Jerónimo Pimentel, el Torero que Sufrió la Guerra Civil y Estuvo a Punto de Morir en Mallorca

0
39

El torero madrileño, pero afincado en Colombia, cumple 70 años de alternativa. Pasó las penurias de la Guerra Civil, estuvo a punto de morir tras una fortísima cornada en Mallorca…

Redacción: Cultoro.es – Foto: Álvaro Tavera

Madrid – España. El torero madrileño, pero afincado en Colombia, cumple 70 años de alternativa. Pasó las penurias de la Guerra Civil, estuvo a punto de morir tras una fortísima cornada en Mallorca y un día, mientras estaba de fiesta con Bing Crosby, le anunciaron que al día siguiente toreaba la de Miura en La Maestranza en sustitución de Antonio Ordóñez.

Acaba de cumplir 70 años de alternativa y 92 de edad y aún sueña que torea en Las Ventas, «pero cuando me levanto, solo pienso en que menos mal estaba soñando». Así es y así vive Jerónimo Pimentel, el diestro madrileño que estaba de fiesta con Bing Crosby y le anunciaron que al día siguiente mataba la de Miura en La Maestranza en sustitución de Antonio Ordóñez. «Y claro, una tarde que tardas en prepararla meses, tuve que mentalizarla en unas horas», dice el de Cenicientos.

Confiesa que en la Guerra la pasó «muy mal». «Por poco me voy para Rusia. Acabé de torero porque un amigo de Tomás Becerra, que fue quien me adoptó, me regaló un capote y ahí ya me jodí. El toro es un veneno y es imposible salir de ahí «reconoce Pimentel. Sus ídolos fueron Manolete y Agustín Parra Parrita: «Manolete era simpático, pero claro, no te atrevías a hablarle. En Salamanca tuve la fortuna de compartir mucho con él, y de repasarle muchas vacas», explica.

Lo más bonito para Pimentel, sin duda, fueron las salidas en hombros en Las Ventas: «Los toreros somos muy egocéntricos y ser famoso te termina gustando, el problema es cuando pegas un petardo». Tomó la alternativa en 1951 en Francia y la confirmación tuvo lugar en 1952 en Madrid; en 1957 se fue de nuestro país para Bogotá, donde se asentó, se casó y tuvo hijos.

Las tardes más duras para él las corona, sin duda, la de Miura en Sevilla que le anunciaron tan sólo unas horas antes: «Después de haberme ido de casetas con Bing Crosby -cantante y actor estadounidense y uno de los primeros artistas multimedia-, me entero a las 4 de la mañana que sustituyo a Antonio Ordóñez ese día. Esas corridas toca sufrirlas al menos un mes antes, y a mí me tocó prepararla en 6 horas. La resaca se me pasó en el paseíllo «Y, sin duda, la tarde más dura de su carrera acaeció en Palma de Mallorca, festejo en el que un toro le dio una cornada muy fuerte que casi le quita la vida.

«Creo que he sido el único torero que ha rechazo a Pepe Camará como apoderado»

«Como torero yo era muy bueno, la pena fue que perdí muchas orejas por la espada. Era muy rebelde y me peleé muchas veces con los que tenían el poder. Creo que he sido el único torero que ha rechazo a Pepe Camará como apoderado. Todos soñaban con su apoderamiento, y cuando me lo propuso yo le dije que no», reconoce.

«Se pasa mucho miedo, y los toros pegan, pero gracias al toro yo hice mi familia y si pudiera lo volvería a hacer. Yo nunca me corté la coleta, estoy en activo, lo que pasa es que con la edad que tengo no me puedo girar», explica. Y vuelve a confesarlo: «Muchas veces sueño con que vuelvo a torear en Las Ventas, pero cuando me levanto, solo pienso en que menos mal estaba soñando…».

Un homenaje en agosto de 2018 en su localidad natal, Cenicientos

Pimentel, también empresario y ganadero en tierras americanas, recibió un merecido y sentido homenaje en su localidad natal el sábado 11 de agosto de 2018, cuando se descubrió el azulejo con el que se puso su nombre a la plaza de toros local y se inauguró el museo taurino con una gran colección de piezas del torero corucho. Posteriormente tuvo lugar una clase práctica de la escuela de Navas del Rey, con la dirección de lidia de Alberto Aguilar y excelentes añojos de El Torreón.

Dejar respuesta