Cañaveralejo Triunfalista

0
130

El tercer festejo de la feria taurina en la ciudad de Cali, dejó un sabor triunfalista y bullidor, pero con detalles muy importantes, esos que quedan en la retina y grabados como importantes.

La empresa Tauroemoción contrató un fuerte cartel para el tradicional 28 de diciembre, el público respondió y disfrutó.

La corrida de Vistahermosa regresaba luego de 30 años, fue una corrida justa de presentación y juego.

Bolívar estuvo muy bien, de enfermero, de torero con pozo, muy encima de sus ejemplares a los que instrumento paces de gran factura con suavidad y acompañando con la cintura, el sitio fue fundamental para que sus faenas calaran en el público, ocultando esa justa casta de los astados, siempre templado el medio muletazo, enganchando con suavidad, sobó, consintió y mandó en la justa medida que ofrecían los toros.
La espada le negó la oreja en el primero, la cual si cortó en su segundo, dejando una buena presentación con conocimiento y muy encima de las opciones brindadas.

Talavante tuvo una tarde de tres orejas, dos de ellas simbólicas, ante el largo indulto que concedió con desacierto la presidencia.

En su primero lució buenas Verónicas, ejemplar que embestía con andares cancinos y soseria.

Alivió los lances, intentó el juego de alturas, algunos pases más templados que otros, una buena espada y la oreja.

Relicario fue un ejemplar encastado, noble, repetidor y con calidad, instrumentó pases de diversas facturar, tuvo dos naturales de ensueño, largos, lentos, templados de total regusto, el público entregado, también vio al Talavante bullidor, encimista, dándole continuidad a la faena que se fue en euforia, por momentos también estuvo el Talavante abandonado, encimismado, resolutivo, un indulto largo y las dos orejas.

Emilio de Justo corto dos orejas a su primero, una figura semidesmayada, mandando y toreando con mucho arte, los naturales de uno en uno fueron exquisitos.

Tuvo que provocar mucho la embestida y nunca perdió el temple.

Su segundo descastado, sin son, no permitió el acople y pesado con la espada.

Luis Bolívar silencio tras aviso y oreja.

Alejandro Talavante oreja y dos orejas simbólicas.

Emilio de Justo dos orejas y silencio tras aviso

Dejar respuesta