3a Manizales: Todo Extremo es Vicioso

0
153

La corrida de la Feria Toros y Ciudad de Manizales 2022 fue entretenida, significativa, con astados interesantes y actuantes conscientes de que debían aprovechar la oportunidad, lo mismo que el público que al unísono con su presencia gritaron simbólicamente libertad, libertad, libertad (Artículo 21, 25, 27, 28, 79, por citar algunos, además de Art.90 más Sentencia T-291-16)

Redacción: Héctor Esnéver Garzón Mora – Foto: Julián Velasco

Manizales – Colombia. Luego de una multitudinaria marcha llena de respeto y cordialidad hacia la Monumental de Manizales, se simbolizó en el coso caldense, este llamado a la libertad y al respeto, haciendo luego del paseíllo una vuelta al ruedo por parte de los toreros actuantes, miembros del tendido joven y monosabios de la plaza, que fue acompañada la vez, por una sonora y significativa ovación de la parroquia que colmó los tendidos de la plaza.

Ya con ese ambiente de amor al toro bravo, se continuó con la liturgia taurina en el orden acostumbrado. Saltaron al ruedo ejemplares de la ganadería local, Ernesto Gutiérrez Arango, que fueron muy bien presentados al individual, dispares en conjunto y que en juego dejaron ver varios matices, sin embargo, en esa necesidad del trapío se viene desencajando el juego, algo que es mucho más necesario en este menester: 1o devuelto por mal obrarse del remo delantero derecho. 1o (Bis) bravo, encastado, fijo, pronto, noble y con fondo. 2o manso, huidizo, noble, descastado, aunque cuando acudió metió la cara. 3o limitado en fuerza y casta, noble, fijo, zapatillerito y se desfondó. 4o con tendencia a tablas, noble, pronto, casta limitada. 5o bravo, noble, encastadito, de gran fijeza. 6o bravo, fijo, encastado, tendió a tablas, se empodero en el tramo final. En conjunto el encierro tuvo nota muy aceptable pues como se expresa, todos los dedos de la mano no son iguales.

Los actuantes evidenciaron compromiso, deseos de triunfo, ganas de hacer las cosas bien, se podría afirmar que ninguno desentonó, estuvieron a la altura de la plaza.

Ricardo Rivera desplegó el toreo fino que lo ha caracterizado, consiente de querer estar en la feria grande de la capital caldense, desplegó sin medida su concepto, en capa dejó unas acompasadas verónicas bien rematadas con una muy personal media y en muleta hilvanó una entonada faena, cargada de parsimonia, tandas justas bien trasteadas, templadas, gustándose y rematándolas con mucha naturalidad. Un pinchazo antecedió la buena estocada. Oreja

Luis Miguel Castrillón, con buenas maneras imprimió parsimonia e inteligente, sin embargo, hubo exceso de la primera virtud, cuando el burel huye hay que buscarlo con «raza» para compaginar y no llevar bostezo al tendido, eso sí sin perder la esencia, lidio en querencia y muy válido porque sacó pasajes con torería, sin embargo, se pasó de faena con lo poco ofrecido por el de Gutiérrez. Dos pinchazos, estocada y dos golpes de verduguillo. Silencio con dos avisos

Franco Salcedo se presentó muy en torero, con percal inició al hilo de tablas con dos largas de hinojos y acompasadas verónicas, que gozaron de acompañamiento y despaciosidad, en pañosa más que voluntad, pese a las buenas formas, le fue imposible hilvanar una faena de relevancia. Pesado con los aceros, escuchó tres recados de Usía.

Rocío Morelli, torera bogotana, decidida, entregada, en capa dejó un quite muy torero, con muleta hilvanó una faena de buena factura, demostró que le funciona la cabeza delante del burel, sin embargo, a veces las voces de orientación y apoyo, la equivocaron en la suerte suprema, ya había en segundo intento dejado en buen sitio el acero y la hicieron adicionar cosas que no tenían sentido, el reloj corrió hasta que encontró los tres recados de Usía. Pese a este suceso, el público reconoció su esfuerzo y la obligó a Saludar desde el tercio

Sebastián Cáqueza, torero fino de la ciudad cundinamarquesa de Choachí, evidencio deseo, entrega, inteligencia, hizo las cosas bien, en torero, pero faltó alegría, el vender lo hecho, se encajó en la misma tónica del toro, limitado de casta y su buena labor no trascendió como se quería. Un pinchazo antecedió la estocada. Oreja

Manolo Castañeda llegó a su debut con mucha decisión y arrojo, en capa luego de un intento fallido a la portagayola, entonó unas bellas verónicas que motivaron la atención de la parroquia. ejecutó la suerte de banderillas con colocación en lo alto y en una moneda, dos de poder a poder y una al violín al hilo de tablas, enloqueció al público, pero se sobreactuó, en pañosa inteligente, tiene buenas maneras de ejecución, sabe el oficio, hilvanó series con mucho contenido, pero se ganó sendas volteretas por salirse del libreto, todo tiene una justa medida, desdibujó de cierta manera lo hecho con torería. Dos Pinchazos antecedieron la estocada. Vuelta al ruedo.

Bien lo dice el adagio popular «todo extremo es vicioso», daña, desdibuja, se pierde lo logrado, en la vida, como en esta representación de la misma, ese evangelio chiquito se cumple, por eso todo debe ir a la justa medida, sin duda alguna.

Ficha del Festejo

Monumental de Manizales – Tercera de Feria – Corrida de Toros – Toros de la ganadería Ernesto Gutiérrez Arango, bien presentados al individual, desiguales en conjunto y de juego variado. Ricardo Rivera: Oreja. Luis Miguel Castrillón: Silencio con 2 avisos. Franco Salcedo: Tres recados de Usía. Rocío Morelli: Tres recados de Usía. Sebastián Cáqueza: Oreja y Manolo Castañeda: Vuelta al ruedo.

Premios:

Mejor encierro: Mondoñedo. Mejor Matador: Ricardo Rivera. Mejor Novillero: Juan Gómez Dinastía. Mejor subalterno: James Peña. Hoy se cierra el ciclo con el encuentro de Aficionados Prácticos ante ejemplares de Las Ventas del Espíritu Santo.

Dejar respuesta