taurina de Villapinzón 2022, que sin lugar a dudas tuvo una relevancia importante, no solo por el dar tres festejos con niveles altos, sino también por todo lo que reunió en el ejercicio, que no es fácil por cierto, por citar, ganaderías de prestigio, toreros con un buen historial, publico variado y en gran número y por supuesto, la atención de toda una geografía taurina nacional e internacional a través de los diferentes medios que se dieron cita para este ciclo (Canal Toros, Mundotoro, Portal Taurino, Arte y Temple, Tendido 7, Voyalostoros, En el Callejón, Puerta Grande, Revista Semana y otros tantos más). Se tendrán seguramente conceptos atinados o desatinados, se conceptualizará de acuerdo a el entendimiento de cada uno de los asistentes, se tendrán en cuenta cosas positivas y negativas como es habitual en arte taurino por fortuna, se disiente o aprecia lo visto, teniendo siempre como referente el valor grande de la tauromaquia, el respeto. Para nadie es un misterio que “siempre habrá mil corridas en una sola” porque cada toro, cada torero son únicos e irrepetibles, como lo es todo en la naturaleza del globo terráqueo.

Acercándonos más detenidamente a los cánones de la tauromaquia actual, porque la verdad ha venido evolucionando, solo basta ver en las fotografías de las décadas de los sesenta, setenta y ochenta, el solo trapío de los bureles, ejemplares que no se salían de una normalidad, que sus caras eran aparentemente cómodas, pero eso sí, que imponían ley de bravura, casta, trasmisión y tranco, llevando incluso sensaciones de miedo al tendido, sin dejar a un lado lo que a muchísimos toreros los hizo abordar: Quirófano y Cementerio; a otros, que la historia no miente, los astados en mención, dejaron en muchos cuerpos imborrables e incorregibles cicatrices o lesiones permanentes; lo que se pide hoy en casi todas las plazas, son toros llenos de trapío y volumen, tamaños imponentes, leñas más que ofensivas, uniformidad en hechuras en cada encierro, pero que muchas veces se refunde la esencia del burel, sus cualidades (casta y bravura) porque en tantas tardes de toros hemos visto astados que se vuelven “canciones de cuna” porque no muestran con ímpetu, lo que pueden hacer en esa franca liturgia del encuentro entre el instinto y la fiereza con la inteligencia y la elegancia. El trapío es importante para categorizar, plazas, toreros y figuras, pero junto a ello debe aparecer el comportamiento que da el valor respectivo a los dos protagonistas para crear esos “hitos” que trascienden en la historia, toros memorables, faenas únicas y figuras del arte del toreo que no desaparecen y son referentes como Pepe Hilo, Costillares, Belmonte, Gallito, Manolete, Dominguín, El Viti, Ordoñez, Antoñete, De Paula, Robles, El Yiyo, entre muchos otros más. La acotación viene en esta narrativa para todos aquellos que con un tono despectivo, sin argumento y desconocimiento de la reglamentación, hacen comparaciones odiosas, además de intentar con lenguajes inadecuados, desmeritan el espectáculo en una plaza de tercer nivel, allí no hay sobrero, se llevan los astados anunciados, y como si fuera poco, los toros indiferente a su presentación reviste mucha importancia, para citar un ejemplo de esta feria, en el festival hubo cornada para un torero, porque el animal de raza y con astas tiene su lidia y merece respeto. En fin…

El mano a mano de ganaderías fue interesante, en presentación se vieron claramente las diferencias entre un encaste y otro, para descifrar más, sin mucha de la hoy denominada “belleza” los Santa Coloma de Vistahermosa, fueron toros huesudos, con caras diversas, de tamaños diferentes, exigentes en su comportamiento para quienes se ponen por delante y, los Marqués de Domecq más apretados de carnes, armónicos en presencia pero que en comportamiento son abantos de salida y que en la medida que trascurre la lidia van potencializando su condición en mayor o menor medida de acuerdo a lo que traigan dentro, además, por decirlo así, de facilitar un poco más la técnica actual del toreo, pero también tienen su dificultad. Partiendo de ello, se loteo con uno de cada procedencia y así, se pusieron a prueba a los alternantes, que sin duda se vieron en la obligación de ajustar toda su expresión, conocimiento, técnica y valor para sacar partido de cada comparecencia, lo lograron sin duda alguna y creería que los trofeos venían o iban por detalles que a veces son fruto de la actividad constante, sin ir a más, la suerte suprema, que hizo al hijo de Villapinzón, así como el salmantino perder los trofeos, crudamente ahí, se firma a favor o en contra del reconocimiento.

Es importante señalar que Juan de Castilla mostró todo lo que es como persona y torero, solidario con sus compañeros, amable con el público y artista de pie a cabeza, a veces uno no comprende como un torero que ha estado en la banca, por apropiar el termino deportivo, tiene tanta eficiencia y eficacia con los aceros, tanta solvencia con los “chismes” de torear y una cabeza tan clara para hilvanar faenas de gran factura y profunda calidad, pero eso solo queda en el imaginario y la realidad es que fue el máximo triunfador de la tarde con tres orejas. Eduardo Gallo llevó dos trofeos al esportón en el quinto de lidia ordinaria, luego de conjugarse con el astado criado por el Maestro Rincón. Y en esos mismos atributos como los del antioqueño triunfador, el torero local Leandro de Andalucía, que si hubiese estado fino con la tizona había también salido en volandas. Pues es así la fiesta del toro, a Dios rogando y con el mazo dando.

Ficha del Festejo

Villapinzón, diciembre 11 de 2022 – Plaza de Toros Santa Bárbara – Última de Feria – Toros de Vistahermosa y Las Ventas del Espíritu Santo desiguales de presentación y juego. Eduardo Gallo: Silencio y Dos Orejas, Leandro de Andalucía: Palmas y Silencio con aviso y Juan de Castilla: Dos Orejas y Oreja. Incidencias: Dos buenas varas de Edgar Arandia en el 1o y 4o de lidia ordinaria. Buenos pares de banderillas de Carlos Rodríguez «Garrido» al cuarto, Ricardo Santana al quinto y de Antony Dickson al sexto. Buena brega de Carlos Rodríguez «Garrido» al primero de la tarde. Reconocimiento: Felicitar a la empresa Arandia – Segura por los esfuerzos para llevar esta feria de la provincia cundinamarquesa de los Almeidas.

Dejar respuesta