De Reparto en la 1ª de Puente Piedra: La Garra de Garrido

0
123

Es admirable tener en nuestro país profesionales de plata con tanta decisión en sus quehaceres, pero lo hecho por Carlos Rodríguez Garrido es de enmarcar en la historia positiva del toreo.

Redacción: Juan Pablo Garzón Vásquez

Madrid – Colombia. Recordemos que el tercio de banderillas es una genial invención de los padres de la tauromaquia, que ha servido para alegrar la embestida del toro tras la pelea en el caballo. Es suerte airosa, ágil, plena de gracia, destreza y que, bien realizada, resulta muy espectacular porque el toro tiende a aplomarse después de la pelea con los montados y, puesto que su casta le hace reaccionar a la vara con fiereza, surgió la idea de colocarle banderillas con las que el instinto le hiciera acudir de nuevo a los cites.

La suerte de banderillas es muy rica en movimientos; si cuando el torero inicia su carrera se ha arrancado el toro, se dice que son «de poder a poder»; si el toro está pegado a la barrera y el torero también y tiene que iniciar la carrera por fuera, se dice que es un par «al sesgo». Según la forma en que se ponen reciben diversos nombres: «al cuarteo», «al cambio», «al quiebro de frente»…

Para ejecutar la suerte de banderillas es habitual que el lidiador se encargue de mover al toro para dejarlo colocado en el tercio y así sus compañeros realicen la suerte. Los banderilleros que entran en suerte se sitúan en los medios (el primero de ellos colocará dos pares, primero y tercero, y el otro el segundo). Se hace la acotación para realzar lo ejecutado por el subalterno nacional que avivó los tendidos con su valerosa decisión.

En el tercero toro de lidia ordinaria, Carlos Rodríguez “Garrido”, a las órdenes del chiguano Sebastián Cáqueza, en vista que el astado se abrigo en tablas y para no quitarle los pases que tenía en tareas de brega, tomó la decisión de en crudo ir hacia el burel y sin escatimar, colocar dos soberbios pares de banderillas que a la postre hicieron rugir la plaza Marruecos. Se destaca por el enorme compromiso con su Matador pese al riesgo eminente que tenía esa determinación.

También es deber destacar en la misma suerte las labores de Ricardo Santana, Jaime Devia y José Calvo. Los tres varilargueros citados para el festejo también recibieron palmas por la forma de ejecutar la suerte, la dosificación oportuna y la forma de manejar las cabalgaduras en los momentos de apuros: Reinario Bulla, Edgar Arandia y Clovis Velásquez.

Para hoy en la Plaza Marruecos de Puente Piedra se tiene a los toros de Ernesto Gutiérrez Arango para los Matadores Víctor Puerto, Leandro de Andalucía y Jesús Enrique Colombo.

Dejar respuesta