Vistalegre: Novilladón de El Freixo Para Seguir Cotizando al Alza a Tomás Rufo

0
131

Antonio Grande paseó una oreja, tres se llevó al esportón Tomás Rufo y fuertemente herido resultó Manuel Perera, prendido en el vientre por el tercer novillo del festejo. Extraordinario encierro.

Redacción: Javier Fernández-Caballero – Cultoro. es – Web Aliada – Foto: Luis Sánchez Olmedo

Madrid – España. Una novillada de El Freixo se lidiaba, esta tarde de lunes, en el Palacio Vistalegre de Madrid dentro de la quinta del abono carabanchelero. Antonio Grande, Tomás Rufo y Manuel Perera trenzaban el paseíllo en el coso.

Antonio Grande, con hambre de novillero ante el primero, al que le pasea una oreja: Lo de Antonio Grande con el primero de la tarde fue una declaración de que, cuando uno quiere, encuentra la forma de hacerlo. Es cierto que se encontró con un novillo humillador, con mucho ritmo y entrega, pero también se la dio él desde que se abrió de capa de rodillas para pegarle verónicas con cadencia y compás. De pecho hacia adelante fue el quite a la verónica, de echar el capote con los vuelos hacia el morro y engancharlo con una tremenda precisión. De rodillas fue el inicio de faena de muleta, buscando la profundidad y la largura en el muletazo. Cuando más entregado estaba el novillo y más ha querido el joven romperse con el de El Freixo, encontró el toreo al natural, echándole los vuelos con mucha sensibilidad y logró transportarlo hasta el final. Los pases de pecho fueron a la hombrera contraria. Tras pasaportarlo con el acero, paseó una oreja.

Tomás Rufo, también oreja de otro buen segundo de El Freixo: Hambre también mostró el toledano Tomás Rufo para saludar al segundo, animal al que quitó por chicuelinas. Buen tercio de banderillas de Sergio Blasco y Fernando Sánchez. Al público fue el brindis de Rufo, que aprovechó la nobleza, humillación y calidad de otro buen novillo de El Freixo para buscar el toreo por abajo. Entregado el de Pepino, llevó embebido en las telas al animal hasta conseguir conectar por su forma de trazar con mano baja al astado de El Juli. Más metido entre los pitones en el último tramo del trasteo, logró convencer a un tendido que pidió dos orejas pero el palco sólo concedió una. Buena fue la estocada del novillero y el puntillazo de Fernando Sánchez.

Gravísima cornada a Manuel Perera en el tercero: A la puerta de chiqueros se fue Manuel Perera a recibir al tercero con el capote a la espalda, dejando varias saltilleras quietísimo pero con poco eco en el tendido. Por tafalleras quitó el extremeño y Javier Valdeoro destacó en banderillas. Brindis al público e inicio de faena en el que se echó de rodillas y el novillo quería comerse las telas por abajo. Extraordinario animal, aguantando el trazo largo y teniendo una gran duración que aprovechó el joven para llevar largo y embebido en las telas. En el trance final, el animal hirió en el abdomen al joven, siendo trasladado a la enfermería.

Antonio Grande, ovacionado en el cuarto: Ovacionado resultó Antonio Grande en el cuarto, un novillo también con posibilidades, pero en el que la plaza estaba aún sumida en la fortísima cornada en el vientre que se llevó Manuel Perera. Trazó con técnica y ligó las series con verdad, recogiendo finalmente en el tercio las palmas del tendido carabanchelero.

Tomás Rufo, dos orejas de la extraordinaria calidad del quinto, que brindó a Manuel Perera: De nuevo Tomás Rufo aprovechó al extraordinario quinto para hacer el toreo que lleva dentro: desde que se abrió de capa, el animal de El Freixo mostró una calidad extraordinaria. Sólo quería telas y sólo las quería abajo el astado de El Juli, viniéndose algo a menos en el último tramo de la obra pero aprovechando en la distancia corta Rufo la calidad del astado. Todo lo hizo por abajo y todo lo hizo con entrega y verdad el toledano, que brindó el astado a Manuel Perera mientras estaba siendo intervenido en la enfermería por el doctor Enrique Crespo.

Antonio Grande se encuna entre los pitones de un sexto a menos: Más parado fue el sexto, que Antonio Grande también brindó al compañero herido. Animal que mostró también buen viaje -a excepción de una colada al joven- pero que se le paró soberanamente en el último tramo de la faena. El joven se encunó entre los pitones, escuchando palmas tras pasaportar al animal.

Ficha del Festejo

Plaza de toros de Vistalegre, Madrid. Quinta de Feria. Novillada picada. Unas 1.000 personas en los tendidos. Novillos de El Freixo, completa en su conjunto y de la que sólo se paró el sexto. De condición humilladora y con codicia los cinco restantes. Antonio Grande, oreja, ovación y palmas. Tomás Rufo, oreja y dos orejas. Manuel Perera, oreja y herido. Incidencias: Zamorano y Fernando Sánchez se desmonteraron tras parear al quinto.

Dejar respuesta