La Santamaría, una historia de 90 años

0
345

La mañana soleada del ocho de febrero de 1931 abrió una nueva página, no solo en la historia taurina de Bogotá, también en la historia de la ciudad, que con obras como la nueva plaza de toros, ya no miraba al mundo tímidamente.

A la primera tarde asistió el entonces presidente de la República Enrique Olaya Herrera, que llegó a la cita inaugural acompañado por su ministro de gobierno, el ex-presidente Carlos F. Restrepo, y por Ignacio Sanz de Santamaría, a quienes esperaba en la puerta principal de la plaza Luis Castro Montejo, la persona designada por la Alcaldía para presidir ese primer festejo en el nuevo circo de toros.

Redacción: puertagrand.net

El 8 de febrero de 1931 se escribió la primera página de la historia de la plaza de toros de Bogotá. Aunque la pandemia provocada por el Covid 19 impidió la temporada taurina 2021, sale a la venta un libro que recoge las mejores historias de nueve décadas en el ruedo de la capital.

La mañana soleada del ocho de febrero de 1931 abrió una nueva página, no solo en la historia taurina de Bogotá, también en la historia de la ciudad, que con obras como la nueva plaza de toros, ya no miraba al mundo tímidamente.

A la primera tarde asistió el entonces presidente de la República Enrique Olaya Herrera, que llegó a la cita inaugural acompañado por su ministro de gobierno, el ex-presidente Carlos F. Restrepo, y por Ignacio Sanz de Santamaría, a quienes esperaba en la puerta principal de la plaza Luis Castro Montejo, la persona designada por la Alcaldía para presidir ese primer festejo en el nuevo circo de toros.

La plaza de toros de Bogotá se inauguró con una corrida en la que actuaron Manolo Martínez, Ángel Navas ‘Gallito de Zafra’ y Mariano Rodríguez, todos españoles. Los tres toreros y sus cuadrillas, con monteras y castoreños en la mano, hicieron el primer paseíllo que se vio en la nueva plaza y recorrieron parte de los 40 metros de diámetro del nuevo ruedo, en un desfile que encabezaron los alguacilillos Antonio María Hernández y su hijo Álvaro. Julio de la Olla, el mayoral de Mondoñedse vistió esa tarde de monosabio, para guiar el tiro de arrastre, mientras Francisco García, su compañero de labores en el campo, cuidaba la salida de los toros. Los tendidos se llenaron a pesar de que el cartel no anunciaba el nombre de un torero famoso, como se hubiera esperado para tan quijotesca obra en su primera tarde. En los improvisados corrales de la plaza, esperaban -estos sí con fama entre el público bogotano- los seis toros de la ganadería de Mondoñedo, de los señores Ignacio y José Sanz de Santamaría, y uno de reserva para en caso de que se inutilice uno en el ruedo, según rezó el cartel inaugural que fue impreso en la tipografía Granada. Las entradas, que se apartaban en la oficina de la empresa situada en la Carrera 7a No 818 y a través de una llamada al número 20-95, se agotaron desde la tarde anterior. El cartel no era lo que motivaba a los aficionados, lo que importaba era la primera vez en una plaza de cemento, un circo de toros de verdad, que dicho en términos bogotanos de la época, no se pudiera ‘desentablar’, como ocurrió con la mayoría de las plazas que la antecedieron, por la furia que en los aficionados provocaban las espantadas de algunos toreros o el mal juego de los toros. 

Así comienza el primer capítulo 90 años de primera, el nuevo libro que recoge los principales sucesos de nueve décadas de toreo en la plaza que construyó don Ignacio Sanz de Santamaría. Aunque la corrida inaugural no pasó a la historia por su resultado artístico, fue la primera de centenares de páginas de pasión, gloria y hasta tragedia que se han escrito en el dorado ruedo de la primera plaza de toros del país.

Se trata de un minucioso compendio histórico desde los orígenes del toreo en Bogotá hasta la exultante tarde protagonizada por los toros de Juan Bernardo Caicedo y los toreros Sebastián Castella, Andrés Roca Rey y Juan de Castilla que salieron a hombros junto al ganadero en la tarde del domingo 1 de marzo de 2019.

El proyecto literario, liderado por Víctor Diusabá, Diego Caballero, Rodrigo Urrego y William Cortés saldrá a la venta en los próximos días, y además de repasar las gestas de las figuras del toreo que han hecho el paseíllo en la plaza de toros de la capital, tiene fotografías inéditas que ilustran el más completo trabajo histórico que se ha hecho sobre la Santamaría.

Desde la irrupción del mexicano Juan Silveti ‘El Tigre de Guanajuato’, primer ídolo de Bogotá, pasando por la presentación de Cayetano Ordóñez ‘Niño de la Palma’, y la irrupción de la primera gran figura que se presentó en el coso de la calle 26, Domingo Ortega, el texto recorre las apasionantes tardes que firmaron toreros de leyenda durante las nueve décadas como Antonio Bienvenida, Manolete, Luis Miguel Dominguín, Pepe Cáceres, Joselillo de Colombia, El Cordobés, Palomo Linares, Jorge Herrera, El Cali, El Puno, Jairo Antonio Castro, Paquirri, Paco Ojeda, Espartaco, César Rincón, hasta las más recientes figuras como Joselito, Enrique Ponce, José Tomás, El Juli, Pablo Hermoso de Mendoza, Sebastián Vargas, Sebastián Castella, Iván Fandiño o Andrés Roca Rey.

El libro de los 90 años de la Santamaría también dedica capítulos a los novilleros colombianos que reivindicaron sus derechos dentro y fuera del ruedo, como los seis valientes que adelantaron una huelga de hambre de 100 días en procura de la reapertura de la Santamaría tras la arbitraria clausura provocada por un alcalde con maneras más dictatoriales que democráticas.

Aunque en 2020 las puertas de la Santamaría están cerradas por culpa de la pandemia provocada por la Covid 19, la celebración de este nuevo aniversario de la plaza no pasará en blanco, pues el proyecto literario se convierte en el mejor regalo de cumpleaños de una plaza que llega a los 90 años como la primera plaza del país.

Dejar respuesta